Mu­je­res ve­lan por la sa­lud de la co­mu­ni­dad

Pa­se­ñas em­pren­de­do­ras tra­ba­jan pa­ra lle­gar a los sitios mar­gi­na­dos y pro­mo­ver la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des

El Diario de El Paso - - EL PASO - Jai­me To­rres Va­la­dez / El Dia­rio de El Pa­so

Ma­ría, Ri­ta, Cris­ti­na y My­ra son mu­je­res que cuen­tan con la ha­bi­li­dad de pro­mo­ver, edu­car y di­fun­dir la sa­lud pa­ra lle­var a ca­bo la di­vul­ga­ción efec­ti­va de la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des den­tro de las co­mu­ni­da­des mar­gi­na­das asen­ta­das en el Con­da­do de El Pa­so.

Al tra­ba­jar en equi­po y desa­rro­llar téc­ni­cas de co­mu­ni­ca­ción co­mo pro­mo­to­ras de la sa­lud, su sen­si­bi­li­dad no se li­mi­ta a la aten­ción de gru­pos en cuan­to a se­xo o gé­ne­ro, sino que su ob­je­ti­vo es em­po­de­rar a las co­mu­ni­da­des con res­pe­to en los as­pec­tos cul­tu­ra­les, de lengua, re­li­gión o ra­za pa­ra com­par­tir sus co­no­ci­mien­tos en­tre las po­bla­cio­nes vul­ne­ra­bles de El Pa­so, San Eli­za­rio y Las Cru­ces con te­mas de sa­lud va­ria­dos.

Ca­da una de ellas tra­ba­ja des­de su trin­che­ra pe­ro cuan­do exis­te al­gu­na prio­ri­dad den­tro de las co­mu­ni­da­des no es­pe­ran aten­der in­di­vi­dual­men­te su es­pe­cia­li­dad sino que unen sus co­no­ci­mien­tos pa­ra tra­ba­jar en equi­po ba­jo un aba­ni­co de te­mas de sa­lud que se van pre­sen­tan­do a lo lar­go de ca­da año.

“Al ver tan­ta ne­ce­si­dad y mar­gi­na­ción en nues­tras co­mu­ni­da­des no po­día­mos ha­cer otra co­sa sino acer­car­nos pa­ra ayu­dar­las pe­ro apo­ya­das con el co­no­ci­mien­to y la in­for­ma­ción que ne­ce­si­tan pa­ra ca­na­li­zar­las a la ins­ti­tu­ción mé­di­ca ade­cua­da y ali­viar ese su­fri­mien­to que las ago­bia”, di­jo Ma­ría Co­ver­na­li, directora de la organizaci­ón Fa­mi­lias Triun­fa­do­ras.

Co­ver­na­li, quien tam­bién es directora del pro­gra­ma de Com­mu­nity Health Wor­ker e ins­truc­to­ra por el Es­ta­do de Te­xas, cu­yo tra­ba­jo es cer­ti­fi­car los es­tu­dios de alum­nos y alum­nas, ha va­li­da­do a la fe­cha a más de 600 pro­mo­to­ras de la sa­lud, quie­nes al gra­duar es­tán pre­pa­ra­das pa­ra tra­ba­jar en las di­fe­ren­tes áreas de la pro­mo­ción de la sa­lud apo­ya­das por aso­cia­cio­nes que cuen­tan con los re­cur­sos y pro­gra­mas pre­ven­ti­vos de sa­lud pa­ra aten­der a las co­mu­ni­da­des.

Pa­ra Ma­ría su re­to es ayu­dar a su co­mu­ni­dad de San Eli­za­rio lle­ván­do­les ro­pa, des­pen­sas, za­pa­tos así co­mo ca­na­li­zar­las pa­ra la so­lu­ción de pro­ble­mas de abu­so se­xual y vio­len­cia do­més­ti­ca, ade­más de la edu­ca­ción en la pre­ven­ción de la sa­lud den­tro de un en­torno fa­mi­liar pa­ra au­men­tar la con­cien­cia de que la sa­lud es lo pri­me­ro.

Ri­ta Sar­dary­za­deh, co­mu­ni­có­lo­ga y asis­ten­te de en­fer­me­ra cuen­ta con una maes­tría en Sa­lud Pú­bli­ca y ade­más es ins­truc­to­ra del pro­gra­ma de Com­mu­nity Health Wor­ker y Re­su­ci­ta­ción Car­dio­pul­mo­nar (CPR) lo que le ha per­mi­ti­do par­ti­ci­par en pro­gra­mas de in­ves­ti­ga­ción de sa­lud. Tie­ne la ta­rea de ac­tua­li­zar los te­mas del pro­gra­ma de Com­mu­nity Health Wor­ker.

“El ob­je­ti­vo es siem­pre es­tar en­fo­ca­das en man­te­ner co­mu­ni­da­des sa­lu­da­bles con la fi­na­li­dad de in­fluir y mo­ti­var a las pro­mo­to­ras pa­ra que ellas a su vez in­flu­yan en las di­ver­sas po­bla­cio­nes asen­ta­das en los con­da­dos de El Pa­so, Te­xas, y Do­ña Ana, en Nue­vo Mé­xi­co, en te­mas de sa­lud y de es­ta ma­ne­ra su­pe­rar las ba­rre­ras cul­tu­ra­les que di­fi­cul­tan el ac­ce­so a los ser­vi­cios de la sa­lud”, co­men­tó.

Por su par­te Cris­ti­na Ramos, quien es par­te de Com­mu­nity Health Wor­ker, ac­tual­men­te se en­cuen­tra cur­san­do una cer­ti­fi­ca­ción de Ho­lis­tic Health Coach. Su ex­pe­rien­cia en la pro­mo­ción y desa­rro­llo de te­mas de la sa­lud le ha per­mi­ti­do ac­tual­men­te pro­mo­ver el te­ma de pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar, sa­lud se­xual y re­pro­duc­ti­va y es el en­la­ce co­mu­ni­ta­rio con per­so­nal de una clí­ni­ca mó­vil.

A de­cir de ellas y, con­si­de­ran­do los as­pec­tos de ori­gen, cul­tu­ra y re­li­gión, coin­ci­den que son su­ma­men­te im­por­tan­tes pa­ra lo­grar las me­tas y éxi­to de ca­da uno de los pro­gra­mas que se lle­van en las co­mu­ni­da­des co­mo la que se rea­li­za en San Eli­za­rio, ubi­ca­do en el Va­lle Ba­jo, don­de la me­ta es pro­mo­ver bue­nos há­bi­tos pa­ra me­jo­rar la es­pe­ran­za de vi­da y pre­ve­nir en­fer­me­da­des cró­ni­cas.

“A tra­vés de vi­si­tas pro­gra­ma­das o la aten­ción que re­ci­ben en las ferias de la sa­lud he­mos lo­gra­do aten­der a cien­tos de fa­mi­lias y ca­na­li­za­do a las di­fe­ren­tes agen­cias mé­di­cas pa­ra que re­ci­ban su tra­ta­mien­to así co­mo la orien­ta­ción que re­quie­ran pa­ra la tra­mi­ta­ción de un do­cu­men­to ofi­cial an­te una de­pen­den­cia de Go­bierno o pri­va­da”.

Asi­mis­mo My­ra Ro­drí­guez, quien es en­fer­me­ra vo­ca­cio­nal, ins­truc­to­ra de pri­me­ros au­xi­lios y es­pe­cia­lis­ta en téc­ni­cas en sa­lud men­tal, desa­rro­lla la ha­bi­li­dad de lle­gar a las co­mu­ni­da­des por me­dio de la coor­di­na­ción y asis­ten­cia de di­fe­ren­tes re­cur­sos que se pue­den lle­var a la so­cie­dad gra­cias a su for­ma­ción co­mo pro­mo­to­ra de sa­lud.

Ella, al igual que sus com­pa­ñe­ras, ha tra­ba­ja­do en di­fe­ren­tes te­mas de in­ves­ti­ga­ción co­mo in­fec­cio­nes por He­li­co­bac­ter Py­lo­ri Bac­te­ria, el Vi­rus del Ni­lo, VIH/SIDA, en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual y ac­tual­men­te tra­ba­ja en la edu­ca­ción e in­ves­ti­ga­ción del plo­mo en la san­gre en­tre la co­mu­ni­dad in­fan­til en El Pa­so.

Su ex­pe­rien­cia la ha lle­va­do a crear un im­pac­to den­tro de la co­mu­ni­dad pa­se­ña crean­do con­fian­za en los re­sul­ta­dos de in­ves­ti­ga­ción “por­que eso per­mi­te dar una cre­di­bi­li­dad y con­fian­za en los nue­vos pro­gra­mas pre­ven­ti­vos de sa­lud”, di­jo Co­ver­na­li.

Pa­ra Ri­ta, Cris­ti­na y My­ra la pro­mo­ción, edu­ca­ción y di­fu­sión de la sa­lud no es un pa­sa­tiem­po, sino es su “ra­zón de ser”; su ejem­plo de ex­pe­rien­cia y ejem­plo a se­guir es Ma­ría Co­ver­na­li, con­si­de­ra­da co­mo una mu­jer sen­si­ble, “que to­do lo que ha­ce por su co­mu­ni­dad va más allá de la obli­ga­ción que se ba­sa en la ex­pe­rien­cia. Es una mu­jer que se ba­sa en una gran “con­vic­ción” de que la pro­mo­ción de la sa­lud es la úni­ca ma­ne­ra de ga­ran­ti­zar la sa­lud de to­das las co­mu­ni­da­des vul­ne­ra­bles”, ex­pre­só Ri­ta Sar­dary­za­deh.

No obs­tan­te la emer­gen­cia sa­ni­ta­ria que se vi­ve en el mun­do y, la cual ha pe­ga­do du­ro al Con­da­do de El Pa­so, es­tas mu­je­res no se de­tie­nen en la aten­ción de las co­mu­ni­da­des vul­ne­ra­bles y pres­tan el ser­vi­cio re­que­ri­do to­man­do las pre­cau­cio­nes que exi­gen los Cen­tros de Con­trol y Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des (CDC).

Jun­tas han lo­gra­do lle­gar a cien­tos de fa­mi­lias

ri­ta sar­dary­za­deh, ins­truc­to­ra del pro­gra­ma de Com­mu­nity Health Wor­ker y re­su­ci­ta­ción Car­dio Pul­mo­nar (CPR)

may­ra ro­drí­guez, en­fer­me­ra vo­ca­cio­nal, ins­truc­to­ra de pri­me­ros au­xi­lios y es­pe­cia­lis­ta en téc­ni­cas en sa­lud men­tal

ma­ría Co­ver­na­li, directora de la organizaci­ón Fa­mi­lias triun­fa­do­ras

Cris­ti­na ramos, Com­mu­nity Health Wor­ker

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.