Se fue de su ho­gar tras fi­na­les de la I Gue­rra Mun­dial

El bar­co que traía de re­gre­so a los hom­bres al pue­blo, se hun­dió, y las mu­je­res de­ci­die­ron emi­grar pa­ra me­jo­rar su eco­no­mía. Tal co­mo lo ha­cen en la ac­tua­li­dad mi­les de in­mi­gran­tes la­ti­nos.

La Pr1mera USA - - Política -

"Ella ve­nía de una fa­mi­lia muy po­bre. Hu­bo una gran emi­gra­ción del pue­blo de don­de ella pro­ce­de por­que a fi­na­les de la I Gue­rra Mun­dial la ma­yor par­te de los hom­bres del pue­blo mu­rie­ron al hun­dir­se un bar­co que los traía de vuel­ta", se­ña­la Mi­chael D'An­to­nio, au­tor del li­bro Ne­ver Enough: Do­nald Trump and the Pur­suit of Suc­cess ("Nun­ca su­fi­cien­te: Do­nald Trump y la bús­que­da del éxi­to").

"Fue una gran tra­ge­dia. Mu­chas mu­je­res de­ci­die­ron emi­grar al ver que no ten­drían con quien ca­sar­se. Se fue­ron a Ca­na­dá y a Es­ta­dos Uni­dos", agre­gó. D'An­to­nio tam­bién men­cio­na ra­zo­nes eco­nó­mi­cas pa­ra emi­grar, pues mu­chos gran­je­ros de la is­la de Le­wis fue­ron ex­pul­sa­dos de esas tie­rras y tu­vie­ron que mu­dar­se al pue­blo.

"Eran muy po­bres por­que ya no po­dían sem­brar sus pro­pios cul­ti­vos", re­la­tó.

A juz­gar por los do­cu­men­tos del via­je de Ma­cLeod a bor­do del Tran­sil­va­nia, Barry Moreno, his­to­ria­dor del Mu­seo Na­cio­nal de In- mi­gra­ción de la Is­la de Ellis en Nue­va York, cree que su si­tua­ción eco­nó­mi­ca no era to­tal­men­te pre­ca­ria en ese mo­men­to.

"Te­nía su­fi­cien­te di­ne­ro pa­ra pa­gar se­gun­da cla­se via­jan­do en una ca­bi­na com­par­ti­da con otra mu­jer y evi­tar la ter­ce­ra cla­se. Ob­via- men­te, te­nía al­go de di­ne­ro, no era po­bre, pe­ro sí vino co­mo in­mi­gran­te", di­jo el his­to­ria­dor.

Los des­cen­dien­tes de los in­mi­gran­tes que lle­ga­ron a Es­ta­dos Uni­dos por Nue­va York du­ran­te las úl­ti­mas dé- ca­das del si­glo XIX y las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX equi­va­len a ca­si la mi­tad de la po­bla­ción del país, se­gún se­ña­la en su pá­gi­na web la Fun­da­ción Es­ta­tua de la Li­ber­tad - Is­la de Ellis.

Sin em­bar­go, aun­que EE.UU. his­tó­ri­ca­men­te ha es­ta­do abier­to a la in­mi­gra­ción, cuan­do Ma­cLeod emi­gró des­de su na­ti­va Es­co­cia exis­tían al­gu­nas res­tric­cio­nes pa­ra el in­gre­so de ex­tran­je­ros.

"En aque­lla épo­ca se asig­na­ban cuo­tas pa­ra ad­mi­tir só­lo a un nú­me­ro li­mi­ta­do de in­mi­gran­tes de ca­da país. En­tre 1921 y 1955 ha­bía una cuo­ta li­mi­ta­da de in­mi­gran­tes pro­ce­den­tes de Reino Uni­do. Co­mo es­co­ce­sa, ella en­tra­ba den­tro de la mis­ma", di­jo Moreno.

El his­to­ria­dor in­di­có que Ma­cLeod de­bió, además, so­li­ci­tar un vi­sa­do pa­ra ob­te­ner el per­mi­so de in­mi­gra­ción.

En las ho­jas de con­trol de los pa­sa­je­ros de los bar­cos, lla­ma­dos Ma­ni­fies­tos, se re­gis­tra­ban to­dos los da­tos de ca­da uno, in­clu­yen­do sus ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les (co­lor de ojos, ca­be­llo, ra­za, etc.).

Ca­da pa­sa­je­ro de­bía res­pon­der a la pre­gun­ta de si traía al me­nos US$50 y de­mos­trar que los te­nía.

Esa fue la can­ti­dad exac­ta que tra­jo con­si­go Ma­cleod en ca­da uno de sus dos via­jes.

"Si te­nías me­nos de US$50 ha­bía du­das so­bre si po­drías so­bre­vi­vir en Es­ta­dos Uni­dos mien­tras con­se­guías un tra­ba­jo o po­días re­unir­te con un fa­mi­liar que te pu­die­ra aco­ger", ex­pli­có Moreno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.