Es­lo­va­quia ven­ce a Ru­sia por 2 a 1

ABRIÓ EL MAR­CA­DOR A LOS 32 MI­NU­TOS

La Pr1mera USA - - Deportes -

Los dos go­la­zos se die­ron en el pri­mer tiem­po.

El tán­dem for­ma­do por Vla­di­mír Weiss y Ma­rek Ham­sik han si­do los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de es­te triun­fo de Es­lo­va­quia an­te Ru­sia en el no­ve­do­so es­ta­dio de Li­lle, el cual ce­rró su te­cha­do du­ran­te el par­ti­do a cau­sa de la llu­via. El triun­fo de­ja a los ru­sos en una si­tua­ción de­li­ca­da, con un pun­to en dos par­ti­dos, mien­tras que los es­lo­va­cos to­man al­go de ai­re y sueñan con pa­sar de ron­da. A pe­sar de las obli­ga­cio­nes de am­bos equi­pos pa­ra pun­tuar nin­gu­na de las dos se­lec­cio­nes mar­có un rit­mo fuer­te des­de el ini­cio, co­mo dos pú­gi­les mi­dién­do­se en el cen­tro del ring, sin de­ci­dir­se a lan­zar el pri­mer gol­pe. Tar­da­ron en te­ner sus pri­me­ras opor­tu­ni­da­des, tan ti­mo­ra­tas co­mo el jue­go ex­hi­bi­do. Ham­sik y Dz­yu­ba pro­ba­ron suer­te, sin éxi­to. Smo­lov era el más pun­zan­te.

A pe­sar de ello, fue­ron los es­lo­va­cos los que abrie­ron el mar­ca­dor mer­ced a un mons­truo­so pa­se en pro- fun­di­dad de Ham­sik pa­ra Weiss, quien con un su­til quie­bre, pro­pio de un bai­la­rín, fin­ta­ba en el área a los cen­tra­les, de­ma­sia­dos len­tos en sus re­fle­jos, pa­ra ba­tir a Akin­feev por el pa­lo lar­go.

La de­fen­sa ru­sa es­ta­ba no­quea­da, con­tan­do los mi­nu­tos pa­ra lle­gar al des­can­so. An­tes de que lle­ga­ra el en­tre- tiem­po, la du­pla for­ma­da por Weiss y Ham­sik in­ver­tían los pa­pe­les pa­ra ases­tar otro gol­pe. El ex del Es­pan­yol lan­zó el úl­ti­mo sa­que de es­qui­na del pri­mer tiem­po y, fren­te a la pa­si­vi­dad de la za­ga ri­val, la es­tre­lla es­lo­va­ca dri­bla­ba pa­ra ac­to se­gui­do co­lo­car el ba­lón muy ajus­ta­do en el ar­co, tan­to que gol­peó el pa­lo an­tes de to­car las re­des.

En la se­gun­da mi­tad, Ru­sia se de­ci­dió a in­quie­tar a los es­lo­va­cos, cu­ya co­mo­di­dad fue men­guan­do a cau­sa del can­san­cio de sus hom­bres, má­xi­me cuan­do una pre­cio­sa ac­ción hil­va­na­da por la de­re­cha era cul­mi­na­ba con un ca­be­za­zo de Glus­ha­kov. El 2-1 tras­la­dó las du­das al re­sul­ta­do final con unos úl­ti­mos mi­nu­tos re­ple­tos de ner­vios y es­ca­sas opor­tu­ni­da­des.

Ru­sia lu­chó pe­ro no pu­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.