‘Pol­vo eres y en pol­vo de con­ver­ti­rás’

Co­mien­za la Cua­res­ma con el Miér­co­les de Ce­ni­za

La Opinión - - RELIGIÓN - Jac­que­li­ne Gar­cía y Fran­cis­co Cas­tro

Ayer fue el Día del Amor y la Amis­tad. Y tam­bién fueMiér­co­les de Ce­ni­za, que da co­mien­zo a la Cua­res­ma, uno de los pe­rio­dos más so­lem­nes en el ca­len­da­rio ca­tó­li­co, que cul­mi­na con la Se­ma­na San­ta.

Para fe­li­gre­ses a tra­vés del Sur de Ca­li­for­nia, es la opor­tu­ni­dad de re­no­va­ción y una tra­di­ción.

“El Miér­co­les de Ce­ni­za es una tra­di­ción ca­tó­li­ca, no­so­tros ve­ni­mos to­dos los años aquí o en Mé­xi­co para la ce­ni­za”, di­jo Je­sús So­lano Díaz. “Es bueno por­que aquí los ni­ños des­de muy jó­ve­nes se pier­den. La fal­ta de va­lo­res los va per­dien­do”.

“Nues­tros pa­dres nos in­fun­die­ron y es­to va de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción con nues­tros abue­los a nues­tros pa­dres a no­so­tros y aho­ra no­so­tros de­be­mos in­fun­dir­lo a nues­tros hi­jos y nie­tos”, di­jo su es­po­sa Ir­ma Yo­lan­da Díaz. “Sobre to­do aho­ra que los va­lo­res se es­tán per­dien­do, la tec­no­lo­gía nos es­tá re­ba­san­do.

“Las tra­di­cio­nes se pier­den por­que los pa­dres no les de­di­can tiem­po a los hi­jos, por­que tra­ba­jan y no ha­blan con ellos an­tes de dor­mir o en la ce­na para con­ti­nuar las tra­di­cio­nes”, agre­gó Ir­ma.

Es­ta pa­re­ja de me­xi­ca­nos ha es­ta­do ca­sa­da por 29 años y tie­nen un hi­jo de 28. Ellos

se unie­ron a de­ce­nas de fe­li­gre­ses que la ma­ña­na de este miér­co­les lle­ga­ron a la mi­sa que se ce­le­bra­ba en la Igle­sia Ca­tó­li­ca Nues­tra Se­ño­ra de Gua­da­lu­pe en San­ta Ana.

“Lle­va­mos to­da la vi­da ha­cién­do­lo y nos gus­ta que la tra­di­ción no se ol­vi­de co­mo cuando uno es­ta­ba en Mé­xi­co”, di­je­ron por su par­te los es­po­sos me­xi­ca­nos Si­gi­fre­do y Yo­lan­da Amez­qui­ta.

Pe­ni­ten­cia, Re­fle­xón y Ayuno

El ar­zo­bis­po Jo­sé H. Gó­mez, lí­der de la Ar­qui­dió­ce­sis de Los Án­ge­les, di­jo en la mi­sa que ce­le­bró ayer en la Ca­te­dral de Nues­tra Se­ño­ra de Los Án­ge­les que es “una tem­po­ra­da de pe­ni­ten­cia, re­fle­xión y ayuno, que nos pre­pa­ra para la re­su­rrec­ción de Cris­to en el Do­min­go de Pas­cua.

“Se nos in­vi­ta a re­cor­dar que so­lo es­ta­mos aquí en la tie­rra por un cor­to pe­rio­do de tiem­po y des­pués des­apa­re­ce­mos. So­mos pol­vo y en pol­vo nos con­ver­ti­re­mos. Así que es una ver­da­de­ra in­vi­ta­ción a vi­vir co­mo Dios quie­re que vi­va­mos – con ale­gría y com­par­tien­do la mi­se­ri­cor­dia

y la com­pa­sión de Dios para el pró­ji­mo”, di­jo Gó­mez.

“Oro por que es­tos 40 días sean un tiem­po be­llo de ora­ción y re­no­va­ción para to­da la fa­mi­lia de Dios aquí en Los Án­ge­les”, con­ti­nuó el ar­zo­bis­po.

Es al­go de lo que hi­zo eco Ro­sa­lío Morales en San­ta Ana

“Es la creen­cia que uno tie­ne para lim­piar nues­tros pe­ca­dos con la ce­ni­za. Es­tá muy bien que con­ti­núen las tra­di­cio­nes en la fa­mi­lia. So­lo las bue­nas, las ma­las hay que eli­mi­nar­las”, ex­pre­só.

Por su par­te, Eli­za­beth León, ma­dre de tres hi­jas, se­ña­ló que “es muy im­por­tan­te mos­trar­les a los ni­ños que hay que dar un tiem­po para re­zar, ya sea una ho­ra o me­dia ho­ra; sobre to­do cuando son jó­ve­nes. Yo ten­go dos, una de 15 y una de 23.

“Mi hi­ja de 15 me cuen­ta que en la es­cue­la sus ami­gui­tos se asom­bran por­que yo pla­ti­co con ellas y ellos no ha­blan con sus pa­dres. Creo que la co­mu­ni­ca­ción es muy im­por­tan­te para que con­fíen en

Ce­ni­za”.. ellos y no se pier­dan, que con­ti­núen las tra­di­cio­nes co­mo el Miér­co­les de

Fe­li­gre­ses re­ci­ben la se­ñal de la cruz en la igle­sia ca­tó­li­ca Nues­tra Se­ño­ra de Gua­da­lu­pe en San­ta Ana. /AU­RE­LIA VEN­TU­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.