Car­ne y es­pí­ri­tu

El Nuevo Herald - - Perspectiva -

El ar­tícu­lo de Vi­cen­te Eche­rri Cul­pa­bles de pre­jui­cio [Pers­pec­ti­va, 26 de oc­tu­bre] nos ha­ce pen­sar que un sa­cer­do­te pue­de caer ba­jo los en­can­tos de un me­nor de edad que apa­ren­te­men­te ca­re­ce de buen jui­cio pa­ra po­der de­ter­mi­nar su con­duc­ta.

En­ton­ces, ¿ qué se pue­de es­pe­rar de un sa­cer­do­te que su­pues­ta­men­te de­be ser al­guien ma­du­ro, ca­paz de acon­se­jar y de guiar a sus se­me­jan­tes ?

¿Dón­de que­dan los vo­tos de cas­ti­dad y ce­li­ba­to que el sa­cer­do­te acep­tó y que de­be en­se­ñar a sus pu­pi­los?

¿Con­si­de­ra el au­tor res­pon­sa­ble la ac­ti­tud de un hom­bre que ce­de a los im­pul­sos de un ni­ño?

El que am­bas par­tes con­sien­tan en una re­la­ción no es ex­clu­yen­te pa­ra el ca­so de un sa­cer­do­te. Si sien­te que la car­ne es más fuer­te que su es­pi­ri­tua­li­dad, de­be des­pren­der­se de es­ta úl­ti­ma. No es cues­tión de pre­jui­cios, sino de có­mo se en­fo­ca la cri­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.