Klins­mann y su ata­que a la dis­po­si­ción de EEUU

El Nuevo Herald - - Deportes -

Se­ría

un desen­la­ce na­tu­ral y es­pe­ra­do si el ale­mán Juer­gen Klins­mann se con­vier­te en el pró­xi­mo en­tre­na­dor de la se­lec­ción de Es­ta­dos Uni­dos en re­em­pla­zo de Bru­ce Are­na. Es más, al­gu­nos ya lo dan por he­cho. El ex téc­ni­co de Ale­ma­nia ad­mi­tió por pri­me­ra vez pú­bli­ca­men­te, el vier­nes úl­ti­mo, que sos­tie­ne con­ver­sa­cio­nes in­for­ma­les con el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Fút­bol de Es­ta­dos Uni­dos, Su­nil Gu­la­ti.

Tras la eli­mi­na­ción de la es­cua­dra de las ba­rras y es­tre­llas en Ale­ma­nia 2006, Gu­la­ti dio pa­ra el re­em­pla­zan­te de Are­na un per­fil que coin­ci­de con los atributos que po­see Klins­mann.

Los re­qui­si­tos que Gu­la­ti de­man­da pa­ra el nue­vo se­lec­cio­na­dor son co­no­ci­mien­to del ba­lom­pié es­ta­dou­ni­den­se, tra­yec­to­ria, pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal y li­de­raz­go.

To­do eso lo reúne Klins­mann, quien des­de ha­ce ocho años re­si­de en Los An­ge­les y es ca­sa­do con una ciu­da­da­na es­ta­dou­ni­den­se. Su ca­rre­ra co­mo ju­ga­dor fue ex­cep­cio­nal: cam­peón mun­dial y de Eu­ro­pa con su país en 1990 y 1996, tres ve­ces mun­dia­lis­ta (1990, 1994 y 1998) y ju­ga­dor es­tre­lla del St­tut­gart, Ba­yern Mu­nich, In­ter y Mó­na­co.

Co­mo en­tre­na­dor se ini­ció el 26 de ju­lio del 2004, na­da me­nos que al fren­te de la se­lec­ción de Ale­ma­nia, an­fi­trio­na del Mun­dial del 2006. Pe­se a ser un no­va­to, el téc­ni­co de 42 años de edad no de­frau­dó y lle­vó a su es­cua­dra a la con­quis­ta de un ad­mi­ra­ble ter­cer pues­to.

Lo no­ta­ble de Klins­mann fue que le cam­bió el es­pí­ri­tu al equi­po ger­mano. Rom­pió con la tra­di­ción de un jue­go cau­te­lo­so y de­fen­si­vo, y lo lan­zó a la aven­tu­ra del ata­que. Con ello se ga­nó la ad­mi­ra­ción de 80 mi­llo­nes de com­pa­trio­tas, ávi­dos de abrir las puer­tas y to­mar ries­gos en pos de gran­des lo­gros.

Cuan­do el 12 de ju­lio pa­sa­do, anun­ció su re­nun­cia a la se­lec­ción ger­ma­na, el país que­dó su­mi­do en la tristeza, por­que Klins­mann lim­pia­men­te ha­bía sa­bi­do con­quis­tar el co­ra­zón de to­dos los ale­ma­nes.

La de­ci­sión del ex go­lea­dor de con­ti­nuar con su vi­da en Es­ta­dos Uni­dos fue se­gui­da con mu­cho in­te­rés por Gu­la­ti, quien nun­ca des­apro­ve­chó una opor­tu­ni­dad pa­ra ex­pre­sar su ad­mi­ra­ción por Klins­mann.

‘‘Es un hom­bre con enor­mes de­seos de apren­der’’, co­men­tó ha­ce po­cas se­ma­nas Gu­la­ti. ‘‘Siem­pre asis­tió a to­das las con­ven­cio­nes que or­ga­ni­za­mos. Pien­so que es un hom­bre con mu­chas cua­li­da­des pa­ra el pues­to’’.

Cuan­do Klins­mann col­gó los bo­ti­nes, se con­vir­tió en vi­ce­pre­si­den­te de una em­pre­sa de con­sul­to­ría en mer­ca­deo de­por­ti­vo, ba­sa­da en los Es­ta­dos Uni­dos.

Ac­to se­gui­do que­dó li­ga­do a la MLS co­mo miem­bro del Ga­laxy de Los An­ge­les.

Tras ser nom­bra­do en­tre­na­dor de Ale­ma­nia, man­tu­vo su re­si­den­cia en Ca­li­for­nia, y la pri­me­ra par­te de su nue­vo tra­ba­jo la reali­zó apo­ya­do en un so­fis­ti­ca­do sis­te­ma de co­mu­ni­ca­cio- nes, que le per­mi­tía un con­tac­to dia­rio con sus asis­ten­tes en Ale­ma­nia, a quie­nes ha­bla­ba y veía atra­vés de un cir­cui­to ce­rra­do de TV.

Mu­chas crí­ti­cas le llo­vie­ron por su for­ma de tra­ba­jo y, so­bre to­do, por el he­cho de di­ri­gir a la se­lec­ción ale­ma­na des­de el ex­tran­je­ro. Seis me­ses an­tes del Mun­dial se tras­la­dó a su país pa­ra la úl­ti­ma par­te del pro­ce­so, y fi­nal­men­te lo­gró un re­sul­ta­do al­ta­men­te apre­cia­do .

Klins­mann pue­de ayu­dar de ma­ne­ra de­ci­si­va a que Es­ta­dos Uni­dos de un pa­so ha­cia arri­ba y se mez­cle con las po­ten­cias del fút­bol in­ter­na­cio­nal. Aho­ra só­lo es un gran­de de la CONCA­CAF, pe­ro ha lle­ga­do el mo­men­to de se­guir es­ca­lan­do.

El ex téc­ni­co de la se­lec­ción ale­ma­na tie­ne el pres­ti­gio ne­ce­sa­rio pa­ra afron­tar de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble el nue­vo desafío es­ta­dou­ni­den­se, es­pe­cial­men­te aho­ra que ha­brá que re­em­pla­zar a una ge­ne­ra­ción de gra­nes ju­ga­do­res co­mo Clau­dio Rey­na, Brian McB­ri­de y Pa­blo Mas­tro­nei, en­tre otros, que tan­tas co­sas bue­nas le die­ron al ba­lom­pié de es­te país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.