Un hi­jo en la Fuer­za Aé­rea, un es­po­so ciu­da­dano, pe­ro ella pue­de ser de­por­ta­da

La Opinión - - LOS ÁNGELES INMIGRACIÓN - Agus­tín Du­rán/ Es­pe­cial pa­ra La Opi­nión

Al­ba tie­ne un hi­jo en las fuer­zas ar­ma­das que ha si­do en­via­do a una zo­na de con­flic­to en cua­tro oca­sio­nes; su es­po­so es ciu­da­dano al igual que el res­to de su fa­mi­lia, pe­ro ella pue­de ser de­por­ta­da el pró­xi­mo año si na­da cam­bia res­pec­to al pro­gra­ma Estado de Pro­tec­ción Tem­po­ral (TPS) pa­ra sal­va­do­re­ños.

El pro­ble­ma es que cuan­do Al­ba - que pi­dió no re­ve­lar su ape­lli­do - sa­lió de El Sal­va­dor a prin­ci­pios de los años 90, se le ne­gó el estado de re­fu­gia­da en Es­ta­dos Uni­dos, co­mo a la ma­yo­ría de los sal­va­do­re­ños (me­nos del 3% fue­ron acep­ta­dos) que es­ca­pa­ron de la gue­rra ci­vil que vi­vía el país en ese en­ton­ces; en con­se­cuen­cia, tu­vo que vi­vir en EEUU sin do­cu­men­tos.

Fue has­ta el 2001, des­pués de que dos te­rre­mo­tos de di­men­sio­nes ca­tas­tró­fi­cas azo­ta­ron El Sal­va­dor, cuan­do fi­nal­men­te EEUU am­plió el pro­gra­ma TPS pa­ra di­cho país; des­de en­ton­ces, Al­ba ha­ce to­do lo po­si­ble por no co­me­ter una in­frac­ción o vio­lar al­gu­na ley que le cau­se pro­ble­mas, ha sa­ca­do a sus tres hi­jos ade­lan­te, ha com­pra­do ca­sa, siem­pre ha pa­ga­do sus im­pues­tos y aho­ra has­ta es em­pre­sa­ria.

Hi­jo mi­li­tar

Al­ba, a tra­vés de su es­po­so Jo­sé, quien es ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se y a tra­vés de su hi­jo Sal­va­dor, quien se en­lis­tó en la Fuer­za Aé­rea des­de ha­ce 17 años, ha tra­ta­do de so­lu­cio­nar su estado mi­gra­to­rio, pe­ro des­pués de cua­tro in­ten­tos y $20,000 dó­la­res, no ha te­ni­do éxi­to.

El sol­da­do ex­pre­só que era de­cep­cio­nan­te sa­ber que mien­tras él arries­ga su vi­da por la li­ber­tad y de­mo­cra­cia de es­te país, no pue­da ayu­dar a su ma­dre a per­ma­ne­cer en EEUU, con la preo­cu­pa­ción de po­der ser de­por­ta­da y se­pa­ra­da

Los te­pe­sia­nos po­drían te­ner la op­ción de arre­glar sus do­cu­men­tos a tra­vés de una pe­ti­ción de su es­po­so/a ciu­da­dano/a, o sus hi­jos de 21 años, pe­ro es pre­ci­so bus­car ayu­da pro­fe­sio­nal pa­ra ex­plo­rar to­das las op­cio­nes que pu­die­ra ha­ber.

Te­pe­siano

Pa­ra man­te­ner­se ba­jo el pro­gra­ma TPS, las per­so­nas de­ben de pa­gar ca­si $500 dó­la­res ca­da 18 me­ses y so­me­ter­se a una se­rie de in­ves­ti­ga­cio­nes por par­te del go­bierno fe­de­ral. El ob­je­ti­vo es ase­gu­rar­se que el be­ne­fi­cia­do no ha­ya co­me­ti­do crí­me­nes o vio­la­do se­ria­men­te la ley.

Sal­va­dor Sa­na­bria, ac­ti­vis­ta y di­rec­tor de El Res­ca­te, una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro que ayu­da a los in­mi­gran­tes - par­ti­cu­lar­men­te de Cen­tro Amé­ri­ca - en Los Án­ge­les, ha sub­ra­ya­do que los te­pe­sia­nos son lo me­jor de la in­mi­gra­ción de­bi­do a su cons­tan­te mo­ni­to­reo por par­te del go­bierno.

El te­pe­siano es un in­mi­gran­te tra­ba­ja­dor y de­di­ca­do a la fa­mi­lia, es una per­so­na em­pren­de­do­ra que en oca­sio­nes tie­ne has­ta dos o tres tra­ba­jos al mis­mo tiem­po, que ha crea­do em­pre­sas, em­pleo y apor­tes al fis­co. Ade­más, es muy res­pe­tuo­so de la ley ya que su ca­rác­ter mo­ral ha si­do so­me­ti­do a prue­ba ca­da 18 me­ses, di­jo el ac­ti­vis­ta.

“El te­pe­siano es un ciu­da­dano no re­co­no­ci­do, pe­ro muy res­pe­tuo­so de las le­yes de es­te país”, agre­gó. “Si uno quie­re un miem­bro de la co­mu­ni­dad que es­té pro­ba­do co­mo gran tra­ba­ja­dor pa­ra apor­tes im­por­tan­tes, en­ton­ces de­be vol­tear a ver a ese gru­po”.

Sa­na­bria di­jo que los apor­tes de es­ta co­mu­ni­dad van más allá de los em­pleos que ge­ne­ran, el apor­te al fis­co, ade­más del apor­te a la es­ta­bi­li­dad re­gio­nal del país don­de ha­bi­tan. “Si cuan­ti­fi­ca­mos los

Sa­na­bria.. apor­tes de los sal­va­do­re­ños es una deu­da sig­ni­fi­ca­ti­va”, agre­gó

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.