NO HA­BRÁ RA­TI­FI­CA­CIÓN DE MA­GIS­TRA­DO/A

El Diario - - #opinión - Hum­ber­to Cas­pa hclet­ters@yahoo.com PRO­FE­SOR DE ECONOMICS ON THE MOVE

La ba­ta­lla po­lí­ti­ca en­tre re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas ha si­do cons­tan­te du­ran­te la ac­tual ges­tión pre­si­den­cial. A un po­co más de un mes de las elec­cio­nes del 3 de no­viem­bre, es­ta ba­ta­lla se tor­na más des­pia­da­da, es­pe­cial­men­te an­te el nom­bra­mien­to in­mi­nen­te de un nue­vo/a ma­gis­tra­do a la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia por el man­da­más de la Ca­sa Blan­ca.

Los se­na­do­res re­pu­bli­ca­nos di­cen te­ner ar­gu­men­tos cons­ti­tu­cio­na­les pa­ra ra­ti­fi­car el nom­bra­mien­to de un nue­vo ma­gis­tra­do en re­em­pla­zo de Ruth Ba­der Gings­burg. Creo que tie­nen ra­zón. Sin em­bar­go, los re­pu­bli­ca­nos no tie­nen la éti­ca de su la­do ni mu­cho me­nos los ar­ti­fi­cios po­lí­ti­cos pa­ra lle­var a ca­bo se­me­jan­te pro­pó­si­to.

En es­te sen­ti­do, los re­pu­bli­ca­nos no lo­gra­rán so­bre­lle­var el pro­ce­so de ra­ti­fi­ca­ción del nue­vo ma­gis­tra­do a pe­sar de que tie­nen 53 cu­ru­les a su fa­vor en el Se­na­do. Ne­ce­si­tan 51 pa­ra sa­lir ai­ro­sos o, in­clu­so, bas­ta­ría el vo­to de 50 se­na­do­res. En un even­tual em­pa­te (50 a 50), el vi­ce­pre­si­den­te es el en­car­ga­do de des­equi­li­brar la ba­lan­za.

A la ho­ra de de­ci­dir el fu­tu­ro de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia son los de­mó­cra­tas quie­nes real­men­te tie­nen la úl­ti­ma pa­la­bra.

Al­gu­nos se­na­do­res re­pu­bli­ca­nos que es­tán bus­can­do la re­elec­ción de su pues­to en las elec­cio­nes del 3 de no­viem­bre, tie­nen la pre­sión de sus cons­ti­tu­yen­tes pa­ra de­te­ner el nom­bra­mien­to. Mu­chas son mu­je­res en los sec­to­res sub­ur­ba­nos que se preo­cu­pan de sus se­gu­ros mé­di­cos y la ca­pa­ci­dad de de­ci­dir por ellas mis­mas en cues­tio­nes

Vo­to

Hay re­pu­bli­ca­nos que tie­nen la pre­sión de sus cons­ti­tu­yen­tes.

de pa­rar o no un em­ba­ra­zo. Una ma­gis­tra­da ra­ti­fi­ca­da por los re­pu­bli­ca­nos abro­ga­ría es­tos de­re­chos.

En es­tas con­di­cio­nes se en­cuen­tran las se­na­do­ras Su­san Co­llins de Mai­ne, Li­sa Mur­kowsky de Alas­ka. Hay otros se­na­do­res que no par­ti­ci­pa­rán en el pro­ce­so de re­elec­ción es­te no­viem­bre, pe­ro un vo­to apro­ba­to­rio re­per­cu­ti­ría has­ta el mo­men­to que ten­gan que ha­cer­lo.

Por otra par­te, los de­mó­cra­tas tie­nen a su fa­vor un ele­men­to le­gal-po­lí­ti­co que se­gu­ra­men­te va a ser usa­do si es que la si­tua­ción lo ame­ri­ta.

Se tra­ta del “fi­li­bus­ter”, mis­ma que con­sis­te en uti­li­zar el po­dio de la pla­ta­for­ma del Se­na­do pa­ra ha­blar y ha­blar de “lo que se le pe­ga la ga­na”. Cual­quier se­na­dor de­mó­cra­ta pue­de ha­cer uso de es­te me­ca­nis­mo pa­ra de­te­ner el pro­ce­so de nom­bra­mien­to.

Sin em­bar­go, el ar­ti­fi­cio po­lí­ti­co del “fi­li­bus­ter” es su­ma­men­te con­tro­ver­sial y trae con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas al par­ti­do po­lí­ti­co que la uti­li­za. Los de­mó­cra­tas po­drían per­der vo­tos en al­gu­nos es­ta­dos in­de­ci­sos.

Así, Trump, el se­na­dor Micth McCo­nell y los otros lí­de­res re­pu­bli­ca­nos sa­ben que no se va a po­der ele­gir a un nue­vo/a ma­gis­tra­do/a an­tes de as elec­cio­nes de no­viem­bre, pe­ro tam­bién tie­nen cla­ro que es una bue­na es­tra­te­gia po­lí­ti­ca pa­ra por lo me­nos man­te­ner ma­yo­ría en el Se­na­do.•

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.