A vis­ta de Án­gel

El Diario - - #parati - Agen­cia Re­for­ma CIU­DAD DE MÉ­XI­CO

Una es­ca­le­ra de ca­ra­col con dos­cien­tos pel­da­ños es la dis­tan­cia que se­pa­ra la vo­rá­gi­ne ur­ba­na de una vis­ta pa­no­rá­mi­ca de to­da la Ciu­dad.

Es lo que ofre­ce el mi­ra­dor del Án­gel de la In­de­pen­den­cia, una pe­que­ña pla­ta­for­ma a los pies de la Vic­to­ria Ala­da a la que ca­pi­ta­li­nos y tu­ris­tas pue­den ac­ce­der de for­ma to­tal­men­te gra­tui­ta.

Só­lo es ne­ce­sa­rio so­li­ci­tar una au­to­ri­za­ción de ac­ce­so a la De­le­ga­ción Cuauh­té­moc, en su de­par­ta­men­to de Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral. No te preo­cu­pes por la bu­ro­cra­cia: es un trá­mi­te que te lle­va­rá po- cos mi­nu­tos, pues só­lo ne­ce­si­tas lle­var una co­pia de tu

Una vez ten­gas el do­cu­men­to, los po­li­cías que res­guar­dan es­te sím­bo­lo pa­trio te da­rán per­mi­so pa­ra as­cen­der al mi­ra­dor, aun­que has de te­ner pre­sen­tes al­gu­nas res­tric­cio­nes.

En pri­mer lu­gar, el tiem­po má­xi­mo de per­ma­nen­cia en las al­tu­ras es de un cuar­to de ho­ra; por otro la­do, los ni­ños me­no­res de 12 años no pue­den ac­ce­der, pues la al­tu­ra del ba­ran­dal no es lo suf icien­te­men­te al­ta pa­ra ellos.

Y por úl­ti­mo, aun­que no me­nos im­por­tan­te, si eres de los que tie­nen mie­do a las al­tu­ras o a los es­pa­cios re­du­ci­dos... pién­sa­te­lo bien an­tes de su­bir.

Pe­ro las vis­tas re­com­pen­san el es­fuer­zo: el Pa­seo de la Re­for­ma per­dién­do­se ha­cia el no­res­te, el Cas­ti­llo de Cha­pul­te­pec lu­cien­do ma­jes­tuo­so ha­cia el su­r­oes­te y - te, es­ca­sos me­tros por en­ci­ma de las ca­be­zas de los vi­si­tan­tes.

Y al ba­jar del mi­ra­dor, aún puedes apro­ve­char pa­ra su­mer­gir­te un po­co más en la his­to­ria de Mé­xi­co y re­co­rrer el mau­so­leo que al­ber­ga los ni­chos de hé­roes de la Pa­tria co­mo Miguel Hidalgo, Ig­na­cio Allen­de, Jo­sé Ma­ría Morelos, Vi­cen­te Gue­rre­ro o Juan Al­da­ma, en­tre otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.