Bush afir­ma que los de­mó­cra­tas ca­re­cen de un plan pa­ra Irak

El Nuevo Herald - - La Nacion - MA­XIM KNIAZKOV / AFP STATEBORO, Geor­gia

El

pre­si­den­te es­ta­dou­ni- den­se, Geor­ge W. Bush, acu­só ayer a los de­mó­cra­tas de ca­re­cer de un plan pa­ra Irak, cu­ya gue­rra se vol­vió el te­ma do­mi­nan­te de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del 7 de no­viem­bre en Es­ta­dos Uni­dos, al ini­ciar una úl­ti­ma se­ma­na de agre­si­va cam­pa­ña.

‘‘Si es­cu­chan aten­ta­men­te pa­ra tra­tar de ver un plan de­mó­cra­ta pa­ra ven­cer, (se da­rán cuen­ta de que) no lo tie­nen. Irak es el prin­ci­pal fren­te en la gue­rra con­tra el te­rro­ris­mo, y aun así no tie­nen una es­tra­te­gia pa­ra la vic­to­ria’’, di­jo Bush en un ac­to pro­se­li­tis­ta re­pu­bli­cano en el es­ta­do de Geor­gia (sur).

‘‘ El en­fo­que de­mó­cra­ta ha­cia Irak se re­du­ce a es­to: los te­rro­ris­tas ga­nan y Es­ta­dos Uni­dos pier­de. Eso es lo que es­tá en jue­go en es­tas elec­cio­nes. La me­ta de­mó­cra­ta es sa­lir de Irak, la me­ta re­pu­bli­ca­na es ga­nar en Irak’’, des­ta­có el man­da­ta­rio.

Bush lla­mó a los re­pu­bli­ca­nos a no per­der las es­pe­ran­zas pa­ra las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas, en las que en­cues­tas dan ven­ta­ja a los opo­si­to­res de­mó­cra­tas, al se­ña­lar: ‘‘Es­tas elec­cio­nes es­tán le­jos de ha­ber­se ter­mi­na­do’’.

Los via­jes a esos es­ta­dos del sur, ga­na­dos por Bush en el 2004 con 58% y 61% res­pec­ti­va­men­te, po­nen de re­lie­ve cam­bios drás­ti­cos en el panorama po­lí­ti­co es­ta­dou­ni­den­se des­de la úl­ti­ma elec­ción pre­si­den­cial, cuan­do los re­pu­bli­ca­nos con­si­de­ra­ban am­bas re­gio­nes co­mo sus bas­tio­nes se­gu­ros.

En Sta­tes­bo­ro el pre­si­den­te im­pul­só la cam­pa­ña del ex le­gis­la­dor re­pu­bli­cano Max Burns, quien tra­ta de arre­ba­tar­le el es­ca­ño al de­mó­cra­ta John Ba­rrow.

Usu­fruc­tuan­do su ma­yo­ría en la Le­gis­la­tu­ra del es­ta­do, los re­pu­bli­ca­nos re­di­se­ña­ron el dis­tri­to de Ba­rrow, se­pa­ran­do las áreas me­nos po­bla­das y de­jan­do in­clu­so el do­mi­ci­lio del pro­pio Ba­rrow, en At­hens, fue­ra de los lí­mi­tes del dis­tri­to.

No obs­tan­te, el le­gis­la­dor de­mó­cra­ta, que de esa for­ma fue obli­ga­do a mu­dar­se a Sa­van­nah, si­gue man­te­nien­do ven­ta­ja en los son­deos de in­ten­ción de vo­to.

Los de­mó­cra­tas ne­ce­si­tan un cla­ro in­cre­men­to de 15 ban­cas pa­ra re­cu­pe­rar el con­trol de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, que per­die­ron a ma­nos de los re­pu­bli­ca­nos en 1994, y seis asien­tos pa­ra re­cu­pe­rar el Se­na­do.

De Geor­gia, Bush te­nía pre­vis­to via­jar a Su­gar Land, un su­bur­bio con­ser­va­dor de Hous­ton (Te­xas, sur), don­de los re­pu­bli­ca­nos tra­tan de con­ser­var una ban­ca que de­jó va­can­te el lí­der de la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na Tom De­Lay, quien re­nun­ció en me­dio de un es­cán­da­lo éti­co el pa­sa­do abril. Aun­que se di­jo que era pa­ra ayu­dar al par­ti­do, la re­nun­cia pro­vo­có una si­tua­ción al­go caó­ti­ca en Su­gar Land, por­que se aca­ba­ban de im­pri­mir las pa­pe­le­tas con el nom­bre de De­Lay y le­gal­men­te no pu­die­ron cam­biar­se.

Los re­pu­bli­ca­nos es­tán, por lo tan­to, apos­tan­do por una can­di­da­ta cu­yo nom­bre es agre­ga­do por ellos mis­mos en la pa­pe­le­ta, She­lley Se­ku­la Gibbs, quien com­pi­te con el de­mó­cra­ta Nick Lam­pson.

Bush, ex go­ber­na­dor de Te­xas, es­pe­ra em­plear su in­fluen­cia en el es­ta­do pa­ra dar­le una mano a Se­ku­la Gibbs.

Las ta­reas de Bush en los es­ta­dos su­re­ños ilus­tran las di­fi­cul­ta­des que en­fren­tan los re­pu­bli­ca­nos en la pró­xi­ma elec­ción, en la que se de­ci­di­rán los 435 asien­tos de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, 33 ban­cas del Se­na­do, 36 go­ber­na­do­res y va­rios ayun­ta­mien­tos.

EL PRE­SI­DEN­TE Bush sa­lu­da a la mul­ti­tud du­ran­te una ma­ni­fes­ta­ción en apo­yo de la cam­pa­ña de Max Burns.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.