EL DEBATE MI­GRA­TO­RIO

La Opinión - - LATINOAMÉRICA -

El an­ti­ci­pa­do debate sobre los Drea­mers en el Se­na­do no tie­ne po­si­bi­li­dad de te­ner un re­sul­ta­do po­si­ti­vo así co­mo es­tá. Es una con­ti­nui­dad de la es­tra­te­gia de to­do o na­da ini­cia­da por la Ca­sa Blanca para mo­ver la agen­da res­tric­ti­va del pre­si­den­te Do­nald Trump.

Se­gu­ra­men­te se en­con­tra­ría una me­di­da su­fi­cien­te­men­te bi­par­ti­dis­ta co­mo para ob­te­ner los 60 vo­tos ne­ce­sa­rios. Para ello am­bas par­tes de­ben te­ner el de­seo sin­ce­ro de ayu­dar a los me­no­res que fue­ron traí­dos al país por sus pa­dres in­do­cu­men­ta­dos. Pe­ro no lo tie­nen.

Tan­to Trump co­mo la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na no es­tá mo­ti­va­da por la ne­ce­si­dad de pro­te­ger a es­tas cien­tos de mi­les de per­so­nas, sino de apro­ve­char su si­tua­ción frá­gil para ob­te­ner otras me­di­das res­tric­ti­vas de in­mi­gra­ción, que no ob­ten­drían de otra ma­ne­ra.

Las en­cues­tas mues­tran que la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses res­pal­dan a los so­ña­do­res y se opo­nen a la cons­truc­ción del mu­ro fron­te­ri­zo. Los re­pu­bli­ca­nos tie­nen cau­ti­vo un ob­je­ti­vo po­pu­lar para lo­grar uno im­po­pu­lar.

Si el es­fuer­zo fra­ca­sa, la ba­se re­pu­bli­ca­na es­ta­rá con­ten­ta por­que no hay lo que ellos lla­man “am­nis­tía” con ca­mino a la ciu­da­da­nía para es­tos in­do­cu­men­ta­dos. Mien­tras, sus po­lí­ti­cos acu­sa­rán a los de­mó­cra­tas de la in­fle­xi­bi­li­dad que per­ju­di­có a los so­ña­do­res.

To­do es par­te de un es­tra­te­gia que co­men­zó qui­tán­do­le la pro­tec­ción de de­por­ta­ción a los be­ne­fi­cia­rios para con­ver­tir­los en rehe­nes que lle­ven a los de­mó­cra­tas a una ne­go­cia­ción in­de­sea­ble. Ya en la mesa, Trump pre­sen­ta un plan que co­mien­za con el mu­ro, que lue­go va cam­bian­do ha­cia una inacep­ta­ble re­for­ma mi­gra­to­ria.

La pro­pues­ta de la Ca­sa Blanca fue de­fi­ni­da co­mo no ne­go­cia­ble y así los re­pu­bli­ca­nos la tra­tan en el Se­na­do. Ellos di­cen, para qué con­si­de­rar otras me­di­das más si es­ta es la úni­ca que se­rá fir­ma­da por el Pre­si­den­te.

Cla­ro, tam­bién fir­ma­rá si se le agre­gan pro­pues­tas con­tra las lla­ma­das ciu­da­des san­tua­rios y otras, siem­pre que per­ju­di­quen a los in­mi­gran­tes. Es el ti­po de me­di­das que per­mi­te a los de­ma­go­gos ol­vi­dar­se de los so­ña­do­res para ha­blar de los cri­mi­na­les. Los de­mó­cra­tas tie­nen pro­pues­tas bi­par­ti­dis­tas que serán con­si­de­ra­das, pe­ro tra­ta­das des­pec­ti­va­men­te co­mo una pér­di­da de tiem­po por­que serán ve­ta­das por Trump.

Lo ur­gen­te es re­sol­ver la si­tua­ción de los so­ña­do­res y a cam­bio el mu­ro. Des­pués es im­por­tan­te una re­for­ma mi­gra­to­ria don­de se ha­ble de los be­ne­fi­cia­rios del TPS, los pa­dres de los so­ña­do­res y otras me­di­das res­tric­ti­vas.

To­dos es­to ne­ce­si­ta tiem­po para las ne­go­cia­cio­nes y la bue­na vo­lun­tad de querer una so­lu­ción rea­lis­ta. Para eso la Ca­sa Blanca tie­ne que de­jar de ser el re­fu­gio del ex­tre­mis­mo que aco­ja a los in­to­le­ran­tes en el Con­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.