Me­xi­ca­nos con­tro­lan la ins­ta­la­ción de ai­res acon­di­cio­na­dos en Atlan­ta

Ni la pan­de­mia ha re­du­ci­do la ne­ce­si­dad de tra­ba­ja­do­res mi­gran­tes en la cons­truc­ción

El Diario - - #nuestrospa­íses #méxico - Gar­de­nia Men­do­za BE­LLA VIS­TA DEL RÍO

En­tre las grúas que rom­pen el ho­ri­zon­te de Atlan­ta, en­tre desa­rro­lla­do­res de al­tos pre­su­pues­tos de Georgia y en­tre los exó­ti­cos mu­ra­les que em­pu­jan un iné­di­to boom de la cons­truc­ción lo­cal a pe­sar de la pan­de­mia, es­tá un gru­po de me­xi­ca­nos sa­li­dos de es­ta pe­que­ña lo­ca­li­dad ubi­ca­da en las fal­das de la Sie­rra Gor­da de Que­ré­ta­ro.

Es­te per­fil mi­gra­to­rio se en­fo­ca en la co­lo­ca­ción de ai­re acon­di­cio­na­do en ca­sas y de­par­ta­men­tos; en ofi­ci­nas, cen­tros co­mer­cia­les y to­do ti­po de cons­truc­cio­nes a las que los lla­men: ellos con­tro­lan las tem­pe­ra­tu­ras de los in­te­rio­res de Atlan­ta.

Mon­ta­do so­bre la es­truc­tu­ra de un áti­co, Is­rael Nie­to, de 25 años, tie­ne ya un equi­po de cua­tro me­xi­ca­nos, to­dos de Vi­lla Vis­ta del Río. La ma­yo­ría de los desa­rro­lla­do­res de bie­nes in­mue­bles se apo­yan en los me­xi­ca­nos pa­ra las ta­reas del acon­di­cio­na­mien­to de ai­re. Los lla­man por­que les gus­ta su tra­ba­jo y con el pa­so del tiem­po se han he­cho de un nom­bre.

—No es un tra­ba­jo fá­cil: el ca­lor aquí pue­de lle­gar has­ta los 50 gra­dos o más, en­tre el te­cho y la ca­sa, pe­ro aquí es­ta­mos— sub­ra­ya Is­rael Nie­to en en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca.

Los emi­gran­tes sa­ben que quien abrió el ca­mino fue un tal “Pe­la­yo” ha­ce al­re­de­dor de una dé­ca­da, jus­to cuan­do ini­ció el “boom” in­mo­bi­lia­rio que el guía tu­rís­ti­co Ste­ve Saenz de­fi­ne co­mo “sin pre­ce­den­tes” des­de 1837 cuan­do se fun­dó la ciu­dad a los cos­ta­dos de la vía fe­rro­ca­rri­le­ra que vio na­cer a Ter­mi­nus, pre­de­ce­so­ra de Atlan­ta.

El in­cre­men­to en la cons­truc­ción in­mo­bi­lia­ria, pre­ci­sa, es el re­sul­ta­do de una bre­cha en­tre la ofer­ta y la de­man­da que se sos­tie­ne a pe­sar del coronaviru­s por­que, en me­dio de la pan­de­mia, la gen­te hu­ye de las gran­des ur­bes.

Pre­vio a la pan­de­mia, las in­mo­bi­lia­rias ob­ser­va­ban dos ti­pos de clien­tes en las gran­des ciu­da­des co­mo Nue­va York: quie­nes que­rían mu­dar­se al­gún día y quie­nes lle­ga­ban, pe­ro en es­tos tiem­pos re­cien­tes, la ma­yo­ría quie­re ir­se.

Una en­cues­ta rea­li­za­da a prin­ci­pios de ma­yo por Pro­pert­yNest, un si­tio de lis­ta­dos de bie­nes raí­ces, in­di­có que ca­si un millón de per­so­nas es­ta­ban con­si­de­ran­do lu­ga­res me­nos ha­ci­na­dos. Y por ese ca­mino Atlan­ta se vol­vió más atrac­ti­va.

Lo cier­to es que, con el pa­so del tiem­po, la ciu­dad se trans­for­mó, de­ta­lla Ste­ve Saez. Es más abier­ta y se ale­ja de la ima­gen pro­vin­cia­na de so­cie­dad ce­rra­da.

“Co­mo cu­na del Mo­vi­mien­to de De­re­chos Ci­vi­les, Atlan­ta dis­fru­ta de un lu­gar es­pe­cial en el co­ra­zón y la men­te de las per­so­nas que va­lo­ran la di­ver­si­dad y la igual­dad”, di­ce. “Hoy, Atlan­ta se es­tá

Miu­ler Gu­tié­rrez (pan­ta­lón cor­to) y otros tra­ba­ja­do­res del ai­re acon­di­cio­na­do de vi­si­ta en Be­lla Vis­ta de Río.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.