EL LE­GA­DO DE BOUR­DAIN PA­RA LOS LA­TI­NOS

La Opinión - - OPINIÓN - María Lui­sa Arre­don­do

Ant­hony Bour­dain to­có mi­llo­nes de vi­das, en­tre ellas la mía. No lo co­no­cí per­so­nal­men­te, pero me ins­pi­ra­ban su tra­ba­jo y su per­so­na­li­dad. Ca­da semana es­pe­ra­ba con avi­dez el programa “Parts Unk­nown” con la cer­te­za de que dis­fru­ta­ría de una ho­ra de aven­tu­ras en la que apren­de­ría al­go in­tere­san­te no so­la­men­te so­bre la co­mi­da de un país sino acer­ca de su cul­tu­ra, su his­to­ria y su idio­sin­cra­sia, guia­da por un na­rra­dor de his­to­rias con una sen­ci­llez y ca­ris­ma ex­tra­or­di­na­rios.

La noticia de su sui­ci­dio me sa­cu­dió pro­fun­da­men­te. Como muchos de sus se­gui­do­res, sabía que ha­bía si­do adic­to a las drogas y que in­clu­so ha­bía es­cri­to un li­bro en el que ha­bla­ba so­bre los de­mo­nios in­ter­nos que lo aco­sa­ban. Pero el en­tu­sias­mo y la pa­sión que le in­yec­ta­ba a sus programas me lle­va­ron a pen­sar que ha­bía su­pe­ra­do esa etapa os­cu­ra.

Su sui­ci­dio nos con­fir­ma lo po­co que sa­be­mos acer­ca de las en­fer­me­da­des men­ta­les y la ur­gen­cia de ter­mi­nar con el es­tig­ma que las en­vuel­ve. La de­pre­sión, por ejem­plo, no siem­pre es­tá re­la­cio­na­da con fra­ca­sos o pe­nu­rias eco­nó­mi­cas. Bour­dain te­nía una hi­ja a la que ado­ra­ba, una re­la­ción amo­ro­sa, ami­gos y la ad­mi­ra­ción y el ca­ri­ño de mi­llo­nes de fa­ná­ti­cos.

El due­lo por su par­ti­da es com­pren­si­ble. Hemos per­di­do una voz fun­da­men­tal pa­ra el en­ten­di­mien­to hu­mano. Quie­nes lo conocieron exal­tan su ge­nuino in­te­rés y res­pe­to por to­das las cul­tu­ras del mun­do. En sus programas, Bour­dain nos co­nec­ta­ba con paí­ses dis­tan­tes, con lu­ga­res re­cón­di­tos en los que, a tra­vés de la co­mi­da, nos mos­tra­ba que, a pe­sar de nues­tras di­fe­ren­cias, a fi­nal de cuentas to­dos los se­res hu­ma­nos so­ña­mos y lu­cha­mos sim­ple­men­te por una vi­da más dig­na.

Los la­ti­nos de Estados Unidos te­ne­mos una deu­da es­pe­cial con él. En el am­bien­te hos­til que pre­do­mi­na con­tra los in­mi­gran­tes, Tony, como le decían sus ami­gos, no tu­vo em­pa­cho al­guno en de­fen­der nues­tras apor­ta­cio­nes a es­te país. Con va­len­tía de­nun­ció “la hi­po­cre­sía” de las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias de Trump y ad­vir­tió que si el Pre­si­den­te de­por­ta­ba a los in­do­cu­men­ta­dos de ori­gen his­pano, se de­rrum­ba­ría la in­dus­tria res­tau­ran­te­ra de Estados Unidos .

Como me­xi­ca­na, le agra­dez­co es­pe­cial­men­te los elo­gios que le de­di­có a la cocina de mi país, de­nos­ta­da con fre­cuen­cia: “…No es que­so fun­di­do so­bre to­to­pos. No es sim­ple y no es fácil. Es, de hecho, más an­ti­gua que las gran­des co­ci­nas de Eu­ro­pa y a me­nu­do pro­fun­da­men­te com­ple­ja, re­fi­na­da, su­til y so­fis­ti­ca­da”.

En uno de sus tex­tos, Bour­dain re­co­no­ció, con la sin­ce­ri­dad que le ca­rac­te­ri­za­ba, que via­jar no siem­pre es di­ver­ti­do. “Al­gu­nas veces due­le, in­clu­so te rom­pe el co­ra­zón. Pero eso es­tá bien. El via­je te cam­bia; de­be­ría cam­biar­te. De­ja mar­cas en tu me­mo­ria, en tu con­cien­cia, en tu co­ra­zón y en tu cuer­po. Te lle­vas al­go contigo. Oja­lá tú también de­jes al­go bueno de­trás”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.