¿SE AVE­CI­NA UNA GUE­RRA NAR­CO GUE­RRI­LLE­RA?

La Opinión - - OPINIÓN - Jor­ge Del­ga­do CO­LUM­NIS­TA

Ecua­dor, mi país de ori­gen, vi­ve una cri­sis. Ha­ce 3 se­ma­nas, el reportero, Ja­vier Or­te­ga; el fo­tó­gra­fo Paúl Rivas; y el chofer que los con­du­cía Efraín Se­ga­rra; to­dos per­te­ne­cien­tes al dia­rio El Co­mer­cio de la ciu­dad de Qui­to, fue­ron secuestrados en la fron­te­ra en­tre Ecua­dor y Co­lom­bia apa­ren­te­men­te por un gru­po di­si­den­te de las Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias de Co­lom­bia, or­ga­ni­za­ción sub­ver­si­va con va­rias dé­ca­das de exis­ten­cia en el ve­cino país y que aho­ra se ha in­te­gra­do a la po­lí­ti­ca co­lom­bia­na des­pués de un acuer­do con el go­bier­na de Juan Ma­nuel San­tos. Apa­ren­te­men­te es­te gru­po di­si­den­te es­tá li­de­ra­do por el ecua­to­riano Wal­ter Ar­tí­za­la, me­jor co­no­ci­do con el mo­te de “Gua­cho”.

Es­te equi­po pe­rio­dís­ti­co se en­con­tra­ba en la zo­na rea­li­zan­do una in­ves­ti­ga­ción so­bre la vio­len­cia en la fron­te­ra. El vier­nes 13, el pre­si­den­te ecua­to­riano Le­nín Mo­reno anun­ció que tris­te­men­te se ha­bía con­fir­ma­do el ase­si­na­to de Or­te­ga, Rivas y Se­ga­rra.

Es­te acon­te­ci­mien­to en­vuel­ven cier­tas reali­da­des y al­gu­nas es­pe­cu­la­cio­nes.

Co­lom­bia ha lo­gra­do mi­ni­mi­zar el efec­to de los gru­pos sub­ver­si­vos y del ne­go­cio de la dro­ga, vin­cu­la­do di­rec­ta­men­te a la gue­rri­lla, gra­cias a la ayu­da de los Es­ta­dos Uni­dos que man­tie­ne va­rias ba­ses en ese país.

La ac­ción ofen­si­va en con­tra de los car­te­les de la dro­ga ha ge­ne­ra­do una ma­si­va mi­gra­ción de co­lom­bia­nos ha­cia el Ecua­dor. Y co­mo en to­dos la­dos, en me­dio de la gen­te bue­na se han fil­tra­do tam­bién los za­res de la dro­ga y los ase­si­nos a suel­do que El más gran­de error del go­bierno ecua­to­riano an­te­rior, li­de­ra­do por Ra­fael Co­rrea fue el no re­no­var el con­tra­to de la ba­se mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se en el puer­to de Man­ta,

aho­ra pu­lu­lan en Ecua­dor. eg­men­tos del nar­co­trá­fi­co me­xi­cano, tam­bién per­se­gui­do a su país, se ha mu­da­do a la fron­te­ra co­lom­bo-ecua­to­ria­na ba­jo la pro­tec­ción, in­di­can, de es­te gru­po di­si­den­te li­de­ra­do por “Gua­cho”.

El más gran­de error del go­bierno ecua­to­riano an­te­rior, li­de­ra­do por Ra­fael Co­rrea fue el no re­no­var el con­tra­to de la ba­se mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se en el puer­to de Man­ta, que fue un im­por­tan­te apor­te en la lu­cha en con­tra del ne­go­cio de la dro­ga.

Aho­ra en­tran­do en el te­ma de las es­pe­cu­la­cio­nes, se sa­be que Co­rrea re­ci­bió di­ne­ro de las Farc pa­ra su cam­pa­ña. Se es­pe­cu­la que el com­pro­mi­so fue des­ha­cer­se de la ba­se de Man­ta.

Al fi­nal, el Ecua­dor, que his­tó­ri­ca­men­te no ha te­ni­do ma­yo­res pro­ble­mas con la pre­sen­cia de gru­pos sub­ver­si­vos, po­dría con­ver­tir­se en la nue­va Co­lom­bia, en don­de por dé­ca­das han llo­ra­do la muer­te de gen­te inocen­te a ma­nos de la gue­rri­lla.

Lo que que­da por ver­se es la respuesta del pre­si­den­te Le­nin Mo­reno. ¿Es­ta­rá Le­nin Mo­reno lis­to pa­ra en­fren­tar es­ta gue­rra nar­co gue­rri­lle­ra que se ave­ci­na? Por el bien de mi país y mis com­pa­trio­tas es­pe­re­mos que sí.l

S

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.