Pu­tin abre la fies­ta sin al­gu­nos in­vi­ta­dos

La ce­re­mo­nia de aper­tu­ra ten­drá a Rob­bie Wi­lliams y Ai­da Ga­ri­fu­lli­na

La Opinión - - OPINIÓN - EFE MOSCÚ lao­pi­nion.com

El pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Pu­tin, inau­gu­ra hoy la Co­pa Mun­dial de fut­bol, que se ce­le­bra por vez pri­me­ra en Eu­ro­pa Orien­tal, en com­pa­ñía de sus alia­dos, ya que los di­ri­gen­tes oc­ci­den­ta­les de­ci­die­ron boi­co­tear la ce­re­mo­nia, aun­que no el tor­neo.

“Nues­tro país es­tá lis­to pa­ra aco­ger la Co­pa Mun­dial de la FIFA”, di­jo ayer el lí­der del Krem­lin al inau­gu­rar el con­gre­so de es­te or­ga­nis­mo que se ce­le­bra en Moscú, en el que deseó a to­dos los de­le­ga­dos “una la­bor pro­duc­ti­va y exi­to­sa”.

El Krem­lin in­for­mó que Pu­tin, que ra­ra­men­te ha pi­sa­do un es­ta­dio des­de que lle­ga­ra al po­der ha­ce 18 años, es­pe­ra “en el fut­bol” a los man­da­ta­rios y je­fes de Go­bierno de Bo­li­via, Pa­ra­guay, Ara­bia Sau­di­ta, Ar­me­nia, Pa­les­ti­na, Lí­bano y Ruan­da. Em­pe­zan­do por el bo­li­viano Evo Mo­ra­les y el pa­ra­gua­yo Ma­rio Ab­do Benítez, pre­si­den­te elec­to, en ca­si to­dos los ca­sos esos paí­ses ni si­quie­ra dispu­tarán el Mun­dial, ya que sus se­lec­cio­nes no lo­gra­ron cla­si­fi­car­se.

Ni ras­tro de los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes oc­ci­den­ta­les, al igual que ocu­rrie­ra en los Jue­gos Olím­pi­cos de In­vierno de Sochi 2014, lo que no im­pi­dió que fue­ra un éxi­to or­ga­ni­za­ti­vo, aun­que el do­pa­je em­pa­ñó des­pués el re­sul­ta­do de­por­ti­vo.

Jun­to al par­ti­do inau­gu­ral en­tre Ru­sia y Ara­bia Sau­di­ta, la ce­re­mo­nia de aper­tu­ra del Mun­dial in­clui­rá ac­tua­cio­nes mu­si­ca­les por par­te de bri­tá­ni­co Rob­bie Wi­lliams y la so­prano ru­sa Ai­da Ga­ri­fu­lli­na, y con­ta­rá con la pre­sen­cia del bra­si­le­ño Ro­nal­do, co­no­ci­do co­mo “El fe­nó­meno”.

Ayer, pa­ra abrir bo­ca, se ce­le­bró un con­cier­to de ga­la en la Pla­za Ro­ja don­de ac­tua­ron gran­des es­tre­llas de la ópe­ra, co­mo el es­pa­ñol Plá­ci­do Do­min­go y el pe­ruano Juan Die­go Fló­rez.

Ade­más de ser un pro­yec­to desa­rro­llis­ta pa­ra sa­car a Ru­sia de su atra­so, es­pe­cial­men­te en el cam­po de las in­fra­es­truc­tu­ras, el Krem­lin es­pe­ra­ba que el tor­neo fue­ra una pau­sa en el ac­tual an­ta­go­nis­mo con Oc­ci­den­te.

No obs­tan­te, en los úl­ti­mos me­ses las ten­sio­nes han ido en au­men­to, sea por Si­ria, el ca­so Skri­pal, el pro­gra­ma nu- clear ira­ní o la cri­sis co­rea­na.

Con to­do, no se tra­ta de un boi­cot com­pa­ra­ble al de los Jue­gos Olím­pi­cos de Moscú 1980, apro­ve­cha­do por EEUU pa­ra cas­ti­gar a la URSS por su in­ter­ven­ción en Af­ga­nis­tán.

En­ton­ces, no só­lo los di­ri­gen­tes no via­ja­ron a Moscú, sino que me­dio cen­te­nar de paí­ses se ne­ga­ron a par­ti­ci­par, aun­que va­rias na­cio­nes oc­ci­den­ta­les, co­mo el Reino Uni­do o Es­pa­ña, ig­no­ra­ron el boi­cot.

Aho­ra, las 32 se­lec­cio­nes cla­si­fi­ca­das pa­ra el tor­neo acu­di­rán a com­pe­tir, in­clui­da la de Reino Uni­do, a pe­sar de que Lon­dres ha li­de­ra­do la cam­pa­ña de boi­cot tras el en­ve­ne­na­mien­to e n sue­lo bri­tá­ni­co del exes­pía ru­so Ser­guéi Skri­pal.

/EFE

La al­ga­ra­bía y co­lo­ri­do de los afi­cio­na­dos me­xi­ca­nos ya se pue­de pal­par en la Pla­za Ro­ja de Moscú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.