Cau­tos los mer­ca­dos con re­elec­ción de Lu­la

El Nuevo Herald - - Moneda - JAIME OR­TE­GA / EFE SAO PAU­LO

La re­elec­ción del pre­si­den­te bra­si­le­ño, Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va, fue re­ci­bi­da con una mez­cla de agra­do y cau­te­la por los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros que es­tán a la ex­pec­ta­ti­va de las no­ve­da­des que in­tro­du­ci­rá en la eco­no­mía en su se­gun­do man­da­to.

El triun­fo de Lu­la en las elec­cio­nes del do­min­go no fue nin­gu­na sor­pre­sa pa­ra los mer­ca­dos, que lo da­ban por des­con­ta­do, pe­ro sí lo han si­do de­cla­ra­cio­nes de miem­bros del go­bierno que de­fien­den un gi­ro en la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, con­si­de­ra­da de­ma­sia­do mo­ne­ta­ris­ta, pa­ra es­ti­mu­lar el cre­ci­mien­to.

Na­die es­pe­ra que en su se­gun­do go­bierno, que co­men­za­rá el pró­xi­mo 1 de enero, Lu­la se sal­ga de la lí­nea eco­nó­mi­ca se­gui­da has­ta aho­ra, pe­ro al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas se mues­tran in­quie­tos por de­cla­ra­cio­nes co­mo las del mi­nis­tro de Ha­cien­da, Gui­do Man­te­ga, quien ayer di­jo que la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca pue­de ser más fle­xi­ble y con én­fa­sis en el desa­rro­llo.

Una opi­nión si­mi­lar ex­pre­só el do­min­go el mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ins­ti­tu­cio­na- les, Tar­so Gen­ro, quien va­ti­ci­nó el fin de ‘‘la preo­cu­pa­ción neu­ró­ti­ca con la in­fla­ción, sin pen­sar en la dis­tri­bu­ción de ren­ta y el cre­ci­mien­to’’.

Pa­ra fo­men­tar el cre­ci- mien­to eco­nó­mi­co el Ban­co Cen­tral ten­dría que re­du­cir drás­ti­ca­men­te los ti­pos de in­te­rés, que ac­tual­men­te son del 13.75 por cien­to anual, un pa­so de­fen­di­do por Man­te­ga y apo­ya­do por los em­pre­sa­rios pe­ro que los mer­ca­dos to­man con pin­zas.

‘‘ El mer­ca­do tam­bién quie­re in­tere­ses me­no­res pe­ro es­pe­ra que una re­duc­ción se ha­ga de for­ma pru­den­te’’, di­jo a Efe el eco­no­mis­ta Alex Agos­ti­ni, de la agen­cia de cla­si­fi­ca­ción de ries­go Aus­tin Ra­ting, quien con­si­de­ra hay mu­cha es­pe­cu­la­ción so­bre lo que se­rá el se­gun­do go­bierno Lu­la y so­bre la po­si­bi­li­dad de cam­bios en su equi­po eco­nó­mi­co.

Se­gún los ana­lis­tas, cam­bios eco­nó­mi­cos siem­pre ge­ne­ran al­gún ner­vio­sis­mo en los mer­ca­dos, y eso lle­vó al ín­di­ce Ibo­ves­pa de la bol­sa de Sao Pau­lo a caer ayer el 1.09 por cien­to, has­ta los 38,900 pun­tos, mien­tras que el dó­lar subió el 0.60 por cien­to y vol­vió a su­pe­rar el lis­tón de los 2.150 rea­les.

‘‘ El mer­ca­do siem­pre pien­sa que don­de hay hu­mo hay fue­go, y eso fue lo que ocu­rrió ayer. Los in­ver­so­res es­tán un po­co a la de­fen­si­va pe­ro no lle­ga a ser una preo­cu­pa­ción’’, anotó Agos­ti­ni.

En su dis­cur­so de la vic­to­ria Lu­la afir­mó que es­pe­ra que la eco­no­mía bra­si­le­ña crez­ca en el 2007 el 5%, con­tra el 3.5 por cien­to pre­vis­to pa­ra es­te año por el Ban­co Cen­tral, lo que se­ría al­go po­si­ti­vo pa­ra el país pe­ro al mis­mo tiem­po exi­gi­ría un cui­da­do re­do­bla­do con la in­fla­ción.

‘‘ El se­gun­do go­bierno de Lu­la pue­de es­tar más orien­ta­do ha­cia el desa­rro­llo pe­ro sin rup­tu­ras en la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca’’, opi­nó el di­rec­tor de la co­rre­du­ría de va­lo­res Ago­ra Se­nior, Al­va­ro Bandeira.

CON­TRO­LA­DO­RES DEL mer­ca­do de Sao Pau­lo su­per­vi­sa­ban ayer las ope­ra­cio­nes bur­sá­ti­les.

Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.