Ca­ta­lu­ña ce­le­bra elec­cio­nes con es­pe­ran­zas de lo­grar es­ta­bi­li­dad

El Nuevo Herald - - El Mundo - DA­NIEL WOOLLS / As­so­cia­ted Press MADRID

La

úl­ti­ma vez que la re­gión de Ca­ta­lu­ña ce­le- bró elec­cio­nes, las co­sas se com­pli­ca­ron rá­pi­da­men­te y así se que­da­ron.

Los par­ti­dos iz­quier­dis­tas per­de­do­res en los co­mi­cios del 2003 se agru­pa­ron pa­ra for­mar una coa­li­ción de go­bierno, en una dé­bil alian­za pla­ga­da de dispu­tas in­ter­nas que la lle­va­ron a la di­so­lu­cion.

Pe­se a ello, se las arre­gla­ron pa­ra con­se­guir nue­vos po­de­res en esa se­mi­au­tó­no­ma re­gión, cau­san­do ira en el res­to de Es­pa­ña.

La frac­tu­ra de la coa­li­ción en­ca­be­za­da por los so­cia­lis­tas ha pro­vo­ca­do el lla­ma­do a elec­cio­nes ade­lan­ta­das.

Y cuan­do los ca­ta­la­nes vo­ten el miér­co­les pa­ra re­no­var su le­gis­la­tu­ra de 135 es­ca­ños, lo ha­rán con la es­pe­ran­za de con­se­guir es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca.

Aún así, los son­deos de opi­nión mues­tran a un elec­to­ra­do di­vi­di­do –aun­que con los con­ser­va­do­res en li­ge­ra ven­ta­ja–, qui­zás una se­ñal que que ha­brá más ne­go­cia­cio­nes y una nue­va coa­li­ción.

El par­ti­do o coa­li­ción go­ber­nan­te nom­bra un pre­si­den­te, que en­ca­be­za la ra­ma eje­cu­ti­va, co­no­ci­da co­mo Ge­ne­ra­li­tat.

El úl­ti­mo pe­río­do de go­bierno es­tu­vo do­mi­na­do por un de­ba­te so­bre el na­cio­na­lis­mo –la idea de que Ca­ta­lu­ña es un país úni­co cul­tu­ral y lin­güís­ti­ca­men­te den­tro de otro país– y so­bre cuán­to acen­tuar las di­fe­ren­cias.

El go­bierno sa­lien­te fue una coa­li­ción di­ri­gi­da por los so­cia­lis­tas que apo­yó la idea de una Ca­ta­lu­ña au­tó­no­ma den­tro de Es­pa­ña, pe­ro que tam­bién in­cluía a un par­ti­do en pro de la in­de­pen­den­cia.

La coa­li­ción guió a Ca­ta­lu­ña a la apro­ba­ción en ju­nio de un re­fe­ren­dum que dio a la re­gión más po­der so­bre la re­cau­da­ción de im­pues­tos, el sis­te­ma ju­di­cial y la in­fra­es­truc­tu­ra, en­tre otras áreas, y una in­di­rec­ta pro­cla­ma­ción de Ca­ta­lu­ña co­mo una na­ción.

Pe­ro al fi­nal, el go­bierno re­gio­nal se au­tro­des­tru­yó por­que la Iz­quier­da Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lu­ña exi­gió más po­de­res y au­to­no­mía, se opu­so al re­fe­ren­dum al fi­nal y fue ex­pul­sa­do.

Los con­ser­va­do­res pro­me­ten un re­gre­so a la nor­ma­li­dad.

‘‘Lo que se ne­ce­si­ta no es un go­bierno na­cio­na­lis­ta, sino un go­bierno na­cio­na­lis­ta con la ca­be­za bien pues­ta’’, di­jo la se­ma­na pa­sa­da Ar­tur Mas, can­di­da­to del par­ti­do Unión y Con­ver­gen­cia.

EL PRI­MER mi­nis­tro es­pa­ñol, Jo­sé Luis Za­pa­te­ro, a la de­re­cha, sa­lu­da a la mu­che­dum­bre jun­to al can­di­da­to so­cia­lis­ta ca­ta­lán Jo­sé Mon­ti­lla du­ran­te una ma­ni­fes­ta­ción de cam­pa­ña en Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.