CON­TRA EL NA­CIO­NA­LIS­MO

La Opinión - - OPINIÓN - Al­ber­to Bui­tre Pe­rio­dis­ta

No me con­si­de­ro un na­cio­na­lis­ta, me­nos aún un pa­trio­ta. Me en­lo­que­ce Mé­xi­co, mi país; pe­ro igual­men­te me ha­cen vo­mi­tar sus pre­ci­pi­cios cul­tu­ra­les co­mo la vio­len­cia, el ma­chis­mo...

Y, ¿qué cla­se de me­xi­cano soy? Me pren­de es­cu­char el Son de la Ne­gra pe­ro, ¿qué tan or­gu­llo­so me sien­to de ser me­xi­cano con tan­to inocen­te ase­si­na­do y tan­ta co­rrup­ción?

Co­mo to­do lo cons­trui­do por las con­ven­cio­nes so­cia­les, el na­cio­na­lis­mo es tam­bién un ar­ti­fi­cio que tan bien se pue­de apren­der co­mo se pue­de ol­vi­dar.

No es que sea un sen­ti­mien­to aso­cia­do al te­rri­to­rio por­que la gen­te de Mon­te­rrey na­da o po­co com­par­te con los de Ta­bas­co, por ejem­plo.

Pe­ro eso si, que no ven­ga Trump a ame­na­zar­nos por­que en­ton­ces nos va­mos a que­mar las ma­tas de chi­le en la fron­te­ra.

Mi pre­si­den­te po­drá ser co­rrup­to, ig­no­ran­te, men­ti­ro­so; pe­ro es Mí pre­si­den­te. En se­rio: ¿Cua­les son los lí­mi­tes del na­cio­na­lis­mo?

El na­cio­na­lis­mo es un in­ven­to de los im­pe­rios. Aho­ra mis­mo es­ta­ría­mos lla­man­do con­na­cio­na­les a los red­necks de Ari­zo­na, sino fue­ra por la in­va­sión es­ta­dou­ni­den­se de 1846. Y pa­sa­do el tiem­po, el na­cio­na­lis­mo se ha con­ver­ti­do en una de las me­jo­res he­rra­mien­tas que tie­ne el ca­pi­ta­lis­mo pa­ra jus­ti­fi­car las gue­rras, por­que, en otro te­rri­to­rio que no es el su­yo, un Go­bierno ve una can­ti­dad in­men­sa de re­cur­sos que sus em­pre­sa­rios ne­ce­si­tan.

Esa fue la vi­sión de Geor­ge W. Bush so­bre Irak, co­mo la fue de Hitler so­bre Po­lo­nia. Y ahí es­tán las con­se­cuen­cias. No exis­te un ar­gu­men­to cien­tí­fi­co que lo sus­ten­te. Por eso Sa­va­ter afir­mó que es im­be­ci­li­za­dor, tan­to, que se can­ta con más ahín­co el himno na­cio­nal en un es­ta­dio de fútbol que un ho­me­na­je a la ban­de­ra. Por­que te­ne­mos que re­co­no­cer: el na­cio­na­lis­mo es pro­duc­to de la pro­pa­gan­da.

El na­cio­na­lis­mo es tam­bién re­fle­jo de nues­tra do­ble mo­ral. Es una es­tu­pi­dez ha­blar de na­cio­na­lis­mo aho­ra que la glo­ba­li­za­ción nos ha pe­ga­do de lleno.

So­mos pro­duc­to de la cul­tu­ra; y esa cul­tu­ra es­tá tan lle­na de tra­di­cio­nes lo­ca­les, co­mo de usos lin­güís­ti­cos ex­te­rio­res.

So­mos fru­to de la in­fluen­cia de un mon­tón de per­so­nas tan­to del nor­te co­mo del sur. De mo­do que el na­cio­na­lis­mo tam­bién vino a di­vi­dir­nos. Al­go bio­ló­gi­ca­men­te atroz por­que so­mos pro­duc­to de la mez­cla y nos es­ta­mos per­dien­do de un mon­tón de co­sas por se­guir­le la pauta a un es­pe­jis­mo.

¿El na­cio­na­lis­mo es te­rri­to­rio? Justo ayer ha­bla­ba de es­to con mi ami­go Wil­ner y co­men­tá­ba­mos co­mo ejem­plo que, en un via­je de Can­cún a Ti­jua­na, se cal­cu­la que se pa­gan has­ta 5 mil pe­sos de ca­se­tas

¡Has­ta 5 mil pe­sos por mo­ver­me den­tro de mi pro­pio país!

Por eso el na­cio­na­lis­mo es al­go ar­ti­fi­cial.

Y más aún, mu­chos de­fi­ni­ti­va­men­te le es­tá sa­can­do mu­cho di­ne­ro al te­mi­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.