Me­xi­ca­na conquista con sus mu­ñe­qui­tos ja­po­ne­ses ‘Ami­gu­ru­mi’

El Diario - - #parati - Zai­ra Cor­tés zai­ra.cor­tes@el­dia­riony.com

El en­cuent ro de la ar t is­ta mex ica­na Imel­da Cas­ti­llo con los mu­ñe­qui­tos ja­po­ne­ses “Ami­gu­ru­mi” fue una ca­sua­li­dad. To­do co­men­zó en 2010, cuan­do te­jía de­co­ra­cio­nes pa­ra su ho­gar en Sta­ten Is­land.

Su hi­jo pe­que­ño le pi­dió que le te­jie­ra un “Ma­rio Bross” y su in­se­pa­ra­ble com­pa­ñe­ro “Lui­gi”, los po­pu­la­res per­so­na­jes de vi­deo­jue­gos. Imel­da no du­dó en cum­plir el de­seo de su ni­ño, así que se dio a la ta­rea de bus­car tu­to­ria­les en In­ter­net.

Su cru­za­da vir­tual la lle- vó a un si­tio web acer­ca de los “Ami­gu­ru­mi”, un ar­te ja­po­nés que no pa­sa de mo­da, aun­que en los úl­ti­mos años hay un “boom” en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos. Se tra­ta de mu­ñe­qui­tos te­ji­dos con gan­chi­llo con la­na acrí­li­ca o hi­los de al­go­dón. Los per­so­na­jes van des­de ani­ma­les has­ta cohe­tes y bi­ci­cle­tas, to­do lo que se pue­da re­crear a ba­se de es­tam­bres.

Imel­da re­cuer­da que sus pri­me­ras crea­cio­nes no eran tan “sim­pá­ti­cas” co­mo las más re­cien­tes. La ar­tis­ta ha per­fec­cio­na­do su téc­ni­ca, lo­gran­do ven­tas en Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos y Su­da­mé­ri­ca.

“Los fans de los Ami­gu­ru- mi me pi­den to­da cla­se de per­so­na­jes, al­gu­nos muy co­no­ci­dos, de se­ries de te­le­vi­sión y pe­lí­cu­las, pe­ro otros son úni­cos. Yo he crea­do mis pro­pios per­so­na­jes”, co­men­tó Imel­da, una ma­dre de cin­co hi­jos. “Es una dis­ci­pli­na que re­quie­re mu­cha pa­cien­cia pa­ra al­can­zar la ma­yor ca­li­dad po­si­ble, ade­más de mu­cha crea­ti­vi­dad pa­ra lo­grar que los per­so­na­jes con­cuer­den con los de­seos del clien­te que los pi­de”.

Uno de los pe­di­dos más re­cien­tes fue de Te­xas, di­jo la ar­tis­ta. Un fan de los “Ami­gu­ru­mi” le pi­dió que le te­jie­ra un “Chi­la­quil”, el “pe­rri­to feo” es­tre­lla de In­ter­net.

Los me­mes de “Chi­la­quil” inun­da­ron las re­des so­cia­les es­te ve­rano.

“Lo ma­ra­vi­llo­so de es­ta cla­se de ar­te ja­po­nés es que se pue­de crear cual­quier per­so­na­je con so­lo ver una fo­to­gra­fía o un di­bu­jo. Es co­mo lle­var los di­bu­jos ani­ma­dos a la reali­dad, yo lo veo co­mo ma­gia”, co­men­tó con emo­ción, sin sol­tar el gan­chi­llo.

Imel­da con­tó que los mu­ñe­qui­tos te­ji­dos se con­vir­tie­ron en una im­por­tan­te fuen­te de in­gre­sos al criar so­la a sus cin­co hi­jos, dos de ellos ac­tual­men­te en­lis­ta­dos en el Ejér­ci­to.

“Pu­de cul­ti­var mi ima­gi­na­ción y crea­ti­vi­dad gra­cias al ar­te, y al mis­mo tiem­po me hi­ce in­de­pen­dien­te eco­nó­mi­ca­men­te. Pa­ra mí fue una for­ma de en­se­ñar­les a mis hi­jos a se­guir sus sue­ños, a que no hay im­po­si­bles”, agre­gó Cas­ti­llo.

Un mu­ñe­qui­to pue­de im­pli­car ho­ras de tra­ba­jo y pue­de ven­der­se en­tre $50 y $100, de­pen­dien­do de la ca­li­dad de los ma­te­ria­les y el gra­do & = # - so­na­jes re­quie­ren un tra­ba­jo ex­tra, ex­pli­có la ar­tis­ta.

Los per­so­na­jes me­xi­ca­nos son los más so­li­ci­ta­dos, di­jo Imel­da. En­tre sus crea­cio­nes des­ta­can las ca­la­ve­ri­tas de azú­car, vír­ge­nes de Guadalupe y Fri­da Kah­lo.

La ar­tis­ta es ca­paz de re­crear cual­quier per­so­na­je, in­clu­so pe­cu­lia­res es­tre­llas de In­ter­net, co­mo el fa­mo­so pe­rri­to feo “Chi­la­quil”

ZAI­RA COR­TÉS FO­TOS

Imel­da Cas­ti­llo en pleno pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de sus mu­ñe­qui­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.