EPA vio­ló la ley al ins­ta­lar una ca­bi­na de te­lé­fono de $43,000

Su di­rec­tor ha es­ta­do ba­jo la lu­pa por gas­tos exor­bi­tan­tes

La Opinión - - NACIONAL - Ma­ría Pe­ña WAS­HING­TON

El di­rec­tor de la Agen­cia de Pro­tec­ción Am­bien­tal (EPA), Scott Pruitt, ha ge­ne­ra­do ma­los ti­tu­la­res por el de­rro­che de di­ne­ro en vue­los pri­va­dos y un in­for­me di­vul­ga­do es­te lu­nes in­di­có que su ofi­ci­na vio­ló una ley fe­de­ral al ins­ta­lar una ca­bi­na de te­lé­fono de $43,000 sin pre­vio per­mi­so del Con­gre­so.

Co­mo pun­ta de lan­za pa­ra el re­plie­gue de nu­me­ro­sas re­gu­la­cio­nes am­bien­ta­les, Pruitt se ha ga­na­do elo­gios de la Ca­sa Blan­ca, pe­ro la re­cien­te re­ve­la­ción de que ha gas­ta­do enor­mes can­ti­da­des de fon­dos pú­bli­cos en vue­los en jet pri­va­do obli­gó a la Ad­mi­nis­tra­ción a “re­vi­sar” su es­tan­cia en el car­go.

Aho­ra, la Ofi­ci­na de Su­per­vi­sión del Go­bierno (GAO) in­di­có que la ofi­ci­na de Pruitt or­de­nó la ins­ta­la­ción de una ca­bi­na de te­lé­fono a prue­ba de so­ni­do por $43,000 en el oto­ño pasado.

GAO reali­zó la in­ves­ti­ga­ción por pe­ti­ción de un gru­pos de le­gis­la­do­res de­mó­cra­tas de am­bas cá­ma­ras del Con­gre­so, in­clu­yen­do los se­na­do­res Tom Car­per y Tom Udall, y los con­gre­sis­tas Pe­ter DeFa­zio y Betty McCo­llum.

Ju­lie Mat­ta, una abo­ga­da de la GAO, di­jo que EPA vio­ló la ley en cues­tión por­que de­bió avi­sar pri­me­ro al Con­gre­so so­bre los pla­nes de re­mo­de­la­ción.

La EPA in­di­có que la ca­bi­na de te­lé­fono le per­mi­te a Pruitt “ha­cer y re­ci­bir lla­ma­das te­le­fó­ni­ca pa­ra dis­cu­tir in­for­ma­ción sen­si­ble”.

Pe­ro la EPA no cum­plió con los re­qui­si­tos de un es­ta­tu­to fe­de­ral de que la agen­cia de­bía ha­ber con­tac­ta­do a los co­mi­tés de asig­na­cio­nes an­tes de me­ter­se a gas­tos su­pe­rio­res a los $5,000, agre­gó.

Udall di­jo que la in­ves­ti­ga­ción de la EPA es “otro ejem­plo de có­mo él (Pruitt) es­tá vio­lan­do las le­yes y re­gla­men­tos de éti­ca que pro­te­gen a los con­tri­bu­yen­tes de de­rro­che gu­ber­na­men­tal, frau­de y abu­so, pa­ra ob­te­ner be­ne­fi­cios y fa­vo­res”.

La ins­ta­la­ción de una ca­bi­na te­le­fó­ni­ca pa­ra “con­du­cir dis­cu­sio­nes se­cre­tas con sus ami­gos con­ta­mi­na­do­res” no ayu­da en na­da a la sa­lud pú­bli­ca o al me­dio am­bien­te”.l

/AR­CHI­VO

Scott Pruitt, EPA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.