¡Ojo con Ha­llo­ween!

El Nuevo Herald - - Cuba -

La pa­la­bra Ha­llo­ween vie­ne de una con­trac­ción. All Ha­llows Eve, es de­cir, Vís­pe­ra de To­dos los San­tos, es la so­lem­ni­dad cris­tia­na que des­de el si­glo IV es­tre­na año tras año el mes de no­viem­bre.

A pe­sar de las raí­ces cris­tia­nas, ac­tual­men­te la fies­ta de Ha­llo­ween po­ne el acen­to en la ul­tra­tum­ba, en­ten­di­da en el peor de los sen­ti­dos. Ca­si to­do se re­du­ce a dis­fra­ces tru­cu­len­tos y te­rro­rí­fi­cos de brujas y a sím­bo­los de muer­te, in­clu­so con én­fa­sis en lo sa­tá­ni­co.

Los ni­ños ne­ce­si­tan fies­tas y dar rien­das suel­tas a su ima­gi­na­ción. De nin­gún mo­do se les de­be prohi­bir ce­le­brar el 31 de oc­tu­bre, pe­ro la fes­ti­vi­dad se pue­de pu­ri­fi­car de pa­ga­nis­mo. No hay que de­jar que los se­cu­la­ris­tas se­cu­la­ri­cen to­do lo re­li­gio­so. Por ejem­plo, cuan­do se acer­que el 25 de di­ciem­bre, ellos ha­rán es­fuer­zos por ocul­tar la ce­le­bra­ción del na­ci­mien­to del Ni­ño Je­sús. Pe­ro los cris­tia­nos no tie­nen por qué ha­cer­les el jue­go com­pran­do ador­nos y tar­je­tas que só­lo di­gan Fe­li­ces fies­tas. Bien pue­den bus­car las que ha­gan ex­plí­ci­ta re­fe­ren­cia a Fe­liz Na­vi­dad.

Pues bien, vol­vien­do al Ha­llo­ween, na­da cues­ta con­fec­cio­nar dis­fra­ces te­má­ti­cos de cor­te real­men­te ale­gre y fes­ti­vo. Y si se hi­cie­se al­gu­na con­ce­sión a dis­fra­ces lu­ci­fe­ri­nos, que­de cla­ro que só­lo se ha­ce en son de bur­la. Des­pués de to­do, Santo To­más Mo­ro de­cía: ‘‘El dia- blo, es­pí­ri­tu so­ber­bio, no so­por­ta que se bur­len de él’’.

Los pa­dres de fa­mi­lia de­ben ve­lar por que sus pe­que­ños no su­fran trau­ma psi­co­ló­gi­co a fuer­za de sus­tos. Al­gu­nos pe­que­ños son muy im­pre­sio­na­bles. Tam­bién de­ben in­cul­car­les la es­pi­ri­tua­li­dad de la con­fian­za en Dios to­do­po­de­ro­so, la cual que­da­ría com­pro­me­ti­da si se le con­ce­de de­ma­sia­do po­de­río a su­pues­tos po­de­res te­ne­bro­sos.

La fies­ta de Ha­llo­ween tam­bién tie­ne sus ries­gos pa­ra la in­te­gri­dad fí­si­ca de los pe­que­ños. To­dos los años su­ce­den ac­ci­den­tes, al­gu­nos fa­ta­les, cuan­do ni­ños ata­via­dos con os­cu­ros dis­fra­ces cru­zan co­rrien­do las ca­lles sin ser no­ta­dos a tiem­po por los cho­fe­res, no siem­pre cau­te­lo­sos.

El vi­si­teo por el ve­cin­da­rio en son de pe­dir ca­ra­me­los ( treat or trick) ha­ce, ade­más, que los ni­ños acu­mu­len de­ma­sia­das go­lo­si­nas. Si en al­go in­sis­ten to­dos los die­tis­tas hoy en día es en mo­de­rar el con­su­mo de edul­co­ran­tes, da­da la pla­ga de obe­si­dad in­fan­til. De mo­do que to­ca a los pa­pás ra­cio­nar­les por mu­chos días el bo­tín del mar­tes 31 de oc­tu­bre.

Al­gún año hu­bo in­clu­so ca­so cri­mi­nal con ca­ra­me­los en­ve­ne­na­dos. La ver­dad es que no se pue­de vi­vir pa­ra­noi­ca­men­te sos­pe­chan­do de to­do y de to­dos, pe­ro cuan­do se tra­ta de los hi­jos no de­ben aho­rrar­se pre­cau­cio­nes.

Y co­mo se sa­be que hay per­ver­ti­dos y psi­có­pa­tas con mal­sa­nas in­cli­na­cio­nes ha­cia los me­no­res, tam­bién hay que su­per­vi­sar bien las vi­si­tas y no de­jar que en­tren en ca­sas de per­so­nas que no sean de la en­te­ra con­fian­za de los pa­dres. Me­jor que los pe­que­ños no se aven­tu­ren le­jos del pro­pio ve­cin­da­rio, y mu­cho me­jor que só­lo vi­si­ten pa­rien­tes y amis­ta­des.

¡Fe­liz vís­pe­ra de To­dos los San­tos a pe­que­ños y ma­yo­res! eba­rriossj@aol.com

Sa­cer­do­te je­sui­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.