Am­plia­rán es­fuer­zos pa­ra qui­tar la ciu­da­da­nía an­te los frau­des

Las au­to­ri­da­des di­cen que es­tán a la ca­za de ca­sos en los que la na­tu­ra­li­za­ción ha­ya si­do du­do­sa

La Opinión - - NACIONAL - Pi­la Ma­rre­ro LOS AN­GE­LES

La nue­va ofi­ci­na de la Agen­cia de In­mi­gra­ción y Ciu­da­da­nía (USCIS) que ser­vi­rá co­mo “lu­gar cen­tra­li­za­do” pa­ra ini­ciar pro­ce­sos de “des­na­tu­ra­li­za­ción” a per­so­nas que ha­yan co­me­ti­do frau­de se en­cuen­tra en Los Án­ge­les, con­fir­ma­ron por­ta­vo­ces de la agen­cia.

La “des­na­tu­ra­li­za­ción” es el pro­ce­so por el cual se ini­cia el re­ti­ro de la ciu­da­da­nía, aun­que la de­ci­sión fi­nal de­be rea­li­zar­la un juez, in­for­ma­ron por­ta­vo­ces de la agen­cia.

Es­ta se­ma­na tras­cen­dió que USCIS es­tá con­tra­tan­do a “va­rias do­ce­nas” de abo­ga­dos y agen­tes pa­ra ha­cer el tra­ba­jo, que in­clui­rá re­vi­sar las hue­llas de 315,000 per­so­nas fu­gi­ti­vas de una or­den de de­por­ta­ción antigua, con las de ciu­da­da­nos na­tu­ra­li­za­dos que for­ja­ron una nue­va iden­ti­dad pa­ra lo­grar sus pa­pe­les.

Mu­chos de es­tos ré­cords de hue­llas es­ta­ban en tar­je­tas de pa­pel o car­tón, y no se me­tie­ron en las compu­tado­ras cuan­do DHS ini­ció el sis­te­ma IDENT, don­de se de­po­si­tan to­dos los da­tos bio­mé­tri­cos des­de 1994.

Pe­ro el tra­ba­jo de di­gi­ta­li­za­ción de las mis­mas ha lle­va­do a la agen­cia a iden­ti­fi­car a “po­ten­cial­men­te mi­les” de per­so­nas, a quie­nes se pue­de per­se­guir por su­pues­to frau­de en su ciu­da­da­nía.

Se­gún fuen­tes le­ga­les, la nue­va uni­dad pa­ra des­po­jar a per­so­nas de su ciu­da­da­nía se lla­ma “His­to­ri­cal Fin­ger­print En­for­ce­ment” (HFE) y se en­cuen­tra ubi­ca­da en la ciu­dad de Pa­sa­de­na.

Es­tas mis­mas fuen­tes in­di­ca­ron que se es­tán re­vi­san­do unos 200 ca­sos y que, de pro­bar­se frau­de, el go­bierno bus­ca­rá re­ti­rar la na­cio­na­li­dad a la per­so­na y a los fa­mi­lia­res que re­ci­bie­ron be­ne­fi­cios mi­gra­to­rios por esa ciu­da­da­nía.

El en­fo­que se­ría so­bre per­so­nas que te­nían ór­de­nes pre­vias de de­por­ta­ción y usa­ron otra iden­ti­dad pa­ra ob­te­ner la ciu­da­da­nía, di­jo Mi­chael Bars, por­ta­voz de USCIS.

“La nue­va ofi­ci­na de US- CIS en el sur de Ca­li­for­nia ser­vi­rá co­mo una ubi­ca­ción cen­tra­li­za­da pa­ra re­vi­sar e ini­ciar el pro­ce­so de des­na­tu­ra­li­za­ción ci­vil con­tra in­di­vi­duos a los que se les or­de­nó de­por­ta­ción y que usa­ron in­ten­cio­nal­men­te múl­ti­ples iden­ti­da­des pa­ra de­frau­dar al go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos”, di­jo Bars.

Un pro­ce­so

Pe­ro USCIS no pue­de re­ti­rar las ciu­da­da­nías, es­te es un pro­ce­so que so­lo pue­de lle­var a ca­bo un tri­bu­nal fe­de­ral.

El tra­ba­jo de la agen­cia se­ría el de re­vi­sar la do­cu­men­ta­ción y las hue­llas pa­ra de­ter­mi­nar si se ob­tu­vo la ciu­da­da­nía “en for­ma frau­du­len­ta o im­pro­pia”. A par­tir de allí, USCIS rea­li­za­rá una in­ves­ti­ga­ción ad­mi­nis­tra­ti­va y pre­pa­ra­rá la do­cu­men­ta­ción pa­ra que el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia ini­cie el pro­ce­so de “des­na­tu­ra­li­za­ción”, apun­tó Bars.

No obs­tan­te, de acuer­do con ex­per­tos, re­ti­rar la ciu­da­da­nía a una per­so­na re­quie­re fuer­tes prue­bas de que es­ta ha co­me­ti­do un frau­de a sa­bien­das y no sim­ple­men­te usar otro nom­bre o de­cir una men­ti­ra tri­vial.

Se­gún un re­por­te del Ins­pec­tor Ge­ne­ral del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal que da­ta de sep­tiem­bre de 2016, USCIS ha­lló que 858 per­so­nas fue­ron na­tu­ra­li­za­das a pe­sar de que te­nían ór­de­nes de de­por­ta­ción ba­jo otra iden­ti­dad. La ra­zón por la cual el go­bierno no se dio cuen­ta es por­que la agen­cia no ha­bía compu­tari­za­do to­dos sus ré­cords his­tó­ri­cos de hue­llas di­gi­ta­les.

De acuer­do a la ley mi­gra­to­ria, un tri­bu­nal fe­de­ral pue­de re­vo­car la na­tu­ra­li­za­ción de un in­di­vi­duo en for­ma ci­vil o pe­nal si se prue­ba que la ciu­da­da­nía se ob­tu­vo por me­dio de frau­de o fal­sa re­pre­sen­ta­ción.

Po­cos ca­sos

Has­ta aho­ra, los ca­sos de des­na­tu­ra­li­za­ción son re­la­ti­va­men­te po­cos y una re­cien­te de­ci­sión de la Cor­te Su­pre­ma ha­ce más di­fí­cil pa­ra el pro­ce­di­mien­to.. go­bierno lle­var a ca­bo es­te

/ARCHIVO

Los ca­sos de des­na­tu­ra­li­za­ción son muy po­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.