“¡Y

La Opinión - - PARATI MUJER -

a pue­do mo­rir­me tran­qui­la!”, fue lo pri­me­ro que pen­sé jus­to des­pués de lan­zar­me, en­tre las nu­bes, des­de lo al­to de una mon­ta­ña in­men­sa, du­ran­te un via­je que hi­ce a Bra­sil. Me lan­cé en un ala del­ta (“hang gli­ding”). ¡Que ex­pe­rien­cia tan fas­ci­nan­te! Siem­pre ha­bía te­ni­do la ilu­sión de vo­lar… ¡y ese día por fin me atre­ví a ha­cer­lo!

No que­ría que cuan­do lle­gue al fi­nal de mi vi­da te­ner que arre­pen­tir­me —cuan­do ya no hay tiem­po— de no ha­ber rea­li­za­do las co­sas que siem­pre qui­se ha­cer y que, por una cau­sa u otra, nun­ca me de­ci­dí a lle­var a ca­bo. Sin em­bar­go, ¡son tan­tos los que tie­nen que arre­pen­tir­se de mu­chas co­sas en sus úl­ti­mos días!

Es­tu­dios re­cien­tes mues­tran que en su le­cho de muer­te gran can­ti­dad de per­so­nas su­fren in­men­sa­men­te por no ha­ber he­cho co­sas que to­da su vi­da desea­ron ha­cer. Es más, en “Los Cin­co Arre­pen­ti­mien­tos de los Mo­ri­bun­dos”, un ex­ce­len­te li­bro que te re­co­mien­do, su au­to­ra, Bron­nie Wa­re —una en­fer­me­ra de­di­ca­da a cui­dar pa­cien­tes ter­mi­na­les—, re­su­me las cin­co co­sas prin­ci­pa­les de las cua­les se arre­pien­ten mu­chos en sus úl­ti­mos días:

ha­ber te­ni­do del va­lor de ha­cer lo que real­men­te que­rían.

tra­ba­ja­do de­ma­sia­do y no ha­ber dis­fru­ta­do lo su­fi­cien­te de sus hi­jos ni de su pa­re­ja.

ha­ber ex­pre­sa­do sus sen­ti­mien­tos y per­mi­tir que otros de­ci­die­ran por ellos.

ha­ber pasado más tiem­po con sus ami­gos.

ha­ber­se per­mi­ti­do a sí mis­mo ser más fe­li­ces.

Llé­na­te de va­lor a dia­rio pa­ra que ha­gas lo que quie­res ha­cer y pa­ra que ex­pre­ses li­bre­men­te lo que sien­tes sin pre­jui­cios ni te­mo­res al que di­rán.

Se­pa­ra el tiem­po que te ha­ce fal­ta pa­ra pa­sar­la bien con tus ami­gos, ver cre­cer a tus hi­jos y dis­fru­tar de ellos y de tu pa­re­ja. Si sien­tes amor por al­guien, ex­pré­sa­lo sin mie­do al re­cha­zo; tra­ba­ja por­que te gus­ta ha­cer­lo,

co­ra­zón.. pe­ro no vi­vas pa­ra tra­ba­jar; e in­ten­ta las aven­tu­ras más lo­cas que guar­das en tu

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.