P

El Diario - - #parati -

reg un­tas al est ilo de “¿Ac­túo aho­ra o es­pe­ro?” o “¿Có­mo en­fo­co esta si­tua­ción?” apa­re­cen en va­rias eta­pas de la vi­da, por­que la to­ma de de­ci­sio­nes mu­chas ve­ces ge­ne­ra pro­ble­mas en la ru­ta ha­cia nues­tros pro­yec­tos per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les.

Es cier­to que na­die es­ca­pa - mos apren­der a gestionarlos desde el au­to­co­no­ci­mien­to.

Nues­tro ob­je­ti­vo se­rá siem­pre re­du­cir al mí­ni­mo la apar ición de pro­ble­mas, pe­ro abor­dar­los en cual­quier cir­cuns­tan­cia, crean­do y man­te­nien­do el im­pul­so, sin caer en la tris­te­za o en el blo­queo men­tal.

Los lí­de­res apli­can una vi­sión total para ob­ser­var los pro­ble­mas in­te­gral­men­te. Un lí­der nun­ca de­be ver­los como una dis­trac­ción, sino más bien como un fac­tor es­tra­té­gi­co para con­se­guir opor­tu­ni­da + % % Al­bert Eins­tein, “no po­de­mos re­sol­ver pro­ble­mas pen­san­do de la mis­ma ma­ne­ra que cuan­do los crea­mos”.

Al­gu­nas per­so­nas na­cen con una men­te ló­gi­ca, que les per­mi­te eva­luar si­tua­cio­nes de ma­ne­ra rá­pi­da y de­ter­mi­nar la mejor so­lu­ción; pe­ro, sin la prác­ti­ca, su ha­bi­li­dad pue­de des­va­ne­cer­se. Como de­cía Henry Ford, “la ma­yo­ría de las per­so­nas gas­tan más tiem­po y ener­gías en ha­blar de los pro­ble­mas que en afron­tar­los”.

Una pregunta que siem­pre me ha­cen en las con­fe­ren­cias es có­mo adop­tar me­jo­res de­ci­sio­nes y op­ti­mi­zar el año si­guien­te, para con­ver­tir­lo en el mejor de nues­tras vi­das. Por ello, abor­da­ré am­plia­men­te el te­ma en el en­cuen­tro ins­pi­ra­cio­nal En Cuer­po y Al­ma, cu­yo quin­to aniver­sa­rio ce­le­bra­re­mos del 8 al 12 de no­viem­bre en la her­mo­sa Ri­vie­ra Ma­ya. A la ho­ra de re­sol­ver un pro­ble­ma, siem­pre acon­se­jo se­guir un pro­ce­so:

Ob­sér­va­lo y des­gra­na sus

ele­men­tos De­ter­mi­na la cau­sa Eva­lúa si pue­des re­ci­bir

ayu­da de otras per­so­nas Ela­bo­ra un plan, con so­lu

cio­nes a cor­to y lar­go pla­zo Apren­de de la si­tua­ción

Un buen lí­der apren­de de sus erro­res y uti­li­za la ex­pe­rien­cia para re­sol­ver pro­ble­mas en el fu­tu­ro. En esen­cia, un lí­der es un so­lu­cio­na­dor de pro­ble­mas. Y tam­bién un gran pre­vi­sor, por­que se ade­lan­ta a las cri­sis.

To­mar el con­trol nos ayu­da a man­te­ner la cal­ma y a ver con pers­pec­ti­va el pro­ble­ma, para plan­tear una so­lu­ción. Los pro­ble­mas nun­ca des­apa­re­cen del todo.

Así que te­ne­mos dos op­cio­nes: ver­los como una fuen­te de do­lor de ca­be­za o como el am­bien­te per­fec­to para per­ma­ne­cer in­no­va­do­res y crea­ver­los.. ti­vos. En nues­tras ma­nos es­tá la de­ci­sión que pue­de re­sol-

www.Is­mae­lCa­la.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.