De­ci­sión de Ses­sions es un in­sul­to a la ley

Jue­ces re­ti­ra­dos cri­ti­can el fa­llo del Pro­cu­ra­dor Ge­ne­ral de EEUU de des­car­tar del be­ne­fi­cio del asilo a las víc­ti­mas de violencia do­més­ti­ca o de pandillas

La Opinión - - INMIGRACIÓN - Pilar Ma­rre­ro

En­tre las muchas cen­su­ras re­ci­bi­das por el pro­cu­ra­dor de la na­ción Jeff Ses­sions tras el anun­cio so­bre la res­tric­ción a ca­sos de asilo, es­tá una crí­ti­ca sig­ni­fi­ca­ti­va y po­co usual: la de 15 jue­ces re­ti­ra­dos de in­mi­gra­ción que ca­li­fi­ca­ron su de­ci­sión de “afren­ta a la le­tra de la ley”.

A di­fe­ren­cia de los jue­ces ac­ti­vos, que no pueden dar su opi­nión pública so­bre estos temas, los jue­ces re­ti­ra­dos no tie­nen es­tas li­mi­ta­cio­nes. Son muchas las vo­ces que ha­blan de una de­ci­sión “cruel” y del efec­to que tendrá en víc­ti­mas de violencia do­més­ti­ca, en­tre otros gru­pos.

El lunes, el pro­cu­ra­dor Jeff Ses­sions to­mó en sus ma­nos el ca­so de asilo de una mu­jer sal­va­do­re­ña que su­frió 15 años de bru­ta­li­dad por par­te de su ex­ma­ri­do y a quien un grupo de jue­ces es­ta­dou­ni­den­ses ha­bía otor­ga­do asilo pa­ra no solo acu­sar­la de men­tir sino ex­ten­der esa de­ci­sión a miles de otros ex­tran­je­ros.

Estos, los jue­ces y va­rios gru­pos le­ga­les, han di­cho que la de­ci­sión de Ses­sions no fue pro­duc­to de un “aná­li­sis ju­di­cial im­par­cial”, sino que fue una re­so­lu­ción po­lí­ti­ca, to­ma­da en ba­se a su pre­jui­cio: Ses­sions siem­pre ha creí­do que la gran ma­yo­ría de los so­li­ci­tan­tes de asilo no son le­gí­ti­mos y mien­ten. Como prueba de ese frau­de, Ses­sions se re­fi­rió ayer a que úni­ca­men­te el 20% de los ca­sos de asilo son apro­ba­dos lo que, se­gún ex­per­tos, esen­cial­men­te re­fle­ja que el sis­te­ma ya es su­fi­cien­te­men­te es­tric­to y ex­clu­ye a la ma­yo­ría de los so­li­ci­tan­tes.

El lunes, Ses­sions re­vir­tió de un plu­ma­zo un pre­ce­den­te le­gal que exis­tía des­de 2014 y que be­ne­fi­ció a mujeres abu­sa­das que no po­dían de­jar a sus pa­re­jas en el país de ori­gen. Se­gún el aná­li­sis de nu­me­ro­sos ex­per­tos, es­tas no se­rán las únicas víc­ti­mas de es­te cam­bio.

En una car­ta pública de 15 ex­jue­ces, con dé­ca­das de ex­pe­rien­cia en jui­cios y nivel ape­la­to­rio de las cor­tes de in­mi­gra­ción, los ju­ris­tas con­de­na­ron la “afren­ta” de la de­ci­sión de Ses­sions en el ca­so de una mu­jer sal­va­do­re­ña conocida úni­ca­men­te por sus ini­cia­les A-B.

“Como ex­jue­ces sa­be­mos bien que una de­ci­sión ju­di­cial, pa­ra ser jus­ta, de­be es­tar ba­sa­da en un aná­li­sis im­par­cial, en los es­ta­tu­tos, re­gla­men­tos y ju­ris­pru­den­cia (o de­ci­sio­nes anteriores)”, dice la car­ta pública. “Las con­se­cuen­cias de vi­da o muer­te que en­fren­tan los so­li­ci­tan­tes de asilo ha­ce que la im­par­cia­li­dad sea im­pres­cin­di­ble y las con­si­de­ra­cio­nes po­lí­ti­cas no sean par­te del aná­li­sis”.

El pre­ce­den­te le­gal que Ses­sions eli­mi­nó fue al­can­za­do, di­je­ron los ju­ris­tas, tras “15 años de de­ci­sio­nes de cor­tes mi­gra­to­rias y la Jun­ta de Ape­la­cio­nes de In­mi­gra­ción, cer­ti­fi­ca­dos por tres procuradores de am­bos par­ti­dos y en acuer­do con agen­cias del go­bierno, las ba­rras le­ga­les y los jue­ces fe­de­ra­les”.

Esen­cial­men­te, los jue­ces di­je­ron que Ses­sions ti­ró por la ven­ta­na años de aná­li­sis por to­do tipo de ex­per­tos ju­di­cia­les pa­ra to­mar una de­ci­sión que sa­tis­fa­cía su propio pre­jui­cio.

Ha­bla la mu­jer afec­ta­da

La primera afec­ta­da por la de­ci­sión de Ses­sions se­rá “A-B” (sus ini­cia­les), la mu­jer sal­va­do­re­ña que su­frió 15 años de la más ex­tre­ma violencia en ma­nos de su ex ma­ri­do. Por me­dio de sus abogados, la mu­jer -cu­ya iden­ti­dad no ha si­do re­ve­la­da- reac­cio­nó al dic­ta­men de Ses­sions, que en principio la de­ja sin pro­tec­ción de las le­yes es­ta­dou­ni­den­ses y con la ame­na­za de ser de­por­ta­da al país del que hu­yó ha­ce cua­tro años.

A.B., di­jo un por­ta­voz le­gal, se sien­te he­ri­da y con­fun­di­da por la ne­ga­ti­va de Ses­sions a creer­le.

“Creo que los jue­ces de in­mi­gra­ción tie­nen al­go en con­tra de los in­mi­gran­tes, ha­cen ge­ne­ra­li­za­cio­nes so­bre ellos y siem­pre pien­san que vie­nen por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas. No en­tien­den que estamos hu­yen­do por nues­tras vi­das “, apun­tó la mu­jer.

A.B. hu­yó a Estados Unidos tras su­frir 15 años de violencia bru­tal a ma­nos de su ex­ma­ri­do, que le pe­ga­ba y la pa­tea­ba, in­clu­so cuan­do ella es­ta­ba em­ba­ra­za­da. También la ame­na­zó de muer­te con un cu­chi­llo en su gar­gan­ta y con una pis­to­la, ame­na­zan­do ade­más con col­gar­la.

Abogados del Centro pa­ra Es­tu­dios de Gé­ne­ro y de Re­fu­gia­dos di­je­ron es­te mar­tes que, con es­ta de­ci­sión “El Salvador se rehu­só a salvar la vi­da de A.B. y aho­ra nues­tro país se ha ne­ga­do a pro­te­ger­la”, di­jo la or­ga­ni­za­ción en un comunicado.

Agre­ga­ron que “no per­mi­ti­re­mos que esto nos lle­ve de nuevo al os­cu­ran­tis­mo, cuan­do los de­re­chos fe­me­ni­nos no eran de­re­chos hu­ma­nos y usa­re­mos to­das las he­rra­mien­tas a nuestra dis­po­si­ción pa­ra seguir pro­te­gien­do a A.B. y pa­ra desafiar el in­ten­to de eli­mi­nar la pro­tec­ción pa­ra mujeres re­fu­gia­das.

¿A quién pro­te­gen las le­yes de asilo?

Las le­yes de asilo en Estados Unidos y en los acuer­dos in­ter­na­cio­na­les de los cua­les el país es sig­na­ta­rio, tie­nen

como in­ten­ción pro­te­ger a personas per­se­gui­das y cu­ya vi­da o se­gu­ri­dad co­rre peligro en sus paí­ses de ori­gen.

Esas personas tie­nen que de­mos­trar que per­te­ne­cen a una ca­te­go­ría per­se­gui­da y no cualquier víctima de un de­li­to ca­li­fi­ca pa­ra ello, sino que de­ben de­mos­trar que per­te­ne­cen a un grupo es­pe­cí­fi­co con­tra el cual exis­te es­te pa­trón de violencia y de un go­bierno que no ha­ce nada pa­ra evi­tar­lo.

La de­ci­sión de Ses­sions, que re­vier­te un fa­llo an­te­rior de la Jun­ta de Ape­la­cio­nes de In­mi­gra­ción (BIA), eli­mi­na un pre­ce­den­te le­gal que, en 2004, ha­lló que las mujeres víc­ti­mas de violencia do­més­ti­ca que se ven im­po­si­bi­li­ta­das de de­jar a sus pa­re­jas son una “grupo so­cial” vul­ne­ra­ble.

Esa de­ci­sión abrió la puer­ta pa­ra que muchos más jue­ces die­ran asilo a mujeres víc­ti­mas de violencia y a víc­ti­mas de violencia “pri­va­da”.

Pero Ses­sions aho­ra cam­bió las re­glas del jue­go, di­cien­do que estos son de­li­tos pri­va­dos y no ca­li­fi­can pa­ra asilo.

Un grupo pro­tes­ta fren­te al Centro de De­ten­ción Fe­de­ral en SeaTac, Washington, don­de hay más de 100 personas que han pe­di­do asilo. La ma­yo­ría de ellas son mujeres. GETTY IMAGES

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.