TO­MAN ME­DI­DAS PA­RA UN HA­LLO­WEEN SE­GU­RO

Evi­ta­rán van­da­lis­mo y des­con­trol

El Nuevo Herald - - Página Delantera - EN­RI­QUE RU­BIO/ EFE WASHINGTON

El país ha en­cen­di­do es­te año to­das las alar­mas an­te la No­che de Brujas, Ha­llo­ween, pa­ra po­der vi­gi­lar me­jor a los ‘‘es­pí­ri­tus’’ más exal­ta­dos, que con­vier­ten es­tos días en una ce­le­bra­ción del van­da­lis­mo y el des­con­trol. Pa­ra­pe­ta­dos tras los dis­fra­ces y más­ca­ras, mu­chos en­cuen­tran en los fes­te­jos de es­tos días —que co­men­za­ron es­te fin de se­ma­na y cul­mi­nan hoy en la no­che de Ha­llo­ween— la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra dar rien­da suel­ta a to­do ti­po de ex­ce­sos, nor­mal­men­te acom­pa­ña­dos de la in­ges­tión ex­ce­si­va de al­cohol.

An­te es­te panorama, las au­to­ri­da­des lo­ca­les han em­pren­di­do una se­rie de me­di­das pa­ra tran­qui­li­zar los áni­mos y con­se­guir ba­jar los ín­di­ces de de­lin­cuen­cia.

Por ejem­plo, en Coeur d’Ale­ne, Idaho, la so­cie­dad pro­tec­to­ra de ani­ma­les ha prohi­bi­do du­ran­te es­tos días la adop­ción de ga­tos ne­gros.

¿La ra­zón? Evi­tar que es­tos po­bres ani­ma­les sean uti­li­za­dos co­mo ob­je­to de bro­ma pa­ra dar sus­tos o, aún peor, co­mo sa­cri­fi­cio en ri­tua­les sa­tá­ni­cos.

Por fa­vor, pa­se a la pá­gi­na si­guien­te

MOLLY BEMBRY, de 4 años, dis­fru­ta de una fies­ta de Ha­llo­ween en Ta­llahas­see.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.