Dia­be­tes y diá­li­sis

La Opinión - - LOS ÁNGELES SALUD -

Pe­ro tam­bién es un pro­ble­ma que afec­ta gran­de­men­te a los la­ti­nos. Se­gún la Fun­da­ción Na­cio­nal del Ri­ñón, 14.7% de to­dos los nue­vos ca­sos de in­su­fi­cien­cia re­nal en 2013 fue­ron de pa­cien­tes his­pa­nos. De he­cho, los la­ti­nos tie­nen 1.5 ve­ces ma­yor ries­go de desa­rro­llar pro­ble­mas re­na­les que otras et­nias.

El Dr. Jo­seph Wans­ki, en­do­cri­nó­lo­go en L.A. Care, di­ce que el pro­ble­ma en los ri­ño­nes se de­be a que las ne­fro­nas, es­truc­tu­ras que fil­tran la san­gre, ayu­dan a eli­mi­nar los des­per­di­cios del cuer­po y con­tro­lar el equi­li­brio de lí­qui­dos, se vuel­ven du­ras y grue­sas.

“Es­to ge­ne­ra fu­gas” y de­jan de pa­sar pro­teí­na a la ori­na.

“Con­tro­lar la dia­be­tes pre­vie­ne la pro­gre­sión a los ri­ño­nes”, ex­pli­ca.

Has­ta la fe­cha eso es to­do lo que ha pre­ve­ni­do que Ma­ría Gó­mez sea otra pa­cien­te más de diá­li­sis.

La gua­te­mal­te­ca de 57 años tie­ne dia­be­tes des­de ha­ce 20 años. “Tu­ve dia­be­tes ges­ta­cio­nal y se me qui­tó. Diez años des­pués me re­gre­só cuan­do no me se­guí cui­dan­do”, cuen­ta.

Con el pa­so del tiem­po, “se me rom­pie­ron las re­ti­nas de mis ojos” y per­dió la vis­ta en uno de ellos.

“Yo me acos­té bien y mi­ra­ba, y cuan­do me des­per­té le di­go a mi hi­jo ‘¿Es­ta os­cu­ro?’ Y él me di­jo ‘no ma­má. Hay sol’”, re­la­tó. Ella ve un po­co con el ojo iz­quier­do, pe­ro con el de­re­cho no ve na­da.

Gó­mez se in­yec­ta in­su­li­na to­das las no­ches por­que su pán­creas ya no fun­cio­na. La dia­be­tes tam­bién le em­pie­za a ha­cer es­tra­gos en uno de sus ri­ño­nes, que so­lo le fun­cio­na al 45% . El otro no es­tá afec­ta­do, por el mo­men­to.

“Me es­ta­ba hin­chan­do, por­que mi cuer­po re­tie­ne lí­qui­dos”, di­jo.

El pro­ble­ma era que su dia­be­tes es­ta­ba fue­ra de con­trol. Aho­ra ya la con­tro­ló, lo que ha mi­ni­mi­za­do el pa­de­ci­mien­to, pe­ro el doc­tor ya le di­jo que en un fu­tu­ro no muy le­jano ne­ce­si­ta­rá diá­li­sis.

To­dos na­ce­mos con un 100% de fun­cio­na­mien­to de los ri­ño­nes. Cuan­do ese fun­cio­na­mien­to cae a 10%-15% y “el cuer­po no pue­de sa­car las tó­xi­nas”, es cuan­do se ne­ce­si­ta la diá­li­sis, ex­pli­có el Dr. Wans­ki.

Tras­plan­tes

“A los pa­cien­tes de diá­li­sis que es­tán su­fi­cien­te­men­te sa­lu­da­bles se les da la opor­tu­ni­dad de te­ner un tras­plan­te de un fa­mi­liar, pe­ro a me­nu­do se ofre­ce a in­di­vi­duos jó­ve­nes que pue­den so­por­tar” es­ta ci­ru­gía, di­jo el mé­di­co.

La gen­te pue­de so­bre­vi­vir con un ri­ñón. Aque­llos que re­ci­ben un tras­plan­te de­ben to­mar dro­gas pa­ra pre­ve­nir que el cuer­po re­cha­ce el nue­vo ór­gano y ne­ce­si­tan de un sis­te­ma só­li­do de apo­yo, tan­to mé­di­co co­mo fa­mi­liar.

To­do es­to tie­ne un cos­to de en­tre 200,000 y 300,000 dó­la­res. Me­di­ca­re pue­de pa­gar­lo, pe­ro no to­dos tie­nen ac­ce­so a es­te pro­gra­ma en la co­mu­ni­dad la­ti­na de­bi­do a su es­ta­tus mi­gra­to­rio.

Un es­tu­dio pu­bli­ca­do por la Aso­cia­ción Mé­di­ca Ame­ri­ca­na en 2008 re­ve­ló que los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos do­nan al­re­de­dor de 2.5% de to­dos los ór­ga­nos pa­ra tras­plan­tes que se dan en un año en EEUU. Sin em­bar­go re­ci­ben me­nos del 1% de es­tos tras­plan­tes.

Mu­chos de los dia­bé­ti­cos re­por­tan pro­ble­mas con sus ri­ño­nes a cau­sa de la en­fer­me­dad. /SHUT­TERS­TOCK

/ FRAN­CIS­CO CAS­TRO

Los bra­zos de Su­sa­na Cas­tro mues­tran los es­tra­gos de vi­vir de­pen­dien­te de la diá­li­sis, ya que sus ri­ño­nes no fun­cio­nan a con­se­cuen­cia de la dia­be­tes que pa­de­ce des­de ha­ce ca­si tres dé­ca­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.