Rehén de sí mis­mo

El Nuevo Herald - - Cuba -

Lo úni­co que pue­de afir­mar­se tras ver las imá­ge­nes del úl­ti­mo vi­deo de Fi­del Cas­tro es que el go­ber­nan­te es­tá vi­vo. De vez en cuan­do, el ré­gi­men cu­bano pre­sen­ta a un hom­bre cla­ra­men­te en­fer­mo, que apa­re­ce en ba­ta y pi­ja­ma o con ro­pa de­por­ti­va que re­sal­ta su in­va­li­dez y siem­pre con pan­tu­flas. Es­te se­ñor ha­bla al­gu­nas pa­la­bras sin im­por­tan­cia y mues­tra un pe­rió­di­co pa­ra de­jar cons­tan­cia de la ac­tua­li­dad de la gra­ba­ción. Su­ce­de que ese hom­bre es más que el man­da­ta­rio de una is­la ca­ri­be­ña: du­ran­te dé­ca­das ha ejer­ci­do un po­der to­ta­li­ta­rio y ha es­ta­do de­trás de la ma­yo­ría de los acon­te­ci­mien­tos im­por­tan­tes de la se­gun­da mi­tad del si­glo pa­sa­do, de­ci­dien­do des­de el en­vío de tro­pas a Afri­ca has­ta los sa­bo­res de los he­la­dos. Y aho­ra no pue­de li­brar­se de esa ca­ra de asom­bro, mi­ra­da abs­traí­da y ges­to de es­pan­to an­te la pre­sen­cia de la muer­te.

El es­ti­lo de man­do uni­per­so­nal y om­ni­pre­sen­te de Cas­tro, man­te­ni­do du­ran­te ca­si 48 años, en mu­chos ca­sos im­pi­dió las de­fi­ni­cio­nes cla­ras y en otros im­pu­so gi­ros brus­cos a su po­lí­ti­ca, de acuer­do a las si­tua­cio­nes del mo­men­to. Aho­ra lo úni­co que no es­tá cla­ro es su sa­lud.

Por lo de­más, los cu­ba­nos van co­no­cien­do po­co a po­co lo que pue­den es­pe­rar de Raúl: ma­yor dis­ci­pli­na en to­dos los ór­de­nes, lo que va más allá de la es­fe­ra eco­nó­mi­ca y la­bo­ral pa­ra con­cre­tar­se en un con­trol so­cial más fé­rreo. Es­tá por ver­se si es­te in­ten­to de me­ter en cin­tu­ra al país re­dun­da­rá en me­jo­ras sa­la­ria­les y del ni­vel de vi­da.

Pe­ro al ré­gi­men le re­sul­ta im­po­si­ble plan­tear el ale­ja­mien­to de Fi­del Cas­tro du­ran­te va­rios me­ses y al mis­mo tiem­po de­mos­trar que el go­bierno fun­cio­na apa­ren­te­men­te bien sin su pre­sen­cia. La pa­ra­do­ja en es­te ca­so es que el me­ca­nis­mo de con­trol es­ta­ble­ci­do tie­ne tal per­fec­ción que su­pera a su crea­dor. Es­te me­ca­nis­mo, ca­paz de ga­ran­ti­zar la pues­ta en mar­cha de una su­ce­sión, ter­mi­na por de­jar fue­ra a los her­ma­nos Cas­tro. Por ello Raúl co­men­zó a re­pe­tir una y otra vez que Fi­del se man­te­nía al tan­to de to­do lo que pa­sa­ba en la na­ción y da­ba ór­de­nes por te­lé­fono, de in­me­dia­to los fun­cio­na­rios se su­ma­ron a es­ta ex­pli­ca­ción y aho­ra es el pro­pio man­da­ta­rio quien no só­lo mues­tra el equi­po y ha­ce su si­mu­la­cro de lla­ma­da. El ‘‘man­do por te­lé­fono’’ se ha con­ver­ti­do en la ex­pli­ca­ción per­fec­ta, pe­ro no de­ja de ser una sa­li­da que pre­ci­sa de la fi­de­li­dad ab­so­lu­ta de quie­nes re­ci­ben las lla­ma­das. El go­bierno de una na­ción re­du­ci­do a las lla­ma­das del pa­trón. Se tra­ta de una so­lu­ción re­li­gio­sa: hay una cú­pu­la del po­der que go­bier­na por man­da­to di­vino, que se li­mi­ta a se­guir las orien­ta­cio­nes de un ‘‘ser su­pre­mo’’. Quie­re es­to de­cir que to­da­vía Raúl no pue­de des­pren­der­se, ni si­quie­ra tem­po­ral­men­te, de la som­bra de su her­mano: no só­lo tie­ne que de­cir que Fi­del se re­cu­pe­ra, tie­ne que agre­gar que tra­ba­ja.

Que La Habana se ha­ya vis­to obli­ga­da a pre­sen­tar un nue­vo vi­deo evi­den­cia una de­bi­li­dad del ré­gi­men. No fue po­si­ble de­te­ner la fuer­za del ru­mor, sal­vo con la apa­ri­ción del man­da­ta­rio an­te la cá­ma­ra de vi­deo. Tam­bién se­ña­la que aun­que se ha pro­du­ci­do una cier­ta me­jo­ría, la su­pues­ta re­cu­pe­ra­ción es muy len­ta. Es aho­ra di­fí­cil afir­mar que den­tro de po­co más de un mes, el 2 de di­ciem­bre, Cas­tro re­gre­se al go­bierno. Lo más pro­ba­ble es que se man­ten­ga el man­do por te­lé­fono y men­sa­je­ros.

En es­te panorama lleno de con­je­tu­ras, el úl­ti­mo vi­deo no só­lo ha vuel­to a mos­trar la fra­gi­li­dad de Cas­tro, sino tam­bién la de su her­mano. Las cau­sas pue­den ser muy di­ver­sas –des­de la su­pues­ta lu­cha por el po­der que se lle­va a cabo has­ta los lí­mi­tes que el pro­pio Fi­del pue­de es­tar im­po­nien­do–, pe­ro lo cier­to es que el po­der de Raúl no tie­ne aún la le­gi­ti­mi­dad, des­de el pun­to de vis­ta ope­ra­ti­vo, que siem­pre ha dis­fru­ta­do Fi­del Cas­tro. La pa­la­bra del mi­nis­tro de las Fuer­zas Ar­ma­das no fue su­fi­cien­te pa­ra con­tro­lar la si­tua­ción de ru­mo­res cre­cien­tes.

El go­bierno ba­jo el man­do de Raúl vie­ne desa­rro­llan­do una es­tra­te­gia en dos cam­pos, que has­ta aho­ra pa­re­cía iba a re­sul­tar­le exi­to­sa. Por una par­te ha es­ta­do en­vian­do se­ña­les muy cla­ras so­bre los ob­je­ti­vos a lo­grar en los pró­xi­mos me­ses: in­cre­men­to de la dis­ci­pli­na, lu­cha con­tra la co­rrup­ción, au­men­to de los víncu­los co­mer­cia­les in­ter­na­cio­na­les. Por la otra, men­sa­jes im­pre­ci­sos so­bre la sa­lud del go­ber­nan­te. En és­tos se es­pe­ci­fi­ca que la re­cu­pe­ra­ción avan­za­ba, pe­ro sin aven­tu­rar una po­si­ble vuel­ta al man­do.

Es­tas de­cla­ra­cio­nes que en oca­sio­nes han re­sul­ta­do con­tra­dic­to­rias pa­re­cen obe­de­cer a un ob­je­ti­vo po­lí­ti­co muy bien de­fi­ni­do: man­te­ner vi­va la pre­sen­cia de Fi­del, mien­tras al mis­mo tiem­po se di­la­ta su au­sen­cia, y mien­tras tan­to se de­ja en cla­ro la nue­va lí­nea de go­bierno. Pe­ro las cir­cuns­tan­cias que han ro­dea­do la apa­ri­ción de es­te nue­vo vi­deo mues­tran que la es­ta­bi­li­dad y tran­qui­li­dad den­tro de Cu­ba es has­ta cier­to pun­to apa­ren­te, y que la pre­sen­cia de Fi­del Cas­tro si­gue ju­gan­do un pa­pel cla­ve, lo que abre otra vez las in­te­rro­gan­tes so­bre el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.