El Re­lám­pa­go mar­ca la di­fe­ren­cia

Mu­chos de los ju­ga­do­res es­te­la­res de la li­ga de los gi­gan­tes cla­man por lo que ya tie­ne Wa­de, pe­ro ten­drán que su­dar tin­ta pa­ra arre­ba­tár­se­lo a un bas­quet­bo­lis­ta des­ti­na­do a la gran­de­za

El Nuevo Herald - - Deportes - JOR­GE EBRO El Nue­vo He­rald

Alos po­cos días de que va­rios pe­rió­di­cos na­cio­na­les pu­bli­ca­ran una fo­to enor­me de Dwyane Wa­de ele­van­do el tro­feo de cam­peón, el es­col­ta del Heat de Mia­mi re­ci­bió un men­sa­je de un ami­go cer­cano.

‘‘Que lo dis­fru­te, que no le va a du­rar mu­cho’’, ex­pre­só LeB­ron Ja­mes. ‘‘He vis­to lo que sig­ni­fi­ca ga­nar y, aun­que es­toy con­ten­to con D-Wa­de, yo tam­bién quie­ro ese tro­feo en mis ma­nos’’.

Y Car­me­lo Ant­hony, y Kirk Hin­rich, y Dwight Ho­ward, y Ama­re Stou­de­mi­re...

El sur­gi­mien­to de Wa­de co­mo la es­tre­lla jo­ven más res­plan­de­cien­te de la NBA no ha he­cho otra co­sa que des­per­tar una sa­na en­vi­dia -él, Ja­mes y Ant­hony se lle­van muy bien más allá de la can­cha- por su­bir al trono de la li­ga.

Cier­ta­men­te, Wa­de lle­gó pri­me­ro al ce­tro, pe­ro cuán­to tiem­po po­drá man­te­ner­se en la ci­ma in­di­vi­dual de la NBA y, so­bre to­do, de qué ma­ne­ra sos­ten­drá al Heat so­bre sus hom­bros a me­di­da que de­cli­na el do­mi­nio y las ha­bi­li­da­des de Sha­qui­lle O’Neal.

‘‘ Mu­chos equi­pos van a que­rer me­dir­se con­tra no­so­tros, y eso va a pa­sar de prin­ci­pio a fin de la tem­po­ra­da’’, afir­ma Wa­de. ‘‘De una par­te, es un ho­nor. De la otra, va a ser du­ro con­te­ner esa ava­lan­cha que se nos vie­ne en­ci­ma’’.

Si Wa­de pe­ne­tró ha­cia el ca­nas­to co­mo Dwy­ne por su ca­sa en los pla­yoffs y, es­pe­cial­men­te en la Fi­nal de la NBA con­tra los Ma­ve­ricks de Da­llas, es­ta vez no de­be es­pe­rar de­ma­sia­dos ca­mi­nos abier­tos de par­te de las de­fen­sas de turno.

Pe­ro si al­go que­dó re­afir­ma­do en la pre­tem­po­ra­da es que la pun­te­ría que re­ve­ló Wa­de en los fi­na­les del año pa­sa­do y su acier­to en los dis­pa­ros de tri­ples, no fue­ron obra de la pu­ra ca­sua­li­dad.

Lo que pa­re­cía al­go es­po­rá­di­co en un hom­bre cu­ya ar­ma prin­ci­pal era el ata­que sin mie­do al aro, es aho­ra un ar­ma in­se­pa­ra­ble de su ar­se- nal. En el ca­so de Wa­de, los ti­ros de me­dia can­cha y des­de más allá del ar­co, lle­ga­ron pa­ra que­dar­se.

‘‘ Si­go cre­yen­do que su jue­go prin­ci­pal es el de ata­que’’, ex­pre­sa el coach Pat Ri­ley. ‘‘Pe­ro ha­brá no­ches en que se sen­ti­rá có­mo­do con su se­lec­ción de ti­ro y eso le ayu­da­rá, cuan­do otras co­sas no le sal­gan co­mo desea’’.

Pe­ro lo me­nos que preo­cu­pa a Ri­ley son las op­cio­nes de Wa­de a la ofen­si­va, sino la con­di­ción fí­si­ca de su es­tre­lla, que pa­só por un ex­te­nuan­te ve­rano de­bi­do a su par­ti­ci­pa­ción en el Cam­peo­na­to del Mun­do de Ja­pón.

Tras par­ti­ci­par en 82 en­cuen­tros de tem­po­ra­da re­gu­lar y 23 de pla­yoffs, Wa­de vio ac­ción en al me­nos 10 en­cuen­tros en la ci­ta ni­po­na -sin con­tar otros cin­co de ex­hi­bi­ción y el cam­po de en­tre­na­mien­to en Las Ve­gas- y no re­gre­só a Es­ta­dos Uni­dos has­ta el 4 de sep­tiem­bre, a me­nos de un mes del ini­cio de la pre­tem­po­ra­da.

‘‘No soy Su­per­man’’, bro­mea Wa­de. ‘‘Sé que po­si­ble­men­te al prin­ci­pio no pue­da vo­lar tan al­to co­mo qui­sie­ra. ‘‘Pe­ro en cua­tro años en la li­ga he apren­di­do a ju­gar con in­te­li­gen­cia y de­ter­mi­na­ción. Lue­go, cuan­do re­gre­se la fuer­za de mis pier­nas, to­dos ve­rán al ver­da­de­ro Wa­de en su to­ta­li­dad’’.

Por otra par­te, el as­cen­so de Wa­de al es­tre­lla­to le ro­ba ca­si to­dos los mi­nu­tos de tiem­po li­bre dis­po­ni­bles por los de­seos de la América Cor­po­ra­ti­va de uti­li­zar su ima­gen en cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias.

Es­to tam­po­co le ha­ce mu­cha gra­cia a Ri­ley, pe­ro el coach con­fía en la in­te­li­gen­cia y la in­te­gri­dad de su ju­ga­dor pa­ra de­ter­mi­nar que su vi­da en el bás­quet­bol es lo pri­mor­dial y el res­to al­go se­cun­da­rio que lle­ga con la fa­ma.

‘‘Mi equi­po es lo pri­me­ro y eso es al­go que ten­go bien cla­ro’’, ma­ni­fies­ta con la humildad de siem­pre Wa­de. ‘‘Aho­ra mis­mo ya no pien­so en otra co­sa que sa­lir a ju­gar y de­fen­der el tí­tu­lo que tan­to tra­ba­jo nos cos­tó el año pa­sa­do. Pa­ra el res­to de las co­sas, ya ha­brá tiem­po’’.

EL SUR­GI­MIEN­TO de Dwyane Wa­de co­mo la es­tre­lla jo­ven más res­plan­de­cien­te des­per­tó la en­vi­dia en la NBA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.