EL GI­GAN­TE DESAFÍO DE LA CRI­SIS SIRIA

La Opinión - - OPINIÓN -

El pre­si­den­te Do­nald Trump ce­le­bró el ata­que en Siria di­cien­do: “¡Mi­sión Cum­pli­da!”. La ex­pre­sión mues­tra una pe­que­ña vi­sión a un desafío gi­gan­te.

Es de es­pe­rar que Trump apro­ve­che pa­ra ce­le­brar con efu­si­vi­dad un éxi­to pro­pio o de su go­bierno. In­clu­so, uti­li­zan­do una fra­se que trae el mal re­cuer­do de que en Irak se ce­le­bró por ade­lan­ta­do un triun­fo cuan­do en reali­dad re­cién co­men­za­ba el pro­ble­ma.

Has­ta no sor­pren­de que el Pre­si­den­te ten­ga la fri­vo­li­dad de con­si­de­rar que es­te es “un gran tér­mino mi­li­tar” que tie­ne que ser usa­do con más fre­cuen­cia. Las pa­la­bras en bo­ca de Trump tie­nen un rui­do va­cío de his­to­ria, con­tex­to y con­te­ni­do.

El ata­que coor­di­na­do con Fran­cia y Gran Bre­ta­ña res­pon­dió al uso de ar­mas quí­mi­cas por el go­bierno de Bas­har al-As­sad con­tra los re­bel­des que lo quie­ren de­rro­car. No es la pri­me­ra vez que hom­bres, mu­je­res y ni­ños caen víc­ti­mas de una de las peo­res ar­mas crea­das por el hom­bre.

La reac­ción es­ta­dou­ni­den­se fue me­su­ra­da. Es una bue­na se­ñal de un pro­ce­so de de­li­be­ra­ción en una ad­mi­nis­tra­ción guia­da por el im­pul­so pre­si­den­cial del mo­men­to. A es­to se atri­bu­ye la in­fluen­cia del se­cre­ta­rio de De­fen­sa, Ja­mes Mat­tis.

El bom­bar­deo es el equi­va­len­te a una lla­ma­da de aten­ción a al-As­sad y na­da más. La com­ple­ja coyuntura re­gio­nal re­quie­re una es­tra­te­gia ma­yor que lan­zar mi­si­les a pre­de­ter­mi­na­das ins­ta­la­cio­nes y la­bo­ra­to­rios quí­mi­cos.

Trump he­re­dó la cri­sis en Siria de la ad­mi­nis­tra­ción pa­sa­da. El op­ti­mis­mo del ex­pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma lo lle­vó a res­pal­dar una pri­ma­ve­ra ára­be de­mo­crá­ti­ca que desem­bo­có en el caos de Li­bia y una gue­rra ci­vil en Siria.

Los ti­tu­beos de Was­hing­ton ayu­da­ron a que se afian­za­ra la in­fluen­cia de Ru­sia y de Irán que res­pal­dan al go­bierno si­rio. La lle­ga­da de Trump eli­mi­nó la ayu­da a los re­bel­des y se cen­tró en com­ba­tir a ISIS. Ya de­rro­ta­dos los ex­tre­mis­tas, el es­ta­dou­ni­den­se se apres­ta a re­ti­rar las tro­pas es­ta­dou­ni­den­ses que com­ba­tie­ron el Ca­li­fa­to.

La re­trac­ción de Trump de­ja com­ple­ta­men­te en ma­nos de Ru­sia, Irán y Tur­quía el fu­tu­ro si­rio, a car­go del san­grien­to go­bierno de al-As­sad. Ce­de es­pa­cio a la agre­si­va po­lí­ti­ca ex­te­rior de Vla­di­mir Pu­tin. Ade­más, re­fuer­za la pre­sen­cia ira­ní en Lí­bano e Irak, e in­quie­ta a Is­rael, a Ara­bia Sau­di­ta y Egip­to.

Es un equi­li­brio de fuer­zas en me­dio de un pol­vo­rín. Un mal cálcu­lo y una reac­ción im­pul­si­va pue­de en­cen­der una gue­rra.

Esa es la reali­dad del Me­dio Orien­te. Se es­pe­ra que Es­ta­dos Uni­dos es­té pre­sen­te co­mo su­per­po­ten­cia que es. Lue­go de los mi­si­les se ne­ce­si­ta una es­tra­te­gia di­plo­má­ti­ca pa­ra la es­ta­bi­li­za­ción re­gio­nal.

Lo trá­gi­co es que el pue­blo si­rio pa­ga con sus muertos, su­fri­mien­to y destrucción los cálcu­los geo­po­lí­ti­cos y la am­bi­ción de los dictadores.l

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.