Ni pien­sa La Rus­sa en la pa­la­bra re­ti­ro

El di­ri­gen­te cam­peón de la Se­rie Mun­dial con equi­pos re­pre­sen­ta­ti­vos de ca­da Li­ga Ma­yor ase­gu­ra que se pre­sen­ta­rá con el mis­mo en­tu­sias­mo de siem­pre a la pre­tem­po­ra­da del 2007

El Nuevo Herald - - Deportes - R.B. FALLSTROM / AP SAN LUIS

ATony La Rus­sa ni si­quie­ra le pa­sa por la men­te la pa­la­bra re­ti­ro, des­pués de ga­nar su se­gun­da co­ro­na de la Se­rie Mun­dial y pri­me­ra con los Car­de­na­les de San Luis.

De pa­so, ase­gu­ró que es­tá sa­tis­fe­cho por la for­ma co­mo se con­du­jo en el ya fa­mo­so in­ci­den­te de ‘‘la mano en­lo­da­da’’ del ser­pen­ti­ne­ro Kenny Ro­gers en el se­gun­do y úni­co par­ti­do ga­na­do por los Ti­gres de De­troit.

La Rus­sa, de 62 años de edad, es­tá ba­jo con­tra­to has­ta fi­na­les de la tem­po­ra­da del 2007 y ase­gu­ró que acu­di­rá a los pró­xi­mos en­tre­na­mien­tos de pri­ma­ve­ra con el mis­mo en­tu­sias­mo de siem­pre.

‘‘Ima­gino que me quie­ren [los Car­de­na­les]’’, co­men­tó La Rus­sa, quien jun­to a Sparky An­der­son in­te­gra el úni­co par de di­ri­gen­tes ca­pa­ces de ga­nar tí­tu­los del Clá­si­co de Oc­tu­bre tan­to con un equi­po de la Li­ga Na­cio­nal co­mo con uno de la Ame­ri­ca­na. ‘‘ Es co­mo una pe­lí­cu­la de Holly­wood: cuan­to al­guien ga­na, ha­bla de re­ti­ro, pe­ro sien­to que to­do bri­lla de una ma­ne­ra ra­dian­te’’.

El di­ri­gen­te de los pá­ja­ros ro­jos fue cri­ti­ca­do por al­gu­nos ob­ser­va­do­res, en el sen­ti­do de que de­bió ser más enér­gi­co an­te los um­pi­res al pre­sen­tar­se Ro­gers con la mano iz­quier­da su­cia en el se­gun­do epi­so­dio del par­ti­do ga­na­do por los Ti­gres, pe­ro La Rus­sa en­fa­ti­zó que eso no hu­bie­ra si­do con­se­cuen­te con su ma­ne­ra de con­du­cir­se en el te­rreno de jue­go.

‘‘No ten­go re­mor­di­mien­tos y no pien­so que de­bí ha­cer na­da di­fe­ren­te al res­pec­to’’, in­di­có el ex­pe­ri­men­ta­do má­na­ger, lue­go del ma­jes­tuo­so des­fi­le de los Car­de­na­les, ce­le­bra­do el do­min­go en San Luis. ‘‘No es que qui­sie­ra al­guien apro­ve­char­se de la si­tua­ción, sino que pen­sé que [ re­cla­mar ai­ra­da­men­te] no en­ca­ja­ba en la in­te­gri­dad de la com­pe­ten­cia. No lo ha­ría, a me­nos que no se hu­bie­ra pro­du­ci­do al­gu­na for­ma de arre­glar el in­ci­den­te’’.

Con re­fe­ren­cia a un re­por­ta­je al res­pec­to pu­bli­ca­do por Sports Illus­tra­ted, La Rus­sa re­ve­ló que le co­men­tó el ca­so a sus pe­lo­te­ros, pre­gun­tán­do­le a ca­da uno si te­nían al­gu­na ob­je­ción en torno a la for­ma en la que él se ha­bía con­du­ci­do en el en­cuen­tro.

‘‘Na­die me di­jo al­go al res­pec­to y creo que su apro­ba­ción me com­pla­ció’’, en­fa­ti­zó.

La Se­rie Mun­dial del 2006 sig­ni­fi­có la dé­ci­ma co­ro­na ab­so­lu­ta ga­na­da por los Car­de­na­les a lo lar­go de su ri­co his­to­rial en las Li­gas Ma­yo­res.

Por su par­te, La Rus­sa ya ha­bía con­du­ci­do a los má­xi­mos lau­re­les a los Atlé­ti­cos de Oa­kland que ga­na­ron la jus­ta de 1989 por ba­rri­da so­bre los Gi­gan­tes de San Fran­cis­co.

La oca­sión pre­via en la que los pá­ja­ros ro­jos acu­die­ron a la fi­na­lí­si­ma del me­jor béis­bol del mun­do ter­mi­nó con una ba­rri­da 4-0, pe­ro a ma­nos de los Me­dias Ro­jas de Bos­ton en la cam­pa­ña del 2004.

TONY LA RUS­SA dis­fru­tó de lo lin­do de un fe­lino de pe­lu­che en la fas­tuo­sa ce­le­bra­ción de los Car­de­na­les (izq.).

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.