Na­rra­ti­va an­ti­in­mi­gran­te en­cuen­tra hue­co en co­rrien­te po­lí­ti­ca prin­ci­pal en EEUU

Los co­mi­cios de­ja­ron cla­ro que la re­tó­ri­ca sir­ve a la ba­se con­ser­va­do­ra pe­ro no apor­ta ré­di­to en las ur­nas

El Diario - - #INMIGRACIÓN - Ma­ría Pe­ña WA­SHING­TON

√@Ma­riaux­pen La na­rra­ti­va an­ti­in­mi­gran­te de la ex­tre­ma de­re­cha en paí­ses desa­rro­lla­dos co­mo EEUU ha en­con­tra­do un hue­co en la co­rrien­te po­lí­ti­ca con­ven­cio­nal y, aún con la de­rro­ta de can­di­da­tos an­ti­in­mi­gran­tes el mar­tes pa­sa­do, bus­ca in­fluir en el pro­ce­so po­lí­ti­co en el país.

En las pos­tri­me­rías de la con­tien­da elec­to­ral, el pre­si­den­te Do­nald Trump re­cu­rrió a una re­tó­ri­ca in­cen­dia­ria con­tra la ca­ra­va­na de in­mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos que em­pren­dió rum­bo a EEUU en bus­ca de asi­lo a me­dia­dos del mes pa­sa­do.

La es­tra­te­gia de la Ad­mi­nis­tra­ción Trump, cla­ro es­tá, fue ati­zar las an­sie­da­des de la ba­se con­ser­va­do­ra res­pec­to a cam­bios de­mo­grá­fi­cos en EEUU –y to­do lo que eso con­lle­va-, así co­mo a los desafíos eco­nó­mi­cos que en­fren­ta de ca­ra a la glo­ba­li­za­ción.

Trump no in­ven­tó el con­cep­to de “po­pu­lis­mo eco­nó­mi­co” ni la co­rrien­te “na­ti­vis­ta” –EEUU ya ha te­ni­do olas se­me­jan­tes en el pa­sa­do, por ejem­plo con­tra chi­nos, ir­lan­de­ses, po­la­cos, ale­ma­nes e ita­lia­nos-, pe­ro su men­sa­je so­bre la se­gu­ri­dad fron­te­ri­za ha re­so­na­do en su ba­se.

En de­cla­ra­cio­nes a es­te dia­rio, De­me­trios G. Pa­pa­de­me­triou, co­fun­da­dor y ana­lis­ta po­lí­ti­co del Ins­ti­tu­to pa­ra Po­lí­ti­ca Mi­gra­to­ria (MPI), ex­pli­có el jue­ves que el po­pu­lis­mo de Trump tie­ne tres ver­tien­tes, cen­tra­das en la in­mi­gra­ción, el na­cio­na­lis­mo eco­nó­mi­co y su pos­tu­ra con­tra la glo­ba­li­za­ción.

“Su pos­tu­ra so­bre in­mi­gra­ción es un re­gre­so al ´na­ti­vis­mo´, pe­ro con fa­ce­tas en­tre­la­za­das que se complementan”, di­jo Pa­pa­de­me­triou, co-au­tor de un aná­li­sis di­vul­ga­do por MPI so­bre el cre­ci­mien­to y arrai­go de co­rrien­tes po­pu­lis­tas y “na­ti­vis­tas” en paí­ses desa­rro­lla­dos de Oc­ci­den­te.

Esas fa­ce­tas in­clu­yen asun­tos de “ley y or­den”, co­mo el com­ba­te con­tra la in­mi­gra­ción ile­gal y la cri­mi­na­li­dad; preo­cu­pa­ción por el ace­le­ra­do cam­bio so­cial y cul­tu­ral en EEUU; el cos­to fis­cal de la in­mi­gra­ción; el im­pac­to de la in­mi­gra­ción en el mer­ca­do la­bo­ral, y su pre­fe­ren­cia por un sis­te­ma mi­gra­to­rio con ba­se a “mé­ri­tos”, ex­pli­có el ex­per­to.

Su in­for­me des­ta­có la ur­gen­cia de que los go­bier­nos adop­ten me­di­das pa­ra re­du­cir las di­vi­sio­nes so­cia­les o, de lo con­tra­rio, co­rren el ries­go de crear un her­vi­de­ro pa­ra na­cio­na­lis­tas ex­tre­mis­tas.

Vo­tan­tes le pa­san fac­tu­ra

Trump di­jo que los co­mi­cios de mi­tad de tér­mino se­rían un “re­fe­ren­do” so­bre su man­da­to y apos­tó por el te­ma de in­mi­gra­ción, por en­ci­ma de sus lo­gros eco­nó­mi­cos.

Pe­ro las en­cues­tas in­di­can que la ma­yo­ría de los vo­tan­tes acu­dió a las ur­nas más preo­cu­pa­dos por el te­ma del cui­da­do de sa­lud, y no tan­to por el te­mor a una “in­va­sión” de ex­tran­je­ros cri­mi­na­les, co­mo hi­zo creer Trump.

Mu­chos can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos, al­gu­nos res­pal­da­dos por Trump, qui­sie­ron emu­lar su re­tó­ri­ca pe­ro que­da­ron de­rro­ta­dos en las ur­nas, en lo que gru­pos cí­vi­cos y ac­ti­vis­tas his­pa­nos ca­li­fi­ca­ron co­mo un cla­ro “re­cha­zo” a la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de la Ca­sa Blan­ca y aliados con­ser­va­do­res.

Por ejem­plo, Lou Bar­let­ta y Co­rey Ste­wart, per­die­ron la con­tien­da por un es­ca­ño en el Se­na­do en Pen­sil­va­nia y Vir­gi­nia, res­pec­ti­va­men­te, mien­tras que, se­gún da­tos pre­li­mi­na­res, el se­na­dor re­pu­bli­cano por Ne­va­da, Dean He­ller, per­dió la re­elec­ción fren­te a la de­mó­cra­ta Jacky Ro­sen.

Mien­tras, el re­pu­bli­cano Kris Ko­bach, un acé­rri­mo alia­do de Trump, per­dió de for­ma apa­bu­llan­te su con­tien­da por go­ber­na­dor en Kan­sas, fren­te a la de­mó­cra­ta Lau­ra Kelly. Su de­rro­ta es ma­yús­cu­la, to­man­do en cuen­ta que Ko­bach man­tu­vo has­ta el fi­nal una du­ra cam­pa­ña de­ci­di­da­men­te anti-in­mi­gran­te, en un es­ta­do de ten­den­cia con­ser­va­do­ra en la zo­na cen­tral del país.

“Las de­rro­tas de Bar­let­ta, Ko­bach y otros can­di­da­tos que lan­za­ron cam­pa­ñas ex­plí­ci­ta­men­te anti-in­mi­gra­ción apun­tan a las li­mi­ta­cio­nes de can­di­da­tu­ras cen­tra­das en so­lo un asun­to que no tie­nen gran im­pac­to en con­tien­das es­ta­ta­les o que sim­ple­men­te son tan es­tri­den­tes que crean sus pro­pios an­ti­cuer­pos”, ob­ser­vó Pa­pa­de­me­triou.

“Pue­de que ha­ya per­so­nas que sim­pa­ti­cen con el men­sa­je de un can­di­da­to pe­ro se as­quean con un ex­tre­mis­mo tan bru­tal”, agre­gó.

En Vir­gi­nia, el le­gis­la­dor re­pu­bli­cano, Da­ve Brat, apos­tó por una cam­pa­ña de anun­cios con­tra “ra­di­ca­les pro-am­nis­tía” pe­ro per­dió por un mar­gen de unos 5,000 vo­tos en un dis­tri­to ba­jo con­trol re­pu­bli­cano du­ran­te 47 años. Una de­rro­ta si­mi­lar su­frie­ron sus co­le­gas re­pu­bli­ca­nos en otros dis­tri­tos del es­ta­do, Scott Tay­lor y Bar­ba­ra Coms­tock.

Coms­tock lan­zó anun­cios de ata­que con­tra la pan­di­lla “MS-13”, pe­ro per­dió fren­te a

in­mi­gran­tes.. su ri­val de­mó­cra­ta, Jen­ni­fer Wex­ton, que uti­li­zó anun­cios a fa­vor de

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.