Te­ran­ce Pin­der te­nía por­no­gra­fía in­fan­til en su ce­lu­lar

CO­MI­SIO­NA­DO SE QUI­TÓ LA VIDA

La Pr1mera USA - - Locales -

Mu­rió la se­ma­na pa­sa­da des­pués de es­tre­llar su vehícu­lo con­tra un ár­bol.

Las nue­vas re­ve­la­cio­nes so­bre un co­mi­sio­na­do del sur de la Flo­ri­da que apa­ren­te­men­te se qui­tó la vida días atrás re­sul­tan un escándalo ma­yor que las im­pli­ca­cio­nes de co­rrup­ción por las que era in­ves­ti­ga­do.

Te­ran­ce Pin­der, co­mi­sio­na­do de Opa-loc­ka, te­nía por­no­gra­fía in­fan­til en su te­lé­fono ce­lu­lar, a par­tir de do­cu­men­tos ob­te­ni­dos du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción po­li­cial. Pin­der mu­rió la se­ma­na pa­sa­da des­pués de es­tre­llar su vehícu­lo con­tra un ár­bol cer­ca del ae­ro­puer­to de Opa-loc­ka, jus­to cuan­do iba a en­tre­gar­se por acu­sa­cio­nes de so­borno.

Una or­den de re­gis­tro don­de se exa­mi­nó los ré- cords po­li­cia­les du­ran­te su in­ves­ti­ga­ción de so­borno e in­di­có que las imá­ge­nes ha­lla­das en el te­lé­fono de Pin­der obli­ga­ron a los de­tec­ti­ves a to­mar ac­ción in­me­dia­ta. La jue­za Ch­ris­ti­na Mi­ran­da ha­bía con­ce­di­do la or­den de re­gis­tro para el te­lé­fono mó­vil del co­mi­sio­na­do.

El in­ves­ti­ga­dor es­cri­bió: "... Mien­tras se con­du­cía un exa­men fo­ren­se para las prue­bas re­la­cio­na­das con so­borno, Det. Arias ob­ser­vó imá­ge­nes sos­pe­cho­sas de por­no­gra­fía in­fan­til. Una me­nor por de­ba­jo de la edad de 13 años par­ti­ci­pan­do en se­xo oral. Una ni­ña de 5 años, y otra me­nor de 10 años, tam­bién se ob­ser­va­ron en las imá­ge­nes del te­lé­fono ce­lu­lar". Al­gu­nas de las imá­ge­nes ha­lla­das son de­ma­sia­do grá­fi­cas para des­cri­bir­las.

"Creo que es muy tris­te. Lo vi un par de ve­ces. Pa­re­cía agra­da­ble para mí. Es tris­te lo que pa­só", di­jo Dar­la John­son, em­plea­do de Opa-loc­ka.

Los do­cu­men­tos mues­tran que, a po­cas ho­ras de que ex­per­to fo­ren­se de la Po­li­cía de Miami Beach ha­lla­ra las imá­ge­nes, el de­tec­ti­ve prin­ci­pal del ca­so pi­dió a la jue­za Mi­ran­da otra or­den de re­gis­tro con el pro­pó­si­to de re­vi­sar el apar­ta­men­to de Pin­der en Opa-loc­ka.

Los in­ves­ti­ga­do­res que­rían ver lo que ha­bía en su or­de­na­dor, CD y uni­da­des de memoria flash, y cual­quier otra co­sa que tam­bién pu­die­ra con­te­ner por­no­gra­fía in­fan­til. La jue­za les per­mi­tió ir en a la bús­que­da en la vi­vien­da.

Se en­con­tró di­ver­so ma­te­rial por­no­grá­fi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.