San­grien­to oc­tu­bre en Irak de­ja un sal­do de 101 ba­jas pa­ra EEUU

El Nuevo Herald - - De La Portada -

VIE­NE DE LA PRI­ME­RA PA­GI­NA Uni­ver­si­ta­rios. Fue ase­si­na­do al sa­lir de su ca­sa.

Des­de que co­men­zó la gue­rra han si­do ase­si­na­dos por lo me­nos 156 pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios y se cree que cien­tos, si no mi­les, han hui­do del país.

La ex­plo­sión en Ciu­dad Sadr, en las afue­ras de Bagdad, des­tro­zó pues­tos de ven­ta de co­mi­da.

El aten­ta­do cau­só la muer­te de de­ce­nas de jor­na­le­ros que se reunían allí to­das las ma­ña­nas en la es­pe­ran­za de ser con­tra­ta­dos pa­ra tra­ba­jar en obras de cons­truc­ción.

La po­li­cía in­di­có que al me­nos 59 per­so­nas re­sul­ta­ron he­ri­das.

Ciu­dad Sadr es un bas­tión del Ejér­ci­to Mah­di, mi­li­cia leal al clé­ri­go ra­di­cal chii­ta Muq­ta­da al-Sadr, y ha si­do es­ce­na­rio de nu­me­ro­sos ata­ques de su­pues­tos mi­li­tan­tes de Al Qai­da que tra­tan de pro­vo­car re­pre­sa­lias chii­tas y hun­dir al país en una gue­rra ci­vil to­tal.

Had­ley, mien­tras tan­to, se reunió con Mou­wa­fak al-Ru­baie en su ofi­ci­na en la Zo­na Ver­de co­mo par­te de la de­ci­sión la se­ma­na pa­sa­da de for­mar una co­mi­sión con­jun­ta pa­ra coor­di­nar las re­la­cio­nes nor­te­ame­ri­cano- ira­quíes , es­pe­cial­men­te la ac­ti­vi­dad mi­li­tar.

‘‘Las dos par­tes dis­cu­tie­ron el tra­ba­jo del co­mi­té acor­da­do en­tre el pri­mer mi­nis­tro y el Pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, y es­tá di­se­ña­do pa­ra coor­di­nar el desa­rro­llo de las fuer­zas de se­gu­ri­dad ira­quíes, ace­le­rar el en­tre­na­mien­to mi­li­tar, la re­con­ci­lia­ción en­tre ira­quíes y la gue­rra con­tra el te­rro­ris­mo’’, in­di­có la de­cla­ra­ción del go­bierno.

Por otra par­te, un sol­da­do es­ta­dou­ni­den­se se­cues­tra­do la se­ma­na pa­sa­da en Irak es­ta­ba ca­sa­do se­cre­ta­men­te con una es­tu­dian­te ira­quí, y se en­con­tra­ba con su es­po­sa y la fa­mi­lia de és­ta cuan­do pis­to­le­ros en­mas­ca­ra­dos lo sa­ca­ron de la ca­sa, le ama­rra­ron las ma­nos y lo pu­sie­ron en el asien­to tra­se­ro de un Mer­ce­des blan­co, di­jo ayer una mu­jer que di­jo ser su sue­gra.

La­ti­fah Is­fieh Nas­ser ex­pli­có que va­rios miem­bros de la fa­mi­lia opu­sie­ron una re­sis­ten­cia inú­til, pa­ra evi­tar el se­cues­tro por hom­bres que se cree son del Ejér­ci­to Mah­di.

Las nor­mas de las fuer­zas ar­ma­das nor­te­ame­ri­ca­nas prohí­ben a los sol­da­dos ca­sar­se con ciu­da­da­nos de un país don­de los es­ta­dou­ni­den­ses es­tán en gue­rra. No hu­bo co­men­ta­rio in­me­dia­to del co­man­do nor­te­ame­ri­cano so­bre el re­por­te.

Fuen­tes mi­li­ta­res es­ta­dou­ni­den­ses han di­cho que el sol­da­do, un lin­güis­ta des­cen­dien­te de ira­quíes, es­ta­ba vi­si­tan­do fa­mi­lia­res en el dis­tri­to de Ka­ra­dah, en el cen­tro de Bagdad, cuan­do fue se­cues­tra­do. Sus cap­to­res usa­ron su ce­lu­lar pa­ra con­tac­tar a su fa­mi­lia, di­je­ron.

SOL­DA­DOS ES­TA­DOU­NI­DEN­SES lle­van a cabo un re­gis­tro en bus­ca de in­sur­gen­tes y ar­mas en un edi­fi­cio en la ciu­dad ira­quí de Mo­sul. Oc­tu­bre ha si­do el mes más le­tal pa­ra las fuer­zas nor­te­ame­ri­ca­nas en lo que va de año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.