¡A des­in­to­xi­car el cuer­po tras el verano!

Las crea­do­ras de la ‘Ope­ra­tion Clean­se’ nos ex­pli­can como eli­mi­nar del or­ga­nis­mo las to­xi­nas y las li­bras ga­na­das

El Diario - - #parati -

Pa­tri­cia Prie­to

pa­tri­cia.prie­to@lao­pi­nion.com

Se fue el verano y si no­tas­te que te de­jó unas li­bri­tas de más en tu cuer­po, no te preo­cu­pes: mu­chas per­so­nas tien­den a su­bir de pe­so en la tem­po­ra­da de sol y ca­lor por los asa­dos car­ga­dos de car­nes, cho­ri­zos, hot dogs y ham­bur­gue­sas; así como por in­ge­rir más cer­ve­za, so­das, ju­gos azu­ca­ra­dos, cóc­te­les y be­bi­das al­cohó­li­cas.

Y para que la agu­ja de la pe­sa no si­ga su­bien­do sin con­trol, es im­por­tan­te que ac­túes con ra­pi­dez para re­to­mar tu pe­so re­gu­lar y, so­bre todo, para des­in­to­xi­car tu cuer­po de las to­xi­nas ad­qui­ri­das por la in­ges­ta ex­ce­si­va de car­nes y em­bu­ti­dos que, como es bien sa­bi­do, al­te­ra el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, pro­vo­can­do — en­tre otros efec­tos ne­ga­ti­vos para el or­ga­nis­mo— más sen­si­bi­li­dad a las in­fec­cio­nes, - ten­ción de lí­qui­dos, es­tre­ñi­mien­to, piel y ca­be­llo sin vi­da y bri­llo e in­som­nio.

“El es­ti­lo de vi­da del verano es de­ma­sia­do car­ga­do para el cuer­po [se su­da más, se tien­de a co­mer más ali­men­tos pe­sa­dos y be­bi­das al­cohó­li­cas, etc.]; por eso, una lim­pie­za in­ter­na cor­po­ral es bien re­co­men­da­da en sep­tiem­bre para ba­lan­cear el cuer­po”, di­ce la nu­tri­cio­nis­ta y coach | quien con su her­ma­na Vio­let (tam­bién nu­tri­cio­nis­ta y = $ cen­tro de salud y bie­nes­tar My Well­ness So­lu­tions en Nue­va York, y au­to­ras del plan ‘Ope­ra­tion Clean­se’, que con­sis­te en 14 días de des­in­to­xi­ca­ción.

Plan de lim­pie­za ter­na cor­po­ral

in-

De acuer­do con la experta en salud ho­lís­ti­ca, su plan de des­in­to­xi­ca­ción Ope­ra­tion Clean­se, que aho­ra es­tá dis­po­ni­ble en un li­bro del mis­mo nom­bre, se ba­sa en la idea de que al lim­piar in­ter­na­men­te el cuer­po se le pro­por­cio­na a es­te “el reini­cio que ne­ce­si­ta para lo­grar un ba­lan­ce de for­ma na­tu­ral; des­ha­cer­se del - ción; dar­le a la piel cla­ri­dad y bri­llo; te­ner más ener­gía y una vi­da más sa­lu­da­ble”.

Todo es­to se lo­gra “al re­em­pla­zar las co­mi­das pro­ce­sa­das por ali­men­tos nu­tri­ti­vos, hier­bas y su­ple­men­tos de ca­li­dad”, ase­gu­ra.

Y la teo­ría de las her­ma­nas San­ta­na es­tá sus­ten­ta­da con sus pro­pias ex­pe­rien­cias de ha­ber­se li­be­ra­do de sus pro­ble­mas de salud al se­guir su } % - so, no era fe­liz y siem­pre tra­ta­ba una nue­va die­ta con la que ba­ja­ba al­gu­nas li­bras que siem­pre re­gre­sa­ban.

Mien­tras tan­to, Vio­let era @ $ re­sul­ta­do de la adic­ción que te­nía ha­cia los ali­men­tos al­tos en azú­car y car­bohi­dra­tos que le pro­vo­ca­ban pso­ria­sis en todo el cuer­po, aler­gias, in­fec­cio­nes de le­va­du­ra fre­cuen­tes y un sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co dé­bil, que la lle­va­ba a desa­rro­llar has­ta cin­co res­fria­dos al año.

“Con nues­tro plan, solo se ne­ce­si­tan 14 días para lim­piar el cuer­po y vol­ver a re­to­mar la nu­tri­ción re­gu­lar que se lle­va. Y es en es­te úl­ti­mo pro­ce­so cuan­do em­pe­za­mos a dar­nos cuen­ta cuá­les son los pro­duc­tos a los cua­les so­mos in­to­le­ran­tes [es de­cir, que nos ha­cen sen­tir mal] para así eli­mi­nar­los de nues­tra die­ta y sus­ti­tuir­los por otros más quien per­dió más de 50 li­bras tras los cam­bios nu­tri­cio­na­les per­ma­nen­tes que hi­zo an­te los re­sul­ta­dos de su des­in­to­xi­ca­ción cor­po­ral.

A gro­so mo­do, es­tos se­rían los pun­tos prin­ci­pa­les del “Ope­ra­tion Clean­se” pro­pues­to por las nu­tri­cio­nis­tas San­ta­na:

para al­ca­li­ni­zar el es­to­ma­go y su­bir el me­ta­bo­lis­mo. Es­to ayu­da­rá a evi­tar los do­lo­res de ca­be­za aso­cia­dos con la des­in­to­xi­ca­ción.

Por ejem­plo azú­car en los pos­tres, pa­nes o be­bi­das al­cohó­li­cas.

Las car­nes pe­sa­das tie­nen un trán­si­to más lar­go en el trac­to di­ges­ti­vo. Es­to ha­rá que la des­in­to­xi­ca­ción sea más lar­ga y do­lo­ro­sa.

ya que cau­san un ex­ce­so de mu­co­si­dad en el cuer­po.

in­clu­yen­do ga­seo­sas y los ju­gos “na­tu­ra­les” de fru­tas que vie­nen preen­va­sa­dos.

(muy pre­sen­te en el tri­go y otros ce­rea­les, como el cen­teno, la cebada y = [ ~di­cos han com­pro­ba­do que es­te pue­de pro­vo­car es­tre­ñi­mien­to, sen­sa­ción de fa­ti­ga le­ve cons­tan­te, ar­tri­tis reuma­toi­de, lu­pus, ga­ses e hin­cha­zón in­tes­ti­nal, do­lo­res mus­cu­la­res va­gos, con­fu­sión men­tal y ata­xia (al­te­ra­ción del equi­li­brio, tor­pe­za, pér = afec­cio­nes más.

En es­te plan se re­co­mien­da to­mar un mí­ni­mo de la mi­tad del pe­so que se tie­ne en on­zas. Es de­cir, que si se pe­san 120 li­bras, se de­be tra­tar de con­su­mir 60 on­zas de agua al día.

Es­tos ba­jan la fun­ción de hí­ga­do que es ne­ce­sa­ria para que­mar gra­sas atra­pa­das en el cuer­po des­pués del verano.

En lu­gar de pen­sar que una lim­pie­za in­ter­na cor­po­ral es una li­mi­tan­te para co­mer se de­be agre­gar a la die­ta más ali­men­tos fres­cos y en­te­ros. Es­to ha­rá que el cuer­po se sien­ta sa­tis­fe­cho y no ten­ga es­pa­cio para co­mi­das cha­ta­rras.

usan­do una li­cua­do­ra o ju­gue­ra para ha­cer ba­ti­dos de fru­tas y ve­ge­ta­les fres­cos que son nu­tri­ti­vos.

Solo así se pue­de cont ro­la r lo que se co­me.

que man­tie­nen los ni­ve­les óp­ti­mos de las vi­ta­mi­nas y los mi­ne­ra­les que re­quie­re el cuer­po.

Las her­ma­nas Ind­hi­ra y Vio­let San­ta­na son las fun­da­do­ras del cen­tro ‘My Well­nes So­lu­tions’./

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.