La co­mu­ni­dad exi­ge: ‘al­to al des­con­trol de ar­mas’

Fa­mi­lia­res, ami­gos y ve­ci­nos acu­den a vi­gi­lias en ho­nor a las víc­ti­mas de la masacre en el bar Bor­der­li­ne

La Opinión - - THOUSAND OAKS TIROTEO -

ami­gos a pa­sar un mo­men­to agra­da­ble al bar.

Ella, al igual que San­tia­go di­jo que ya bas­ta de tan­ta muer­te. “Es­ta es la reali­dad y de­be­mos de­te­ner­la, no es fá­cil pe­ro de­be pa­rar”.

Su ma­dre, quien lle­va­ba flo­res y ve­las, di­jo que pa­ra ella es muy tris­te ver es­tos acon­te­ci­mien­tos y sa­ber que una de las fa­lle­ci­das era co­no­ci­da de su hi­ja.

“Es una si­tua­ción muy tris­te. Yo me en­te­ré en la ma­dru­ga­da cuan­do mi hi­ja me des­per­tó pa­ra de­cir­me lo que pa­sa­ba”, re­cor­dó Ma­ría Oso­ria.

Ella, al igual que mu­chas per­so­nas, con­cor­dó que lo me­jor se­ría una re­gu­la­ción de ar­mas aun­que se ve di­fí­cil de con­cre­tar. “No es fá­cil, fue­ra bueno que el go­bierno se pu­sie­ra a tra­ba­jar en eso”, di­jo la mu­jer de ori­gen sal­va­do­re­ño.

Mien­tras que Ga­nul, de 20 años, di­jo que una op­ción se­ría que a al­gu­nas per­so­nas les per­mi­tie­ran car­gar ar­mas ocul­tas pa­ra en­fren­tar es­te ti­po de si­tua­cio­nes.

“Si no se ha­ce al­go es­to va a se­guir su­ce­dien­do”, ex­pre­só el jo­ven, quien en oca­sio­nes asis­tía al bar y tam­bién co­no­cía a la ca­je­ra iden­ti­fi­ca­da co­mo Kris­ti­na Mo­ri­set­te.

En la lis­ta ne­gra

Con es­te ti­ro­teo se mar­ca el nú­me­ro 307 en lo que va del año, de acuer­do al Gun Vio­len­ce Ar­chi­ve, una or­ga­ni­za­ción que pro­vee in­for­ma­ción de la vio­len­cia de ar­mas.

Es­tos ti­ro­teos han de­ja­do a 328 per­so­nas muer­tas y más de 1,200 he­ri­das, sin in­cluir a los ga­ti­lle­ros, de acuer­do al in­for­me.

Se­gún las au­to­ri­da­des, en el ti­ro­teo de Thou­sand Oaks el ata­can­te iden­ti­fi­ca­do co­mo Ian Da­vid Long de 28 años, uti­li­zó una pis­to­la se­mi­au­to­má­ti­ca Glock, ca­li­bre 45, un ar­ma que pue­de cau­sar mu­cho da­ño si se dis­pa­ra a cor­to al­can­ce.

“Por lo re­gu­lar vie­ne con un car­ga­dor de 10 ba­las, sin em­bar­go cual­quier per­so­na a

ve­ces pue­de ob­te­ner por otros me­dios un car­ga­dor que tie­ne la ca­pa­ci­dad de más”, di­jo Mi­guel Gon­zá­lez, agen­te del she­riff de Ven­tu­ra. “Y en es­ta cir­cuns­tan­cia creo que es lo que su­ce­dió, él te­nia un car­ga­dor que te­nía más de 10 ba­las”.

En­fren­tar la tra­ge­dia

Emily Román, que acu­dió a la vi­gi­lia, di­jo que aun­que es di­fí­cil su­pe­rar el caos ella no de­jó que el do­lor la con­su­mie­ra y que por ello, el jue­ves se le­van­tó y se fue a su es­cue­la en Moor­park Co­lle­ge.

“De­be­mos le­van­tar­nos pa­ra ha­cer es­cu­char nues­tras vo­ces y de­cir que lo que es­tá pa­san­do ya es mu­cho”.

San­tia­go con­cor­dó y di­jo que al­go bueno que de­jó la masacre en Or­lan­do es que unió mu­chí­si­mo a la co­mu­ni­dad.

“Ese no fue un ata­que en con­tra de un lu­gar es­pe­cí­fi­co, fue un ata­que a una co­mu­ni­dad en­te­ra, sin im­por­tar gé­ne­ro, et­nia o creen­cias. Las pis­to­las no es­co­gen a quién ma­tar”, di­jo el puer­to­rri­que­ño.

FO­TOS: AU­RE­LIA VEN­TU­RA.

Blan­ca Oso­ria (i) jun­to a su hi­ja Step­ha­nie du­ran­te la vi­gi­lia don­de de­ce­nas acu­die­ron a mos­trar so­li­da­ri­dad./

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.