Dil­ma re­ve­la que se­pa­ra­do je­fe de Dipu­tados tie­ne de ro­di­llas a pre­si­den­te Mi­chel Te­mer

AFIR­MA QUE EDUARDO CUNHA, EN­VUEL­TO EN CA­SO LA­VA JA­TO, ES QUIEN MAN­DA EN GO­BIERNO PRO­VI­SIO­NAL

La Pr1mera USA - - Mundo Latino -

Rous­seff se mos­tró con­fia­da en "re­ver­tir" su si­tua­ción en el Se­na­do, que de­be­rá juz­gar­la por la acu­sa­ción de ma­qui­lla­je de las cuen­tas pú­bli­cas en 2014 y 2015.

La sus­pen­di­da pre­si­den­ta de Bra­sil, Dil­ma Rous­seff, afir­mó que el polémico je­fe de Dipu­tados, Eduardo Cunha, tam­bién se­pa­ra­do de su car­go, es el per­so­na­je "cen­tral" del Go­bierno del pre­si­den­te in­te­ri­no, Mi­chel Te­mer, quien de­be­rá "arro­di­llar­se" an­te el ti­tu­lar de Con­gre­so, pu­bli­có la pren­sa de ese país.

"Pue­den ha­blar lo que quie­ran. Eduardo Cunha es la per­so­na cen­tral del Go­bierno Te­mer. Eso que­dó cla­rí­si­mo aho­ra con la in­di­ca­ción de An­dré Mou­ra", dipu­tado ami­go del ti­tu­lar de la Cá­ma­ra, co­mo lí­der de la nue­va ban­ca­da ofi­cia­lis­ta en el Con­gre­so, de­cla­ró Rous­seff en en­tre­vis­ta al diario Fol­ha de Sao Pau­lo.

Pa­ra Rous­seff, "Cunha no so­lo man­da. Él es el Go­bierno Te­mer y no hay Go­bierno po­si­ble en los tér­mi­nos de Eduardo Cunha" y, en ese ca­so, el je­fe de Es­ta­do in­te­ri­no "ten­drá que arro­di­llar­se" an­te el ti­tu­lar sus­pen­di­do de la Cá­ma­ra ba­ja.

El je­fe de Dipu­tados de Bra­sil es uno de los cin­cuen­ta po­lí­ti­cos in­ves­ti­ga­dos en el ca­so de co­rrup­ción des­cu­bier­to en la es­ta­tal Pe­tro­bras, pe­tro­le­ra que so­bre­va­lo­ra­ba con­tra­tos con gran­des cons­truc­to­ras pa­ra re­par­tir los sobornos en­tre ex al­tos car­gos de la com­pa­ñía, con­gre­sis­tas y eje­cu­ti­vos de esas em­pre- sas. Cunha, quien co­mo pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados dio ini­cio al pro­ce­so de aper­tu­ra de jui­cio po­lí­ti­co con­tra Rous­seff, fue se­pa­ra­do tem­po­ral­men­te del car­go el pa­sa­do 5 de ma­yo por sos­pe­chas de co­rrup­ción.

Rous­seff se mos­tró con­fia­da en "re­ver­tir" su si­tua­ción en el Se­na­do, que de­be­rá juz­gar­la por la acu­sa­ción de ma­qui­lla­je de las cuen­tas pú­bli­cas en 2014 y 2015.

Pa­ra se­pa­rar a Rous­seff de­fi­ni­ti­va­men­te del car­go se ne­ce­si­ta la apro­ba­ción por par­te de dos ter­cios (54 vo­tos) del Se­na­do, ór­gano le­gis­la­ti­vo que pa­ra abrir el jui­cio re­que­ría una ma­yo­ría sim­ple de 41, pe­ro el pa­sa­do 12 de ma­yo con­si­guió ob­te­ner 55 vo­tos -uno más de las tres par­tes- pa­ra ini­ciar for­mal­men­te el pro­ce­so.

A jui­cio de Rous­seff, el pro­ce­so en su con­tra fue pa­ra "fre­nar" las in­ves­ti­ga­cio­nes de la ope­ra­ción 'La­va Ja­to', co­mo se co­no­ce el ca­so de Pe­tro­bras, y en la que el Par­ti­do del Mo­vi­mien­to De­mo­crá­ti­co Bra­si­le­ño (PMDB), de Te­mer y Cunha, es el más im­pli­ca­do.

La fil­tra­ción de grabaciones en los úl­ti­mos días rea­li­za­das por uno de los acu­sa­dos, el ex se­na­dor del PMDB y ex pre­si­den­te de la sub­si­dia­ria Trans­pe­tro, Ser­gio Ma­cha­do, "de­ja­ron cla­ro eso", afir­mó Rous­seff.

Las grabaciones pro­vo­ca­ron la sa­li­da del nue­vo mi­nis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción, Ro­me­ro Ju­cá, y sal­pi­ca­ron al ex pre­si­den­te Jo­sé Sar­ney y al ti­tu­lar del Se­na­do, Re­nán Cal­hei­ros, to­dos del PMDB.

La aper­tu­ra del jui­cio, re­sal­tó tam­bién Rous­seff, es un es­cu­do pa­ra im­plan­tar en el país una po­lí­ti­ca "ul­tra­li­be­ral en eco­no­mía y con­ser­va­do­ra en to­do el res­to" y, en ese sen­ti­do, Te­mer de­be pen­sar en una me­jor es­tra­te­gia de re­cau­da­ción fis­cal pa­ra evi­tar dis­mi­nuir los re­cur­sos des­ti­na­dos a pro­gra­mas so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.