AGU­JE­RO FIS­CAL

La Opinión - - OPINIÓN -

Una ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses pa­ga­rá es­te año me­nos im­pues­tos que el an­te­rior. Es­ta es la par­te más pro­mo­cio­na­da, y el re­cor­te más pe­que­ño, de la re­for­ma im­po­si­ti­va apro­ba­da el año pasado.

Una frac­ción to­da­vía mu­cho me­nor, 3.5 mi­llo­nes se­gún la Ca­sa Blan­ca, de 125.5 mi­llo­nes de asa­la­ria­dos, re­ci­bie­ron un au­men­to de sueldo, o bo­ni­fi­ca­ción, que fue di­rec­ta­men­te de­bi­da al re­cor­te de im­pues­tos re­ci­bi­do por el em­plea­dor.

Pa­ra es­tos tra­ba­ja­do­res el re­cor­te de im­pues­tos tie­ne fe­cha de ca­du­ci­dad. Se ter­mi­na en 2025. El Con­gre­so en­ton­ces ten­drá que de­ci­dir si man­tie­ne la re­duc­ción o si acep­ta un au­men­to au­to­má­ti­co pa­ra ayu­dar a pa­gar un gi­gan­tes­co dé­fi­cit de más de un bi­llón (mi­llón de mi­llo­nes) de dó­la­res. Es­te agu­je­ro fis­cal ha­brá si­do cau­sa­do por la fal­ta de in­gre­sos por la re­for­ma fis­cal de 2017.

Los dé­fi­cits se cu­bren con emi­sio­nes de deu­da a las que hay que pa­gar in­tere­ses anua­les. Se­gún la Ofi­ci­na de Pre­su­pues­to del Con­gre­so, en 10 años só­lo el pa­go del in­te­rés su­pe­rará to­dos los gas­tos no obli­ga­to­rios y no mi­li­ta­res.

Eso sig­ni­fi­ca, se­gún la ex­pe­rien­cia, que ade­más de au­men­tar im­pues­tos ha­brá que ha­cer re­cor­tes a los gas­tos obli­ga­to­rios. Se tra­ta de la red de pro­tec­ción so­cial co­mo Me­di­ca­re, Se­gu­ro So­cial y Me­di­caid, en­tre otros.

En cam­bio pa­ra el sec­tor corporativo el be­ne­fi­cio es ili­mi­ta­do. No hay fe­cha de ven­ci­mien­to del re­cor­te de im­pues­tos.

Se ha­bla de em­pre­sas gran­des, me­dia­nas y has­ta pe­que­ñas. Acá no hay asa­la­ria­dos, las ga­nan­cias pa­san por em­pre­sas, aun­que sean de nom­bre, y los in­gre­sos per­so­na­les son los be­ne­fi­cios de las in­ver­sio­nes.

Tal co­mo se es­ti­ma­ba, so­lo una pe­que­ña par­te del be­ne­fi­cio im­po­si­ti­vo de la gran em­pre­sa se in­vier­te pro­duc­ti­va­men­te. Aho­ra hay una ola gi­gan­tes­ca de re­com­pra de ac­cio­nes y re­duc­ción de deu­da en Wall Street. Así au­men­ta el pre­cio de las ac­cio­nes cu­yas ga­nan­cias se re­par­ten en­tre los in­ver­sio­nis­tas. Con es­ta ma­nio­bra, au­men­tan tam­bién los bo­nos mul­ti­mi­llo­na­rios de los je­fes eje­cu­ti­vos.

Ape­nas un ter­cio de los asa­la­ria­dos tie­ne cuen­tas de re­ti­ro que se be­ne­fi­cian de las ga­nan­cias de Wall Street. Pe­ro el pre­si­den­te Trump ha­bla del 401k co­mo si to­dos lo tu­vie­ran. La re­for­ma im­po­si­ti­va au­men­ta la dis­pa­ri­dad de in­gre­sos y de ri­que­za. Es­ta bre­cha ya so­bre­pa­só los ré­cords pa­sa­dos. La historia re­cuer­da que es­tas gran­des di­fe­ren­cias son des­es­ta­bi­li­zan­tes pa­ra la so­cie­dad.

La otra lec­ción es que los dé­fi­cits fis­ca­les sue­len con­du­cir a cri­sis eco­nó­mi­cas.

En el pasado las bue­nas épo­cas f eran apro­ve­cha­das pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas de pre­su­pues­to. Así fue co­mo se equi­li­bró el pre­su­pues­to en la pre­si­den­cia de Bill Clin­ton. Aho­ra es al re­vés.

Los im­pues­tos al­tos no preo­cu­pan a la gran ma­yo­ría de es­ta­dou­ni­den­ses. Pe­ro los re­pu­bli­ca­nos apro­ve­cha­ron el mo­men­to pa­ra pa­sar un re­for­ma so­lo so­ña­da has­ta aho­ra.

Hoy, fe­cha de ven­ci­mien­to pa­ra de­cla­rar im­pues­tos, pue­de traer bue­nas nue­vas. Pe­ro que no que­pa du­da, es el co­mien­zo de una pe­sa­di­lla pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras.l

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.