Bro­tes en­tran en fa­se des­con­tro­la­da en EU

Los bro­tes se ha­bían en­fo­ca­do an­te­rior­men­te en asi­los y prisiones, pe­ro des­pués del en­cie­rro los es­pa­cios de en­tre­te­ni­mien­to son un pro­ble­ma

El Diario de El Paso - - PORTADA - Sa­rah Mer­vosh, Mitch Smith y Lucy Tomp­kins / The New York Ti­mes

Pit­ts­burgh— Des­pués de me­ses de en­cie­rro en el que los bro­tes de co­ro­na­vi­rus a me­nu­do se con­cen­tra­ban en asi­los de an­cia­nos, prisiones y plan­tas de la in­dus­tria del pro­ce­sa­mien­to cár­ni­co, el país es­tá en­tran­do en una nueva fa­se in­cier­ta de la pan­de­mia. Las nue­vas con­cen­tra­cio­nes de Co­vid-19 se han en­con­tra­do en una igle­sia pen­te­cos­tal en Ore­gon, un club de es­trip­tis en Wis­con­sin, y en to­dos los lu­ga­res ima­gi­na­bles.

En Ba­ton Rou­ge, Lui­sia­na, al me­nos cien per­so­nas die­ron po­si­ti­vo a la prue­ba del vi­rus tras vi­si­tar ba­res en el dis­tri­to de vi­da noc­tur­na Ti­ger­land, po­pu­lar en­tre los es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Lui­sia­na.

En un cam­pa­men­to cris­tiano de ve­rano cer­ca de Co­lo­ra­do Springs, al me­nos 11 em­plea­dos se en­fer­ma­ron jus­to an­tes de la aper­tu­ra de la tem­po­ra­da, por lo que el cam­pa­men­to can­ce­ló las es­tan­cias noc­tur­nas por pri­me­ra vez en 63 años.

Y, en Las Ve­gas, tan so­lo se­ma­nas des­pués de que se re­abrie­ron los ca­si­nos, al­gu­nos em­plea­dos de ca­si­nos, res­tau­ran­tes y ho­te­les han da­do po­si­ti­vo, y los tra­ba­ja­do­res asus­ta­dos les ro­ga­ron a los hués­pe­des que usa­ran cu­bre­bo­cas en una con­fe­ren­cia de pren­sa que se trans­mi­tió por vi­deo.

Los bro­tes emer­gen­tes, que tie­nen dis­tin­tos ta­ma­ños, y van des­de al­gu­nos ca­sos has­ta cien­tos de ellos, han sur­gi­do en gran­des ciu­da­des y pue­blos pe­que­ños, re­fle­jan el cur­so im­pre­de­ci­ble del co­ro­na­vi­rus. Tam­bién en­fa­ti­zan ries­gos que, se­gún los ex­per­tos, se­gu­ra­men­te con­ti­nua­rán a me­di­da que los es­ta­dos in­ten­ten re­abrir sus eco­no­mías y los es­ta­dou­ni­den­ses se atre­van a sa­lir sin que ha­ya una va­cu­na.

El 22 de ju­nio, los nue­vos ca­sos del vi­rus au­men­ta­ron en 23 es­ta­dos con­for­me el pa­no­ra­ma em­peo­ró en gran par­te del sur y el oes­te del país. Las hos­pi­ta­li­za­cio­nes por co­ro­na­vi­rus al­can­za­ron sus ni­ve­les más al­tos de la pan­de­mia has­ta el mo­men­to en Ari­zo­na y Te­xas, y el fin de se­ma­na an­te­rior, Mi­su­ri re­por­tó su to­tal de ca­sos más al­to en un so­lo día. Aun­que gran par­te del no­res­te y el me­dio oes­te si­guie­ron vien­do me­jo­ras, hu­bo se­ña­les de nue­vas pro­pa­ga­cio­nes en Ohio, don­de el nú­me­ro de ca­sos ha co­men­za­do a au­men­tar des­pués de se­ma­nas de me­jo­ras, y en Pen­sil­va­nia, don­de va­rios con­da­dos han te­ni­do can­ti­da­des preo­cu­pan­tes de ca­sos.

“Es­to es lo que es­pe­ra­ría la ma­yo­ría de la gen­te cuan­do sus­pen­des ór­de­nes de con­fi­na­mien­to y ais­la­mien­to”, di­jo Re­bec­ca Ch­ris­tof­fer­son, ex­per­ta en en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Lui­sia­na, quien agre­gó que la reaper­tu­ra, jun­to con la fa­ti­ga por el dis­tan­cia­mien­to so­cial, es­ta­ba ge­ne­ran­do nue­vos ti­pos de pro­pa­ga­ción del vi­rus.

“To­das esas co­sas en con­jun­to lo vuel­ven un pro­ble­ma com­ple­jo: com­por­ta­mien­to hu­mano, con­tac­to y vi­rus”, co­men­tó. “Si lo jun­tas to­do, ¡es­ta­lla!”.

Es, de al­gu­na ma­ne­ra, un re­gre­so a los pri­me­ros días del vi­rus en Es­ta­dos Uni­dos, cuan­do el co­ro­na­vi­rus se es­ta­ba ges­tan­do en si­len­cio, y oca­sio­nes co­mo fu­ne­ra­les, prác­ti­cas de co­ro y fies­tas de cum­plea­ños se con­vir­tie­ron en even­tos que ori­gi­na­ron una trans­mi­sión ge­ne­ra­li­za­da.

Es­te ti­po de reunio­nes gru­pa­les siem­pre fue­ron un ries­go, pe­ro se vol­vie­ron mu­cho me­nos co­mu­nes du­ran­te un pe­río­do de me­ses en los cua­les gran par­te del país es­tu­vo en­ce­rra­da. El re­gre­so a la vi­da pú­bli­ca ha de­vuel­to esas opor­tu­ni­da­des, ya que más y más per­so­nas sa­len a com­prar, ce­nar, vi­si­tar a fa­mi­lia­res y ami­gos e, in­clu­so, se abra­zan de nue­vo.

“En reali­dad es­to se tra­ta de con­tac­to”, di­jo Ch­ris­tof­fer­son.

Arra­san­do cen­tros ur­ba­nos

El vi­rus es­tá llegando a lu­ga­res que has­ta aho­ra ha­bían es­ca­pa­do a lo peor de la pan­de­mia, lo cual re­fle­ja la ma­ne­ra en que una en­fer­me­dad que ini­cial­men­te arra­só con cen­tros ur­ba­nos co­mo la ciu­dad de Nueva York se ha vuel­to más ge­ne­ra­li­za­da. Los ca­sos co­no­ci­dos hoy en día han au­men­ta­do cer­ca de lu­ga­res co­mo Mca­llen, Te­xas; Charleston, Ca­ro­li­na del Sur; y No­ga­les, Ari­zo­na.

En el con­da­do de Union, Ore­gón, una co­mu­ni­dad ru­ral de 27 mil ha­bi­tan­tes a ca­si cua­tro ho­ras de Portland, los fun­cio­na­rios ha­bían re­gis­tra­do so­lo ocho ca­sos del vi­rus has­ta prin­ci­pios de ju­nio. Pa­ra el 20 de ju­nio, el to­tal ha­bía au­men­ta­do a más de 250. La ma­yo­ría se ha re­la­cio­na­do con un bro­te en una igle­sia lo­cal, la Igle­sia Pen­te­cos­tal Light­hou­se. “Fue un po­co sor­pren­den­te, por­que mu­chas per­so­nas es­tu­vie­ron con­fi­na­das du­ran­te mu­cho tiem­po”, di­jo Paul An­de­res, co­mi­sio­na­do del con­da­do de Union.

Los lu­ga­res de cul­to, que es­tu­vie­ron ce­rra­dos se­gún las ór­de­nes de los go­ber­na­do­res en mu­chos es­ta­dos, aho­ra se es­tán con­vir­tien­do en gran­des fo­cos de in­fec­ción. Se han re­por­ta­do bro­tes en igle­sias de es­ta­dos co­mo Ala­ba­ma, Kan­sas y Vir­gi­nia Oc­ci­den­tal.

El go­ber­na­dor re­pu­bli­cano de Vir­gi­nia Oc­ci­den­tal, Jim Jus­ti­ce, di­jo que seis bro­tes es­ta­ban re­la­cio­na­dos con igle­sias del es­ta­do, in­clu­yen­do tres que has­ta la se­ma­na pa­sa­da se­guían ac­ti­vas. Di­jo que no te­nía pla­nes de ce­rrar las igle­sias, y las des­cri­bió co­mo “el lu­gar más sa­gra­do”, pe­ro tam­bién re­co­no­ció que plan­tea­ban un pe­li­gro im­por­tan­te.

“La reali­dad es muy sen­ci­lla”, ex­pli­có. Cuan­do los fe­li­gre­ses no usan cu­bre­bo­cas ni in­ter­ca­lan ban­cas va­cías, di­jo, “no­so­tros lo es­ta­mos pro­vo­can­do”.

Otros vec­to­res pa­ra el vi­rus han sur­gi­do rá­pi­da­men­te en las se­ma­nas pos­te­rio­res a que mu­chos es­ta­dos re­abrie­ran los ne­go­cios. Por lo me­nos cua­tro ca­sos del vi­rus fue­ron vin­cu­la­dos al club de es­trip­tis Crui­sin’ Chubbys Gentle­men’s Club en Wis­con­sin Dells, y va­rios ca­sos es­ta­ban re­la­cio­na­dos con fies­tas de fra­ter­ni­da­des en Ox­ford, Mis­sis­sip­pi.

En Las Ve­gas, se in­for­mó de un ca­so de co­ro­na­vi­rus en­tre los tra­ba­ja­do­res del The LINQ Ho­tel + Ex­pe­rien­ce en el Strip. Dos ca­sos más fue­ron iden­ti­fi­ca­dos en­tre los em­plea­dos del Fla­min­go Las Ve­gas Ho­tel y Ca­sino.

“Es­toy muy, muy asus­ta­da”, di­jo Dia­na Tho­mas, en­car­ga­da de lim­pie­za de ha­bi­ta­cio­nes en el Fla­min­go.

Di­jo que la ma­yo­ría de los hués­pe­des no ha­bían usa­do cu­bre­bo­cas, y que te­mía lle­var el vi­rus a ca­sa, con su hi­jo de 21 años que su­fre de as­ma. “Soy ma­dre sol­te­ra”, di­jo Tho­mas.

“Y que se en­fer­me mi hi­jo, no, eso es inacep­ta­ble”.

Ca­sos en au­men­to

El in­cre­men­to se pro­du­ce des­pués de que los fun­cio­na­rios pú­bli­cos de Ne­va­da to­ma­ron me­di­das pa­ra re­abrir el tu­ris­mo de ma­ne­ra se­gu­ra en un es­ta­do don­de mu­chos tra­ba­ja­do­res de­pen­den de la in­dus­tria ho­te­le­ra, y uno de ca­da cua­tro tra­ba­ja­do­res in­for­mó es­tar des­em­plea­do en ma­yo. En los ca­si­nos re­cién abier­tos, los cru­pie­res y los ju­ga­do­res es­tán se­pa­ra­dos por di­vi­sio­nes de plás­ti­co trans­pa­ren­te, y los da­dos se rocían con de­sin­fec­tan­te des­pués de ca­da lan­za­mien­to.

“Es fan­tás­ti­co que los tu­ris­tas es­tén de vuel­ta, pe­ro los tra­ba­ja­do­res de­ben es­tar se­gu­ros”, di­jo Flo­ren­ce Lee, quien tra­ba­ja en el ca­sino MGM Grand. “Por fa­vor, usen cu­bre­bo­cas y man­ten­gan dis­tan­cia­mien­to so­cial con no­so­tros”.

Con­for­me se abren más par­tes del país, se ha vuel­to com­pli­ca­do pro­nos­ti­car dón­de apa­re­ce­rán nue­vos fo­cos de in­fec­ción. Los ex­per­tos en sa­lud pú­bli­ca es­tán ana­li­zan­do de cer­ca las reunio­nes gru­pa­les, que ame­na­zan con con­ver­tir­se en even­tos de su­per­pro­pa­ga­ción, así co­mo cir­cuns­tan­cias me­nos com­pren­di­das en las que cier­tas per­so­nas pa­re­cen es­tar más pre­dis­pues­tas a trans­mi­tir el vi­rus.

“La ca­rac­te­rís­ti­ca de es­te vi­rus, y eso es lo que lo vuel­ve tan di­fí­cil de con­tro­lar, es que no ne­ce­sa­ria­men­te se trans­mi­te de ma­ne­ra uni­for­me”, di­jo Ar­nold S. Mon­to, pro­fe­sor de Epi­de­mio­lo­gía de la Es­cue­la de Sa­lud Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­dad de Mí­chi­gan. “Es un pro­ce­so errá­ti­co”.

Así co­mo ocu­rrió al prin­ci­pio de la pan­de­mia, los bro­tes si­guen apa­re­cien­do en prisiones, asi­los de an­cia­nos y fá­bri­cas de pro­ce­sa­mien­to de ali­men­tos. Más de 230 per­so­nas se in­fec­ta­ron en el cen­tro de em­pa­que de ve­ge­ta­les de Do­le en Spring­field, Ohio, y al me­nos una de­ce­na de ca­sos se ha vin­cu­la­do con una plan­ta de em­pa­que­ta­do de man­za­nas en el con­da­do de Os­we­go, Nueva York.

Los fun­cio­na­rios de sa­lud pú­bli­ca de va­rios es­ta­dos han iden­ti­fi­ca­do ca­sos de co­ro­na­vi­rus en más de 50 per­so­nas que asis­tie­ron o tra­ba­ja­ron en ma­ni­fes­ta­cio­nes en con­tra de la bru­ta­li­dad po­li­cía­ca tras la muer­te de Geor­ge Floyd a ma­nos de la po­li­cía a fi­na­les de ma­yo. Has­ta aho­ra, no se ha re­la­cio­na­do nin­gún bro­te im­por­tan­te con esas con­cen­tra­cio­nes.

Al­gu­nos de los nue­vos fo­cos de in­fec­ción se han re­la­cio­na­do con el atle­tis­mo, pues los atle­tas es­tu­dian­ti­les re­gre­san a los cam­pus y los equi­pos pro­fe­sio­na­les es­pe­ran ju­gar de nue­vo.

Se in­fec­ta­ron al me­nos 23 ju­ga­do­res de fút­bol de la Uni­ver­si­dad Clem­son, jun­to con al me­nos diez atle­tas de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Io­wa y al me­nos cin­co ju­ga­do­res de fút­bol de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Te­xas. Va­rios equi­pos de­por­ti­vos pro­fe­sio­na­les, in­clu­yen­do los Phi­la­delp­hia Phi­llies y los Tam­pa Bay Light­ning, tam­bién han re­por­ta­do ca­sos.

Los nue­vos in­fec­ta­dos

Los con­ta­gios en al­gu­nas ciu­da­des han sa­tu­ra­do los hos­pi­ta­les. El go­ber­na­dor de­mó­cra­ta Jay Ins­lee ad­vir­tió el fin de se­ma­na que se tra­ta­ba de una “si­tua­ción de­ses­pe­ra­da en ma­te­ria de sa­lud pú­bli­ca” en el con­da­do de Ya­ki­ma, en el área cen­tral de Washington, don­de los ca­sos de co­ro­na­vi­rus ha­bían au­men­ta­do, los hos­pi­ta­les ha­bían lle­ga­do a su má­xi­ma ca­pa­ci­dad y los pa­cien­tes eran tras­la­da­dos a Seattle pa­ra re­ci­bir aten­ción mé­di­ca.

Hi­zo eco de la pri­me­ra fa­se del vi­rus, cuan­do el es­ta­do de Washington en­tró en mo­da­li­dad de cri­sis des­pués de que re­por­tó el pri­mer ca­so co­no­ci­do de co­ro­na­vi­rus en el país, en enero, y fue el pri­mer gran fo­co de in­fec­ción del país en un asi­lo de an­cia­nos cer­ca de Seattle en fe­bre­ro.

Des­pués de con­te­ner el bro­te ini­cial, los fun­cio­na­rios ob­ser­va­ron un re­sur­gi­mien­to en el con­da­do de Ya­ki­ma, ho­gar de 250 mil per­so­nas y don­de hay más de 6 mil 400 in­fec­cio­nes de co­ro­na­vi­rus.

La si­tua­ción aho­ra se ha vuel­to es­pan­to­sa: el con­da­do tie­ne más ca­sos que to­da Da­ko­ta del Sur, y el vi­rus se ha pro­pa­ga­do tan­to que mu­chos em­plea­dos de los hos­pi­ta­les de Ya­ki­ma es­tán de­jan­do de ir a tra­ba­jar por­que se sien­ten en­fer­mos o es­tán en cua­ren­te­na.

“Fran­ca­men­te, es­ta­mos en un pun­to de quie­bre”, di­jo Ins­lee, quien pla­nea­ba exi­gir que los ha­bi­tan­tes del con­da­do co­men­za­ran a usar cu­bre­bo­cas en pú­bli­co.

“No que­re­mos que ha­ya per­so­nas que de­ban es­pe­rar en los es­ta­cio­na­mien­tos por­que no pue­den te­ner ac­ce­so a aten­ción mé­di­ca. Y si no to­ma­mos me­di­das agre­si­vas aho­ra, eso es lo que ocu­rri­rá”.

Los ca­sos de Co­vid han au­men­ta­do en 23 es­ta­dos des­de el 22 de ju­nio

Fran­ca­men­te, es­ta­mos en un pun­to de quie­bre”

Go­ber­na­dor de Washington

pea­to­nes cer­ca del ho­tel y ca­sino Fla­min­go en The Strip el lu­nes 22 en Las Ve­gas

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.