Con la mi­ra fi­ja en el por­ve­nir

Ri­ley re­cuer­da ca­da uno de sus ga­lar­do­nes co­mo te­so­ros es­pe­cia­les de su bri­llan­te tra­yec­to­ria, pe­ro vis­lum­bra la nue­va tem­po­ra­da de la NBA co­mo un enor­me re­to, con bo­rrón y cuen­ta nue­va

El Nuevo Herald - - Deportes - JOR­GE EBRO El Nue­vo He­rald

Via­jó por me­dio mun­do des­de Eu­ro­pa a Ja­pón, ca­zó bú­fa­los con ar­co en las in­ter­mi­na­bles sa­ba­nas de Afri­ca y aho­ra es­tá lis­to pa­ra de­fen­der el tí­tu­lo de cam­peón, co­mo si una nue­va san­gre co­rrie­ra por sus ve­nas.

El ve­rano de Pat Ri­ley se des­ple­gó bien le­jos de su ofi­ci­na en la Are­na Ame­ri­can Air­li­nes, pe­ro los ecos del triun­fo en la Fi­nal de la NBA lo per­si­guie­ron a don­de­quie­ra que es­tu­vo.

Pe­ro esos ecos se han apa­ga­do y pa­ra el coach del Heat de Mia­mi, to­do co­mien­za des­de ce­ro.

‘‘Ga­na­mos un tí­tu­lo y es­ta­re­mos or­gu­llo­sos de eso to­da la vi­da’’, afir­ma Ri­ley. ‘‘Va­mos a de­fen­der­lo, pe­ro no va­mos a mi­rar ha­cia atrás con nos­tal­gia. Eso ya es pa­sa­do y lo dis­fru­ta­mos en su jus­ta me­di­da. Hay que mi­rar ha­cia ade­lan­te. Nos es­pe­ra mu­cho tra­ba­jo por de­lan­te’’.

El mis­mo Ri­ley no se ha de­te­ni­do ni un se­gun­do des­de que ter­mi­na­ra su ve­rano de via­jes y eso se pue­de ver en el nue­vo li­bro de es­tra­te­gias que él y su equi­po téc­ni­co di­se­ña­ron pa­ra la tem­po­ra­da.

Aun­que gran par­te del equi­po es­tá in­tac­to y el 80 por cien­to de las ju­ga­das gi­ran al­re­de­dor de Sha­qui­lle O’Neal y Dwyane Wa­de, Ri­ley no se can­sa de bus­car nue­vos ele­men­tos que in­tro­duz­can un po­co de sor­pre­sa en lo que ya se sa­be de an­te­mano.

Na­die co­mo Ri­ley, en su rol co­mo pre­si­den­te del Heat, en­tien­de la ne­ce­si­dad de los cam­bios pau­la­ti­nos has­ta en­con­trar la com­bi­na­ción per­fec­ta de co­sas, por eso sor­pren- dió que es­ta pre­tem­po­ra­da fue­ra de las más tran­qui­las de su ca­rre­ra.

Y no es que Ri­ley desecha­ra por com­ple­to la idea de ha­cer cam­bios en el rós­ter -co­mo en los tres ve­ra­nos pre­vios- , sino que su ins­tin­to le acon­se­jó de no tra­tar de arre­glar al­go que no es­ta­ba ro­to.

‘‘Creo que es­te es un gran equi­po’’, apun­tó Ri­ley. ‘‘Son in­te­li­gen­tes, ver­sá­ti­les, ta­len­to­sos y es­tán dis­pues­tos a me­jo­rar. No que­ría ju­gar con eso. Soy un po­co su­pers­ti­cio­so, de mo­do que no iba a des­tro­zar un equi­po que ga­nó un cam­peo­na­to só­lo por el pla­cer de ha­cer­lo’’.

Sin em­bar­go, na­die co­mo Ri­ley en­tien­de que de­fen­der una co­ro­na en­tra­ña más ries­gos que con­quis­tar­la y es­ta pre­tem­po­ra­da ha caí­do de nue­vo en­ci­ma de sus ju­ga­do­res con esa fuer­za mo­ti­va­cio­nal que tan­to le ca­rac­te­ri­za.

A pe­sar de con­fiar en sus pu­pi­los, tam­po­co se duer­me en la creen­cia de que el ca­mino ha­cia una di­nas­tía es al­go es­cri­to en las es­tre­llas.

‘‘Men­ti­ría si di­go que es­ta ha si­do una bue­na pre­tem­po­ra­da’’, re­co­no­ció Ri­ley. ‘‘Te­ne­mos al­gu­nas le­sio­nes y al­gu­nos ju­ga­do­res que no es­tán en su me­jor for­ma. No es­ta­mos en el pun­to óp­ti­mo. No es­toy fe­liz con eso, pe­ro uno tie­ne que lu­char y sa­lir ade­lan­te con lo que po­see’’.

De to­dos mo­dos, Ri­ley no es­tá preo­cu­pa­do en ex­ce­so, pues si al­go le de­mos­tró su equi­po es que pue­de le­van­tar­se de sus ce­ni­zas en el mo­men­to jus­to pa­ra dar­le un vuel­co a la peor de­rro­ta.

Co­mo ol­vi­dar que tras caer an­te to­dos los con­jun­tos de la éli­te de la NBA, el Heat arro­lló a sus ri­va­les en los pla­yoffs y se re­cu­pe­ró de tres fra­ca­sos en la Fi­nal pa­ra ga­nar cua­tro jue­gos en fi­la.

‘‘ Eso es lo que ha­ce un equi­po ve­te­rano’’, apun­tó Ri­ley, quien es el se­gun­do coach más ga­na­dor en la his­to­ria de la NBA de­trás de Lenny Wil­kens con 1,322 triun­fos en 22 tem­po­ra­das.

‘‘ Su­pie­ron ad­mi­nis­trar­se [los ju­ga­do­res del Heat] y gol­pea­ron cuan­do más fal­ta ha­cía’’, en­fa­ti­zó con or­gu­llo el ex­pe­ri­men­ta­do ti­món de cam­peo­nes. ‘‘Pe­ro la his­to­ria no se re­pi­te a me­nos que uno no re­do­ble su en­tre­ga. El si­guien­te tí­tu­lo no nos va a caer del cie­lo. Te­ne­mos que su­bir a bus­car­lo aun­que sea al fin del mun­do’’.

TO­DO CO­MIEN­ZA des­de ce­ro pa­ra Pat Ri­ley al inau­gu­rar­se hoy la tem­po­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.