La tra­di­ción

La Opinión - - RELIGIÓN -

El Miér­co­les de Ce­ni­za es un sím­bo­lo de los an­ti­guos ri­tos con que los pe­ca­do­res con­ver­ti­dos se so­me­tían a la pe­ni­ten­cia, se­gún el Di­rec­to­rio de la Pie­dad Po­pu­lar de la San­ta Se­de. Se apli­ca en for­ma de cruz en la fren­te acom­pa­ña­do de las pa­la­bras “Pol­vo eres y en pol­vo te con­ver­ti­rás”. Es re­co­men­da­ble que la ce­ni­za pro­ce­da de los ra­mos de los ár­bo­les ben­de­ci­dos en el Do­min­go de Ra­mos del año an­te­rior. No es un sa­cra­men­to, sino un “sa­cra­men­tal”, es de­cir, un signo sa­gra­do que imi­ta de al­gu­na ma­ne­ra a los sa­cra­men­tos. El Miér­co­les de Ce­ni­za se rea­li­za des­de el si­glo XI, cuando lo re­co­men­dó el pa­pa Ur­bano II. Al prin­ci­pio se im­po­nía so­lo a los pe­ni­ten­tes pú­bli­cos co­mo signo de mar­gi­na­ción, pe­ro aca­bó con­ver­ti­do en un sím­bo­lo en el que to­dos los fie­les se re­co­no­cen co­mo pe­ca­do­res y acep­tan su pro­pia fra­gi­li­dad y mor­ta­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.