Víc­ti­mas de­nun­cian tor­tu­ra sis­te­má­ti­ca del ré­gi­men

El Diario - - #nuestrospaíses - EFE WASHINGTON

Fuer­tes tes­ti­mo­nios an­te la OEA re­ve­lan las prác­ti­cas del Go­bierno con­tra los de­te­ni­dos po­lí­ti­cos

Víc­ti­mas y ac­ti­vis­tas de­nun­cia­ron ayer an­te la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Amer ica­nos (OE A) la “tor t ura sis­te­má­ti­ca” del Go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro a los de­te­ni­dos por mo­ti­vos po­lí­ti­cos, en la pri­me­ra au­dien­cia so­bre los po­si­bles crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad co­me­ti­dos en Ve­ne­zue­la.

“Es­toy aquí pa­ra que se ha­ga jus­ti­cia, por­que sé que na­da va a de­vol­ver­le la vi­da, y pa­ra que su nom­bre que­de lim­pio co­mo ese gran ser hu­mano que fue”, se pre­sen­tó la ve­ne­zo­la­na Johan­na Agui­rre, que per­dió a su ma­ri­do, Jo­sé Ale­jan­dro Már­quez, ha­ce tres años.

En su ca­mi­se­ta el ros­tro es­tam­pa­do de su es­po­so y en su voz el tem­blor al re­cor­dar los du­ros tres días que pa­sa­ron en­tre su de­ten­ción por la Guar­dia Na­cio­nal de Ve­ne­zue­la y su muer­te por trau­ma­tis­mo cra­neo­en­ce­fá­li­co en una clí­ni­ca pri­va­da.

Már­quez, in­ge­nie­ro, par­ti­ci­pa­ba en una pro­tes­ta an­ti­gu­ber­na­men­tal cuan­do un agen­te le pi­dió que le en­tre­ga­ra el ce­lu­lar con el que es­ta­ba gra­ban­do la ac­tua­ción po­li­cial.

Él se ne­gó y en su hui­da co­rrien­do se ca­yó y se gol­peó la ca­be­za, tras lo cual le de­tu­vie­ron. “Fue gol­pea­do bru­tal­men­te, los gol­pes fue­ron los que oca­sio­na­ron su muer­te y no una caí­da co­mo se tra­ta­ba de ha­cer ver en la au­top­sia ini­cial”, re­la­tó Agui­rre a Efe al tér­mino de la pri­me­ra de las au­dien­cias con las que la OEA de­ter­mi­na­rá si hay fun­da­men­to pa­ra de­nun­ciar al Go­bierno ve­ne­zo­lano an­te la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal (CPI).

Su tes­ti­mo­nio fue el más emo­ti­vo de los cua­tro que se pre­sen­ta­ron ayer an­te el ex­fis­cal de la CPI Luis Moreno Ocam­po (2003-2012), nom­bra­do en ju­lio pa­sa­do co­mo ase­sor es­pe­cial pa­ra crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad por el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA, Luis Al­ma­gro.

El abo­ga­do ar­gen­tino, que no co­bra por es­te tra­ba­jo, es­ta­rá a car­go de to­das las se­sio­nes y se­rá, por tan­to, quien, co­mo ayer, mo­de­re y pre­gun­te en las in­ter­ven­cio­nes de los de­nun­cian­tes.

“La pre­sen­cia de las víc­ti­mas es fun­da­men­tal. De­trás de ca­da ci­fra, de ca­da ca­so ci­ta­do, hay una tra­ge­dia hu­ma­na, una vi­da, una fa­mi­lia con ci­ca­tri­ces pro­fun­das que no se bo­rran”, de­fen­dió en su ex­po­si­ción Fran­cis­co Már­quez, ac­ti­vis­ta del par­ti­do opo­si­tor Vo­lun­tad Po­pu­lar, aho­ra en el exi­lio tras cua­tro me­ses en­car­ce­la­do.

“Me di­je­ron que Vo­lun­tad Po­pu­lar era una or­ga­ni­za­ción fas­cis­ta y te­rro­ris­ta. Me me­tie­ron en una maz­mo­rra pú­tri­da y me dio den­gue”.

l

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.