Ha­cen fal­ta mas­ca­ri­llas con­tra el ra­cis­mo

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Ma­ri­bel Has­tings y Da­vid To­rres

Washington— Do­nald Trump no usa mas­ca­ri­lla pa­ra no pa­re­cer “dé­bil” an­te sus hues­tes. Sus se­gui­do­res, por su­pues­to, creen que el Co­vid-19 es una in­ven­ción y ar­gu­men­tan que es “su de­re­cho” no usar el ta­pa­bo­cas. Sin em­bar­go, al no ha­cer­lo, pi­so­tean di­rec­ta­men­te los de­re­chos de quie­nes sí que­re­mos man­te­ner­nos se­gu­ros.

Ese ex­ce­so de in­ma­du­rez so­cial al que ha con­du­ci­do un sis­te­ma que ha caí­do en el bu­ro­cra­tis­mo de sus be­ne­fi­cios ha crea­do seg­men­tos de po­bla­ción que creen me­re­cer­lo to­do por, igual­men­te, creer­se a pie jun­ti­llas la idea de que vi­vir en la eco­no­mía con­si­de­ra­da más fuer­te del pla­ne­ta, has­ta el mo­men­to, los ha­ce in­mu­nes an­te cual­quier co­sa, in­clu­yen­do vi­rus, epi­de­mias y pan­de­mias.

Es de­cir, usar mas­ca­ri­lla pa­ra Trump y pa­ra ellos es una “ver­güen­za”. Pe­ro, iró­ni­ca­men­te, no lo es ex­hi­bir su ra­cis­mo co­mo tro­feo de gue­rra. O bien, es­tar más in­tere­sa­dos en pro­te­ger las es­ta­tuas con­fe­de­ra­das que las vi­das de sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses a quie­nes los ru­sos les pu­sie­ron pre­cio.

De es­te modo, so­la­par la con­ti­nua in­sa­nia pre­si­den­cial, aun en con­tra de quie­nes de­fien­den en el ex­te­rior la se­gu­ri­dad na­cio­nal, los co­lo­ca en una es­pe­cie de com­pli­ci­dad per­ver­sa que con­tra­di­ce la tan enal­te­ci­da ac­ti­tud pa­trió­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se. Por ejem­plo, es in­clu­so te­ne­bro­sa­men­te ca­ri­ca­tu­res­co ver có­mo es­tas hues­tes han sa­li­do a ma­ni­fes­tar­se con ar­mas al hom­bro pa­ra de­fen­der su “de­re­cho” a un cor­te de pe­lo o a un ma­sa­je por­que les pa­re­ce inad­mi­si­ble es­tar con­fi­na­dos en sus ca­sas pa­ra evi­tar con­ta­gios y por bien de la co­mu­ni­dad.

Pe­ro esa, la­men­ta­ble­men­te, es nues­tra tor­ci­da reali­dad.

Así, las es­ta­tuas con­fe­de­ra­das tie­nen más va­lor pa­ra es­ta ad­mi­nis­tra­ción que las vi­das de los ni­ños migrantes de­te­ni­dos por más de 20 días, a quie­nes fi­nal­men­te la jue­za fe­de­ral Dolly M. Gee or­de­nó li­be­rar, ci­tan­do el riesgo de con­ta­gio del co­ro­na­vi­rus. Por otro la­do, lle­var a ca­bo ra­llies sin mas­ca­ri­llas ni dis­tan­cia­mien­to so­cial es más im­por­tan­te pa­ra Trump, a fin de dar la apa­rien­cia de “nor­ma­li­dad”, aun­que más de 125 mil es­ta­dou­ni­den­ses ha­yan pe­re­ci­do a con­se­cuen­cia de la pan­de­mia que su go­bierno ha ma­ne­ja­do mal.

Con ello ha de­mos­tra­do, des­de el prin­ci­pio de es­ta cri­sis de sa­lud pú­bli­ca, que lo úni­co que le in­tere­sa es có­mo ex­ten­der otros cua­tro años su ges­tión pre­si­den­cial, sin to­mar en cuen­ta que ha­ber con­si­de­ra­do al Co­vid-19 co­mo un “en­ga­ño” de sus opo­si­to­res ha des­en­ca­de­na­do más de 2 mi­llo­nes de con­ta­gios en Es­ta­dos Uni­dos, la ci­fra más al­ta en to­do el mun­do. Una ver­da­de­ra irres­pon­sa­bi­li­dad.

Por otro la­do, tam­bién es más im­por­tan­te pa­ra Trump ma­sa­jear su ego col­gan­do en Twit­ter un vi­deo de una ma­ra­bun­ta, uno de ellos en un ca­rri­to de golf con el lo­go Trump 2020, que gri­tó “Whi­te Po­wer!” (“¡Po­der blan­co!”), pa­ra lue­go des­col­gar­lo y, de in­me­dia­to, sus achi­chin­cles de­fen­der­lo di­cien­do que el pre­si­den­te no ha­bía vis­to la to­ta­li­dad del vi­deo. Pe­ro, ¿quién les cree? Crea fa­ma y écha­te a dor­mir.

Ya sa­be­mos que pa­ra el man­da­ta­rio esa gen­te es muy “fi­na” y que, por esa ra­zón, no sue­le cues­tio­nar.

O qui­zá Trump qui­so atraer la aten­ción pa­ra des­viar­la del re­por­te de pren­sa de The New York Ti­mes so­bre có­mo un gru­po de es­pías ru­sos ofre­cie­ron di­ne­ro al Ta­li­bán en Af­ga­nis­tán pa­ra que ma­ta­ran sol­da­dos alia­dos, in­clu­yen­do es­ta­dou­ni­den­ses. Pe­ro Trump, el Co­man­dan­te el Je­fe de las Fuer­zas Ar­ma­das, ase­gu­ra que no sa­bía na­da al res­pec­to. Otra vez: ¿quién le cree? Cla­ro, so­lo le cree el 30% que es ca­paz de in­fec­tar­se del Co­vid-19 con tal de ver­lo, o de to­mar­se el Kool-aid si Trump, cual lí­der de una sec­ta a la Jim Jo­nes, se los pi­de.

Lo preo­cu­pan­te es que ape­nas es­ta­mos vien­do có­mo Trump ha he­cho tri­zas la repu­tación de es­te país en me­nos de cua­tro años. ¿Qué pa­sa­rá si hay un se­gun­do pe­rio­do? Por­que no le que­de la me­nor du­da de que pa­ra lo­grar­lo echa­rá mano de lo que sea, por ejem­plo de ayu­da fo­rá­nea, pro­ble­mas tec­no­ló­gi­cos o ar­gu­men­tar frau­de con tal de asir­se al po­der.

Es de to­mar en cuen­ta, tam­bién con preo­cu­pa­ción, el he­cho de que si no ga­na, su re­tó­ri­ca in­cen­dia­ria ha sem­bra­do ya la se­mi­lla de una di­vi­sión ra­cial que se­rá su prin­ci­pal le­ga­do, una ano­ma­lía so­cial que llevará nue­va­men­te al­gún tiem­po co­rre­gir a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de es­ta­dou­ni­den­ses.

Y que­da por ver si el de­seo de evi­tar la re­elec­ción de Trump es tan fuer­te en el mun­do real y en las ur­nas co­mo lo es en las re­des so­cia­les. Hay que re­cor­dar a Hi­llary Clin­ton. Un pu­ña­do de vo­tos, ca­si 80 mil , en tres es­ta­dos co­lo­ca­ron a Trump en la Casa Blan­ca.

Se­ría el col­mo creer, co­mo en 2016, que Trump no tie­ne po­si­bi­li­da­des de re­ele­gir­se. Es ca­si co­mo creer que su afi­ni­dad por ra­cis­tas y dic­ta­do­res es por ac­ci­den­te o pu­ra ca­sua­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.