La vi­vien­da por las nu­bes

El Nuevo Herald - - Perspectiva -

Aun­que la Sec­ción Guía Re­si­den­cial que apa­re­ce co­mo un su­ple­men­to de pu­bli­ci­dad de El Nue­vo He­rald to­dos los sá­ba­dos me pa­re­ce una bur­la a la ma­yo­ría de los re­si­den­tes de los con­da­dos Mia­mi-Da­de y Bro­ward, la ho­jeo al­gu­na vez so­la­men­te pa­ra en­tre­te­ner­me co­mo aquel que lee un li­bro de cuen­tos.

En una pu­bli­ca­ción del sá­ba­do 21 de oc­tu­bre hay un ar­tícu­lo de Ja­na Soeld­ner Dan­ger que ha­ce re­fe­ren­cia a la es­ca­sez de vi­vien­da ase­qui­ble pa­ra la fuer­za la­bo­ral, ‘‘gen­te co­mo maes­tros, bom­be­ros y po­li­cías’’.

En es­te ar­tícu­lo se re­co­no­ce que ha­ce fal­ta pen­sar en per­so­nas co­mo los ju­bi­la­dos, y yo aña­di­ría que tam­bién hay que pen­sar en lo que de ver­dad es el grue­so de la po­bla­ción la­bo­ral, los em­plea­dos de ofi­ci­na, de tien­das por de­par­ta­men­to, de mer­ca­dos de ali­men­ta­ción, de lim­pie­za, los que pin­tan nues­tras ca­sas, los que co­sen nues­tras ro­pas, los que lim­pian nues­tras ca­lles.

En reali­dad, no só­lo los maes­tros, bom­be­ros y po­li­cías es­tán fal­tos de un lu­gar de­cen­te don­de vi­vir, hay mu­chos más. En al­gu­nos paí­ses, co­mo Es­pa­ña por ejem­plo, se ha crea­do un Mi­nis­te­rio de la Vi­vien­da. No sé si es una idea que re­sul­te, pe­ro in­dis­cu­ti­ble­men­te hay que ha­cer al­go, por­que no so­la­men­te la gen­te aco­mo­da­da tie­ne de­re­cho al sue­ño ame­ri­cano, el res­to tam­bién.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.