Mano du­ra con­tra ‘‘ma­los es­pi­rí­tus’’ en fies­ta de Ha­llo­ween

El Nuevo Herald - - De La Portada -

VIE­NE DE LA PRI­ME­RA PA­GI­NA

Mien­tras tan­to, pa­ra que las in­cli­na­cio­nes de­mo­nía­cas se que­den en ca­sa, en De­troit, Mi­chi­gan, han pen­sa­do que lo me­jor es re­bau­ti­zar la fies­ta de Ha­llo­ween, que an­te­rior­men­te se lla­ma­ba De­vil’s Night (La No­che del Dia­blo), co­mo An­gels’ Night (La No­che de los An­ge­les).

Por si no bas­ta­se con el ‘‘exor­cis­mo’’ del nom­bre, las au­to­ri­da­des han im­pues­to un to­que de que­da pa­ra los me­no­res. A las 10 p.m. se de­ben ha­ber re­ti­ra­do los quin­cea­ñe­ros; una ho­ra más tar­de, es el lí­mi­te pa­ra los de 16 y 17 años.

No re­sul­ta ex­tra­ño que en De­troit se ha­yan adop­ta­do me­di­das de es­ta ín­do­le, y más te­nien­do en cuen­ta que, se­gún un in­for­me pu­bli­ca­do ayer, es­ta ciu­dad es la se­gun­da más pe­li­gro­sa del país.

Las nor­mas de ex­cep­ción en la ciu­dad del mo­tor in­clu­yen tam­bién la prohi­bi­ción de en­cen­der fue­go con ga­so­li­na, que­ro­seno u otros com­bus­ti­bles in­fla­ma­bles den­tro de con­te­ne­do­res, ya que tra­di­cio­nal­men­te han ar­di­do co­ches, cu­bos de ba­su­ra y has­ta ca­sas por cul­pa de es­tas ho­gue­ras.

En Ma­di­son, Wis­con­sin, la mano du­ra pa­re­ce ha­ber co­men­za­do a sur­tir efec­to y el nú­me­ro de de­ten­cio­nes en una fies­ta en la que se so­lían con­gre­gar 80,000 per­so­nas se re­du­jo de 566 el año pa­sa­do a 250 es­te fin de se­ma­na.

El des­cen­so en el nú­me­ro de ván­da­los –pe­ro tam­bién de asis­ten­tes a la fies­ta– se con­si­guió con dos sim­ples me­di­das: co­brar una en­tra­da de $5 y man­dar a to­do el mun­do a sus ca­sas a par­tir de la 1:30 a.m.

Sin em­bar­go, la preo­cu­pa­ción es­tos días va más allá de los ac­tos de van­da­lis­mo y se tras­la­da tam­bién a otros de­li­tos, so­bre to­do los de ín­do­le se­xual.

Pa­ra evi­tar que los vio­la­do­res ac­túen con im­pu­ni­dad, va­rios es­ta­dos han es­ta­ble­ci­do res­tric­cio­nes que afec­tan a los acu­sa­dos de de­li­tos se­xua­les que se ha­llen ba­jo in­ves­ti­ga­ción o en li­ber­tad con­di­cio­nal.

En Ten­nes­see, a esas per­so­nas se les ha prohi­bi­do acu­dir a fies­tas de dis­fra­ces y de­co­rar el ex­te­rior de sus ca­sas pa­ra no atraer ha­cia ellas a los ni­ños que van pi­dien­do go­lo­si­nas de puer­ta en puer­ta.

NIKIESHA RENKO, de Mia­mi Beach, par­ti­ci­pa en una fies­ta de dis­fra­ces en el Me­tro­zoo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.