Meg Ryan re­apa­re­ce, pe­ro su ros­tro no es el mis­mo

REMECE RE­DES SO­CIA­LES CON RA­DI­CAL TRANS­FOR­MA­CIÓN

La Pr1mera USA - - Deportes -

Meg Ryan vuel­ve a ser blan­co de crí­ti­cas tras re­apa­re­cer en los pre­mios Tony con un ros­tro to­tal­men­te irre­co­no­ci­ble, al­go que no ha pa­sa­do des­aper­ci­bi­do por sus se­gui­do­res y de­más ci­ber­nau­tas en las re­des so­cia­les.

La ac­triz de 54 años se pre­sen­tó en la ce­re­mo­nia de los Tony Awards en Nue­va York, don­de lu­ció una fren­te y unos pó­mu­los tan fir­mes que no ha­bía lu­gar pa­ra nin­gu­na arru­ga. Ade­más, sus ojos es­ta­ban más pe­que­ños y ras­ga­dos.

Al pa­re­cer, Meg se ha in­yec­ta­do tan­to bo­tox que ha per­di­do la na­tu­ra­li­dad de su ca­ra. Al­gu­nos me­dios, co­mo el Daily Mi­rror, ru­mo­rea­ron que se tra­ta de una ci­ru­gía plás­ti­ca apli­ca­da al ex­tre­mo pa­ra trans­for­mar­la en lo más pa­re­ci­do a una mu­ñe­ca de por­ce­la­na.

La in­tér­pre­te aún no se ha ma­ni­fes­ta­do so­bre sus cam­bios de apa­rien­cia, pe­ro ha­ce al­gún tiem­po di­jo que se que­ría tan­to a sí mis­ma co­mo pa­ra so­me­ter­se al bis­tu­rí. “Amo mi edad, amo mi vi­da aho­ra mis­mo”, ase­gu­ró.

Sin em­bar­go, su rí­gi­da son­ri­sa la con­tra­di­ce y la con­vier­te en víc­ti­ma de me­mes en las re­des so­cia­les, don­de su nom­bre se vol­vió ten­den­cia.

La ac­triz se pre­sen­tó en los pre­mios Tony.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.