Im­pul­san un ve­to al reg­gae­ton en Mé­xi­co

La Opinión - - MÉXICO - Gar­de­nia Men­do­za √Gar­de­nia MEXICO

El ex­can­di­da­to pre­si­den­cial Ga­briel Qua­dri es un twit­te­ro fre­cuen­te que opi­na sin re­per­cu­sio­nes so­bre to­dos los te­mas co­yun­tu­ra­les, que si se can­ce­la el ae­ro­puer­to, que si se cons­tru­ye el mu­ro fron­te­ri­zo y has­ta del Bre­xit, pe­ro uno de sus úl­ti­mos twitts le­van­tó tal re­vue­lo al so­li­ci­tar la prohi­bi­ción del reg­gae­ton que ac­ti­vis­tas de gé­ne­ro pi­den no de­jar­lo pa­sar por al­to.

“Se de­be de en­ten­der que los jó­ve­nes tie­nen en el reg­gae­ton una opor­tu­ni­dad de ex­pre­sar la li­ber­tad en la se­xua­li­dad de su cuer­po y eso es muy sano, pe­ro al mis­mo tiem­po se tie­ne que vi­gi­lar que es­te ti­po de li­be­ra­ción no es­té car­ga­da de vio­len­cia y mi­so­gi­nia’’, ad­vir­tió Or­fe Cas­ti­llo, coor­di­na­do­ra pa­ra Mé­xi­co de la or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal Aso­cia­das por lo Jus­to.

Qua­dri es­cri­bió un twitt di­ri­gi­do a los can­di­da­tos a pues­tos de elec­ción po­pu­lar pa­ra los co­mi­cios del pró­xi­mo 1 de ju­lio en el que su­gi­rió que los po­lí­ti­cos “de­ben com­pro­me­ter­se a prohi­bir el reg­gae­tón en ca­so de lle­gar a la Pre­si­den­cia’’.

Sus pu­bli­ca­cio­nes en es­ta red so­cial tie­nen en pro­me­dio 20 li­kes y uno o dos ret­witts, pe­ro el te­ma de la mú­si­ca se dis­pa­ró por los ai­res del ci­be­res­pa­cio y al­can­zó 20,000 li­kes, 766 ret­witts y una llu­via de co­men­ta­rios a fa­vor y en con­tra tan­to en Twit­ter co­mo en la ra­dio y la te­le­vi­sión.

“Es­to es una mues­tra más del por­qué no evo­lu­cio­nó com­ple­ta­men­te nin­guno de sus ob­je­ti­vos, ex­can­di­da­to, im­pre­sio­nan­te que te en­fo­ques en en­tre­te­ni­mien­to en lu­gar de dar es­pa­cio a pro­ble­má­ti­cas reales #twit­tean­doa­lo­pen­de­jo­por­con­vi­vir’’, es­cri­bió _ja­wi­men­de­z_of.

“Tie­nes mi vo­to. De una vez (que se prohi­ba) la mú­si­ca de ban­da y los co­rri­dos al­te­ra­dos’’, res­pon­dió ca­ra­me­ce­ra­ti.

Pre­vio a la po­lé­mi­ca de Qua­dri, otros ar­tis­tas se in­vo­lu­cra­ron en epi­so­dios po­co afor­tu­na­dos por cri­ti­car al reg­gae­ton, co­mo el can­tan­te Alex Syn­tek, quien per­dió el con­trol en twit­ter cuan­do al­gu­nos usua­rios di­je­ron que su mú­si­ca era pa­ra bu­ró­cra­tas.

Él pro­tes­tó por ello y res­pon­dió pa­ra en­fras­car­se en una dis­cu­sión que cre­ció has­ta los in­sul­tos al reg­gae­ton. “Mú­si­ca de de­lin­cuen­tes, por­no­gra­fia y re­tró­gra­da, así la veo”, pu­bli­có el can­tan­te. Po­co des­pués, la ONU le qui­tó el tí­tu­lo de em­ba­ja­dor de bue­na vo­lun­tad pa­ra los ni­ños que le ha­bía asig­na­do.

Pa­ra Da­vid Man­ce­ra, pre­si­den­te de la or­ga­ni­za­ción So­li­da­ri­dad por la Fa­mi­lias, si bien no hay for­ma de do­cu­men­tar la re­la­ción en­tre la muer­te de mu­je­res y el reg­gae­ton, el pro­ble­ma es que alien­ta a un des­per­tar se­xual pre­ma­tu­ro y a pro­ble­mas mu­cho más com­ple­jos, vio­la­cio­nes, pre­sión so­cial. “No es un asun­to me­nor, la Go­ber­na­ción de­be re­gu­lar es­to’’.l

/AR­CHI­VO

El ex­can­di­da­to pre­si­den­cial Ga­briel Qua­dri se hi­zo vi­ral con su pro­pues­ta con­tra el reg­gae­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.