La ‘cu­na’ de la In­de­pen­den­cia ce­le­bra 207 años

Do­lo­res Hidalgo re­cuer­da el his­tó­ri­co gri­to del 16 de sep­tiem­bre

El Diario - - #nuestrospaíses - DO­LO­RES HIDALGO

EFE

Do­lo­res Hidalgo, con­si­de­ra­da la cu­na del mo­vi­mien­to in­sur­gen­te en Mé­xi­co, se vis­tió ce­re­mo­nia del 207 aniver­sa­rio del gri­to de In­de­pen­den­cia, para re­cor­dar una fe­cha que es­tá gra­ba­da en el co­ra­zón de esta “ciudad-mu­seo” del cen­tro del país.

La pla­za prin­ci­pal de esta lo­ca­li­dad se vis­tió de ver­de, blanco y rojo, los co­lo­res de la ban­de­ra na­cio­nal me­xi­ca­na, para re­ci­bir a cien­tos de tu­ris­tas que se mez­cla­ron con los lu­ga­re­ños en una ver­be­na po­pu­lar para fes­te­jar la ges­ta he­roi­ca ini­cia­da por el cu­ra Mi­guel Hidalgo la ma­dru­ga­da del 16 de sep­tiem­bre de 1810.

Con trom­pe­tas, ves­ti­dos tí­pi­cos, ca­ras pin­ta­das y has­ta pe­lu­cas de co­lo­res, co­lom­bia­nos, ar­gen­ti­nos y es­pa­ño­les hi­cie­ron su­ya la ale­gría de los me­xi­ca­nos en el mis­mo lu­gar don­de Hidalgo lla­ma­ra a los in­dí­ge­nas a le­van­tar­se en con­tra del yu­go de la co­ro­na es­pa­ño­la.

¡Viva la in­de­pen­den­cia!

El go­ber­na­dor del es­ta­do de Gua­na­jua­to, Mi­guel Már­quez Már­quez, en­ca­be­zó por primera vez esta ce­re­mo­nia. Como marca la tra­di­ción, el man­da­ta­rio acu­dió a la ca­sa don­de vi­vió Hidalgo para to­mar la ban­de­ra que on­deó du­ran­te su aren­ga.

Con un “¡vi­van los hé­roes que nos die­ron pa­tria, viva Hidalgo, viva Allen­de!”, Már­quez hi­zo agi­tar las cien­tos de ban­de­ras de todos los ta­ma­ños que su­je­ta­ban los asis­ten­tes.

La mú­si­ca del can­tau­tor gua­na­jua­ten­se Jo­sé Al­fre­do Ji­mé­nez co­men­zó a so­nar de fon­do para acom­pa­ñar los juegos pi­ro­téc­ni­cos que die­ron ini­cio con fue­gos ar­ti­fi­cia­les que di­bu­ja­ron en el cie­lo los ros­tros de los hé­roes de la ges­ta de In­de­pen­den­cia.

Aun­que desde ha­ce unos años ca­da go­ber­nan­te cam­bia la aren­ga du­ran­te la ce­re­mo­nia, lo cier­to es que las palabras de Hidalgo an­tes de lan­zar­se a la lucha lla­ma­ban a una “Amé­ri­ca li­bre” y a “re­co­no­cer la li­ber­tad “, ex­pli­ca Cé­sar Agua­yo, cro­nis­ta de Do­lo­res Hidalgo.

“Les di­jo ¡viva la in­de­pen­den­cia!, y la mul­ti­tud res­pon­dió al pa­dre Hidalgo ¡viva, viva la li­ber­tad, viva nues­tra san­ta re­li­gión, viva nues­tra Amé­ri­ca li­bre y so­be­ra­na, viva la Vir­gen de Guadalupe, mue­ran los ga­chu­pi­nes y mue­ra el mal go­bierno! Ese es el ver- da­de­ro gri­to, el más apro­xi el cro­nis­ta.

Ciudad-Mu­seo

Quie­nes vi­ven en esta ciudad re­cuer­dan a los hé­roes na­cio­na­les ca­da año. Sus ca­lles, edif icios e his­to­rias re­pre­sen­tan un apren­di­za­je per­ma­nen­te de có­mo se ges­tó la gue­rra que dio In­de­pen­den­cia a los me­xi­ca­nos. Esta es una “ciudad mu­seo”, ase­gu­ra el cro­nis­ta con cier­to or­gu­llo.

A la par de los mu­seos que res­guar­dan pie­zas his­tó­ri y mo­nu­men­tos que ate­so­ran re­la­tos re­la­cio­na­dos con la historia de Mé­xi­co.

Ade­más, por aquí han pa­sa­do ca­si todos los pre­si­den­tes de Mé­xi­co, desde Be­ni­to Juá­rez en 1863, has­ta Felipe Cal­de­rón en 2010. En­tre es­tos nom­bres tam­bién se in­clu­ye el del em­pe­ra­dor Maximiliano de Habs­bur­go.

La hue­lla de Hidalgo no solo que­dó en el mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta, sino que ade­más es­te en­se­ñó a las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas oto­míes que vi­vían en ese mo­men­to la ela­bo­ra­ción de ar­te­sa­nías Ta­la­ve­ra.. que aún pre­va­le­cen, como la

/EFE

Ji­ne­tes a ca­ba­llo desfilan en la Ca­bal­ga­ta por la ru­ta de la In­de­pen­den­cia Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.