Exi­gen en­jui­ciar a Pa­tru­lla Fron­te­ri­za

Ana­li­zan abo­ga­dos si pro­ce­de de­man­da por vio­la­ción de pro­ce­di­mien­tos

El Diario de El Paso - - PORTADA - Jai­me To­rres/el Dia­rio de El Pa­so

Pa­dres de por lo me­nos tres de las sie­te víc­ti­mas fa­ta­les del ac­ci­den­te del pa­sa­do jue­ves, en que un au­to per­se­gui­do por la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za (USBP) se es­tam­pó con­tra una ca­ja de trái­ler, con­si­de­ran de­man­dar a la cor­po­ra­ción, de­pen­dien­te del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal (DHS).

Ele­men­tos de la USBP per­se­guían en sus uni­da­des a un vehícu­lo Chevy Cru­ze, en el que via­ja­ban diez per­so­nas –en­tre pa­se­ños e in­do­cu­men­ta­dos–, ya que pre­sun­ta­men­te vie­ron su­bir al au­to a va­rios mi­gran­tes en un área de Sun­land Park don­de pro­li­fe­ra el trá­fi­co hu­mano.

Los fa­mi­lia­res de los di­fun­tos acu­die­ron a la ofi­ci­na del abo­ga­do mi­gra­to­rio Je­remy An­der­son, quien re­vi­sa­rá el ca­so y de­ter­mi­na­rá si pro­ce­de en­ta­blar una de­man­da en con­tra de la Bor­der Pa­trol. Se pre­su­me que los agen­tes in­vo­lu­cra­dos en la per­se­cu­ción ha­brían vio­la­do sus pro­ce­di­mien­tos in­ter­nos al per­se­guir al Cru­ze; una in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te ha si­do lan­za­da por el des­pa­cho de An­der­son.

“Es­to pu­do ser evi­ta­do si hu­bie­ran desis­ti­do de la per­se­cu­ción que ini­ció en la ciu­dad de Sun­land Park, NM y con­clu­yó en El Pa­so, jus­to en el cru­ce de Pai­sano y San An­to­nio con el sal­do men­cio­na­do”, di­jo una per­so­na, que no qui­so ser iden­ti­fi­ca­da, y que per­dió a uno de sus se­res que­ri­dos.

A una se­ma­na de la tra­ge­dia, fa­mi­lia­res bus­can ha­cer jus­ti­cia por la vía le­gal co­mo lo ex­pu­sie­ron al­gu­nos de los pa­rien­tes a tra­vés de las re­des so­cia­les y en las que tam­bién ami­gos cer­ca­nos han ex­pre­sa­do sus con­do­len­cias.

El abo­ga­do An­der­son, quien ha lle­va­do va­rios ex­pe­dien­tes re­la­cio­na­dos con la agen­cia fe­de­ral, por su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des en su ac­tua­ción, con­fir­mó a El Dia­rio de El Pa­so que se han acer­ca­do al­gu­nas per­so­nas a su des­pa­cho pa­ra ver la po­si­bi­li­dad de ini­ciar un trá­mi­te le­gal en el que se ex­pon­ga la ac­tua­ción de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za. “To­da­vía no sa­be­mos, no es­ta­mos pla­nean­do una de­man­da pe­ro le pue­do de­cir que aquí apo­ya­mos a las agen­cias fe­de­ra­les que nos ayu­dan en la fron­te­ra, Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za (CBP), Bor­der Pa­trol, pe­ro tam­bién ellos tie­nen re­glas que ne­ce­si­tan ser se­gui­das”, ma­ni­fes­tó.

Agre­gó que el ca­so que im­pac­tó a fa­mi­lias de am­bos la­dos de la fron­te­ra de­be ser in­ves­ti­ga­do.

En re­la­ción a la ac­tua­ción de los fe­de­ra­les a la ho­ra de per­se­guir a su­pues­tas per­so­nas in­do­cu­men­ta­das, el pro­fe­sio­nis­ta en­fa­ti­zó que “en los úl­ti­mos cin­co años mu­chí­si­mas de es­tas per­se­cu­cio­nes de la Bo­der Pa­trol y en más del 30 por cien­to de las ve­ces que ellos em­pie­zan a aco­rra­lar un au­to en mo­vi­mien­to ter­mi­nan con un in­ci­den­te”, ex­pli­có el ex­per­to.

Aun­que la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za, en voz de su di­rec­to­ra Glo­ria I. Chá­vez, ne­gó que los ofi­cia­les ha­yan par­ti­ci­pa­do en una per­se­cu­ción en su afán por de­te­ner a los pre­sun­tos tra­fi­can­tes de hu­ma­nos y pro­vo­car la tra­ge­dia que ter­mi­nó con la vi­da de sie­te per­so­nas, lo cier­to es que se­gún los fa­mi­lia­res hay un tes­ti­go que echa por tie­rra esa de­cla­ra­ción.

A tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, Chá­vez se­ña­ló que el “me­ga­cho­que”, uno de los más trá­gi­cos en la his­to­ria de El Pa­so, ocu­rrió lue­go que agen­tes de la cor­po­ra­ción per­si­guie­ran un vehícu­lo que sa­lía de un área “co­no­ci­da por su ac­ti­vi­dad de con­tra­ban­do de hu­ma­nos”.

Agre­gó que tres de los fa­lle­ci­dos en la cur­va de la Pai­sano, ca­si en­se­gui­da de la es­ta­ción de tre­nes, eran in­do­cu­men­ta­dos. De acuer­do a los fa­mi­lia­res, un tes­ti­go, de quien se des­co­no­ce su iden­ti­dad al mo­men­to, ob­ser­vó cuan­do la ca­mio­ne­ta de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za arri­bó al lu­gar se­gun­dos des­pués de ocu­rri­do el cho­que.

Ellos fue­ron los pri­me­ros en pres­tar el au­xi­lio y lla­mar a los cuer­pos de emer­gen­cia… en­ton­ces sí ve­nían si­guién­do­los, si no, có­mo se ex­pli­ca tan rá­pi­da in­ter­ven­ción, ex­pre­só otro de los afec­ta­dos.

Sin em­bar­go el he­cho ha pro­vo­ca­do co­men­ta­rios en­con­tra­dos so­bre la ac­tua­ción de los po­li­cías y de las víc­ti­mas, “la Bor­der Pa­trol es­ta­ba ha­cien­do su tra­ba­jo, si ellos hu­bie­ran echo ca­so de pa­rar, aho­ri­ta es­ta­rían vi­vos, el que na­da de­be na­da te­me, me da tris­te­za por­que eran unos jo­ven­ci­tos con una vi­da por de­lan­te, lo sien­to por las fa­mi­lias. Las le­yes se tie­nen que res­pe­tar, la fa­mi­lia sa­be que an­da­ban sus hi­jos en ma­los pa­sos”, ex­pre­só Yo­lan­da Val­ver­de.

Ju­lián, un re­si­den­te de la zo­na Cen­tro, di­jo que los agen­tes son unas ‘fie­ras’ a la ho­ra de se­guir a las per­so­nas in­do­cu­men­ta­das co­mo si fue­ran de­lin­cuen­tes. “La gran ma­yo­ría de ellos cru­zan la fron­te­ra pa­ra tra­ba­jar aquí en los tra­ba­jos que no quie­ren ha­cer los grin­gos y de esa ma­ne­ra me­jo­rar su vi­da y la de sus fa­mi­lias… ¿eso es ser un de­lin­cuen­te?”, se pre­gun­tó.

Agre­gó que en ba­rrios co­mo Chihuahui­ta, es co­mún que los agen­tes se brin­quen las bar­das, en­tren a las ca­sas y des­plie­guen una gran ca­ce­ría pa­ra atra­par a las per­so­nas que in­gre­san ile­gal­men­te al país. “La gen­te se asus­ta por­que en una de ésas se les sa­le un dis­pa­ro y pues ima­gí­ne­se”. Él, al igual que otros ciu­da­da­nos, con­si­de­ró que aun­que la ma­yo­ría de los agen­tes ha­cen su tra­ba­jo bien hay otros que se apa­sio­nan y no mi­den las con­se­cuen­cias, co­mo en es­te ca­so que se­guían a los mu­cha­chos sin im­por­tar que con­du­je­ran arri­ba de 100 mi­llas por ho­ra.

‘Ya sa­be­mos que Bor­der Pa­trol tie­ne un his­to­rial en co­mo ellos in­ves­ti­gan los in­ci­den­tes en los úl­ti­mos años, es­pe­cial­men­te ba­jo de es­ta ad­mi­nis­tra­ción”, di­jo An­der­son, lue­go de apun­tar que “aun­que to­dos sa­be­mos que tie­nen re­glas en su ac­tua­ción, de­be­mos es­tar se­gu­ros que nos es­tán pro­te­gien­do”.

De acuer­do con An­der­son, es im­por­tan­te sa­ber que exis­ten le­yes vi­gen­tes pa­ra pro­te­ger a to­dos del com­por­ta­mien­to ne­gli­gen­te de los de­más, in­de­pen­dien­te­men­te de su es­ta­do le­gal. En su pá­gi­na ofi­cial de Fa­ce­book, es­ta­ble­ce que se pue­de pre­sen­tar un re­cla­mo por le­sio­nes con­tra cual­quier com­por­ta­mien­to ne­gli­gen­te de al­gu­na cor­po­ra­ción po­li­cial que ha­ya cau­sa­do una le­sión o da­ños. Es­to in­clu­so se apli­ca a los no ciu­da­da­nos.

Al mo­men­to y de acuer­do al per­so­nal de la ofi­ci­na le­gal que en­ca­be­za el abo­ga­do An­der­son, ha acu­di­do una fa­mi­lia que pre­ten­de ini­ciar la ación le­gal en con­tra de la agen­cia fe­de­ral des­ta­ca­da en el Sec­tor El Pa­so que com­pren­de vi­gi­lan­cia des­de el Con­da­do de Fort Han­cock en Te­xas y to­do el es­ta­do de Nue­vo Mé­xi­co.

JE­REMY AN­DER­SON, abo­ga­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.