Dil­ma Rous­seff se­rá tes­ti­go pa­ra la de­fen­sa de Mar­ce­lo Ode­brecht

BRA­SIL. EM­PRE­SA­RIO FUE CON­DE­NA­DO A 19 AÑOS DE PRI­SIÓN POR CA­SO PETRO-

La Pr1mera USA - - Mundo Latino -

El jui­cio político a Rous­seff se re­sol­ve­rá en agos­to, con un vo­to en el Se­na­do que de­ci­di­rá si es des­ti­tui­da de­fi­ni­ti­va­men­te co­mo pre­si­den­ta.

La pre­si­den­ta bra­si­le­ña Dil­ma Rous­seff, sus­pen­di­da del car­go mien­tras en­ca­ra un jui­cio político, fue lla­ma­da a de­cla­rar co­mo tes­ti­go de la de­fen­sa del em­pre­sa­rio Mar­ce­lo Ode­brecht, con­de­na­do por la tra­ma de corrupción en Pe­tro­bras, se­gún los do­cu­men­tos ju­di­cia­les.

Con­for­me a la de­ci­sión del juez investigador, Ser­gio Mo­ro, Rous­seff po­drá ele­gir si acu­de a de­cla­rar al tri­bu­nal o res­pon­de el in­te­rro­ga­to­rio por es­cri­to, co­mo ha­bía in­for­ma­do ini­cial­men­te el si­tio G1 del ca­nal Glo­bo.

Ode­brecht, que fue pre­si­den­te del gi­gan­tes­co gru­po em­pre­sa­rial de su fa­mi­lia, ya fue con­de­na­do a ca­si 20 años de cár­cel por su par­ti­ci­pa­ción en el ca­so Pe­tro­bras, una tra­ma co­rrup­ta en­tre po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios que cos­tó más de 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res a la em­pre­sa es­ta­tal.

Rous­seff se­rá tes­ti­go en un ca­so de corrupción con­tra el em­pre­sa­rio, en el que tam­bién es­tán in­vo­lu­cra­dos Joao San­ta­na, el pu­bli­cis­ta que di­ri­gió su cam­pa­ña elec­to­ral, y su es­po­sa.

Ode­brecht ha­bría con­fe­sa­do a la jus­ti­cia, en el mar­co de un acuer­do pa­ra co­la­bo­rar con la in­ves­ti­ga­ción del ca­so Pe­tro­bras, que Rous­seff le pi­dió 12 mi­llo­nes de reales (unos 3,5 mi­llo­nes de dó­la­res al cam­bio ac­tual) en 2014 pa­ra tras­pa­sar a San­ta­na y al par­ti­do PMDB del pre­si­den­te in­te­ri­no Mi­chel Te­mer, en­ton­ces su vi­ce­pre­si­den­te y alia­do.

Se­gún un re­por­ta­je de la re­vis­ta Ve­ja, el em­pre­sa­rio ha­bría di­cho a las au­to­ri­da­des que la re­elec­ción de Rous­seff fue fi­nan­cia­da con di­ne­ro de­po­si­ta­do en cuen­tas en el ex­te­rior y no de­cla­ra­do a las au­to­ri­da­des elec­to­ra­les. La AFP in­ten­tó con­tac­tar sin éxi­to el des­pa­cho del juez Ser­gio Mo­ro, que lle­va la cau­sa.

Jun­to a otras gran­des com­pa­ñías bra­si­le­ñas, Ode­brecht es acu­sa­do de for­mar un cár­tel pa­ra ama­ñar con­tra­tos con la pe­tro­le­ra a tra­vés del pa­go de so­bor­nos a al­tos je­fes de Pe­tro­bras y a po­lí­ti­cos, en un ca­so que tie­ne con­tra las cuer­das a bue­na par­te de la éli­te po­lí­ti­ca y em­pre­sa­rial lo­cal.

Aun­que el jui­cio político a Rous­seff es dis­tin­to al es­cán­da­lo de Pe­tro­bras, las acu­sa­cio­nes so­bre el su­pues­to rol que ju­gó en el pe­rio­do de los de­li­tos, cuan­do era pre­si­den­ta del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de la com­pa­ñía, cre­cen.

El sá­ba­do, Ve­ja tam­bién re­por­tó que uno de los in­vo­lu­cra­dos en el es­cán­da­los, el ex­te­so­re­ro del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, Joao Vac­ca­ri Ne­to, se pre­pa­ra pa­ra acor­dar una ne­go­cia­ción con el fis­cal acu­sa­dor que po­dría re­sul­tar en nue­vos ale­ga­tos con­tra Rous­seff y sus alia­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.